¿Cómo impactar en una entrevista laboral?

Ocho consejos para atravesar con éxito la postulación a un cargo

Compartir
Compartir articulo
Consejos para enfrentar con éxito una entrevista laboral. Foto: Monique Wüstenhagen/dpa
Consejos para enfrentar con éxito una entrevista laboral. Foto: Monique Wüstenhagen/dpa

En la actualidad, donde el tiempo es considerado valioso y limitado, el primer contacto y la primera impresión que causamos frente a otras personas es uno de los momentos más importantes, y más aún a la hora de presentarnos en una entrevista laboral.

La entrevista de trabajo debe ser un momento en donde, como aspirante a un puesto laboral, puedas demostrar quien sos y las virtudes que podrías aportar a quien esté reclutando. Esto es relevante dado que ya no solo se busca una persona apta para el trabajo, sino que también se tiene en cuenta que los valores y modos de manejarse del candidato, se encuentren en línea con los de la empresa, porque finalmente serán ellos quienes la representen frente a la sociedad. Una entrevista sólida y memorable, en donde puedas desenvolverte con seguridad y actitud, ayuda a destacarte de otros candidatos que tal vez tengan talentos o experiencias similares a las tuyas pero no transmiten actitud.

Por esto, para lograr el éxito se recomienda seguir las siguientes recomendaciones, que pueden ayudar para destacarse y prepararse frente a una entrevista laboral.

1. Profundizar sobre el perfil de la empresa a la cual estás aplicando, para demostrar interés.

Adquirir conocimiento sobre el perfil de la empresa antes de presentarse en la entrevista puede ser de utilidad para realizar preguntas que nos ayuden a comprender el trabajo y demostrar que estamos interesados en el mismo. A su vez, tener conocimiento te brinda seguridad en el desarrollo de la entrevista, especialmente si surge una pregunta como “¿Qué es lo que te atrae de la empresa?” o “¿Por qué te gustaría ser parte de nuestro equipo?”

Entre la información relevante que podría servirte para conocer la esencia de la empresa podría estar, el servicio que brinda la misma, su estructura, historia, fundadores, competidores y noticias recientes.

2. Preparación de materiales.

Si bien hoy las compañías reciben los curriculum vitae de manera digital, es importante llevarlo impreso para cualquier eventualidad. A su vez, un plus que ayuda a destacar, es llevar y presentar ejemplos de trabajos que hayas realizado.

3. La vestimenta como herramienta de comunicación.

Conocer sobre la empresa también puede ayudarnos a entender con qué vestimenta acudir a la entrevista. El estilismo siempre es aconsejable que acompañe lo que tenemos que decir y no que compita con uno o distraiga. Sin dejar de ser fieles a nuestro estilo, podemos adaptarlo al lugar y situación.

La seguridad es clave. Foto: Christin Klose/dpa
La seguridad es clave. Foto: Christin Klose/dpa

La vestimenta es una herramienta de comunicación, es parte de nuestra carta de presentación, y está totalmente conectada con quien somos y qué imagen queremos dar de nosotros mismos. Inevitablemente, cómo nos presentamos, hará que quien nos entreviste pueda hacerse una idea aproximada sobre quien somos.

4. Puntualidad a la hora de presentarte.

Llegar a horario es una señal de respeto para ambas partes. Es por ello que es recomendable llegar con un poco de tiempo de sobra por cualquier eventualidad que pueda ocurrir y esperar con tranquilidad. Esto además va a ayudarnos a enfocarnos en lo que vamos a decir y prepararnos tranquilos para la presentación, sin estar corriendo a último momento.

5. Al ingresar a la sala, dar un apretón de mano acompañado de una mirada sostenida.

En caso de que la entrevista sea presencial, cuando ingreses a la sala, es recomendable mantener una postura erguida, ya que esto va a demostrar confianza. La mejor forma de saludar es dar un apretón de mano firme, con la mano derecha acompañado de una mirada sostenida que dure 2 o 3 segundos. La mirada es un punto de gran importancia, dado que se considera una falta de respeto cuando uno va a saludar a alguien y esta persona se encuentra mirando hacia a otro lado. Señala la ausencia de confianza y educación.

En el caso de no contar con la posibilidad de saludar con la mano, el intercambio breve de miradas y una sonrisa sutil mientras uno se presenta ante la persona, es más que suficiente.

6. Tener en consideración que el lenguaje corporal habla de uno.

El lenguaje corporal habla por sí solo. Al ingresar en la sala y sentarnos para comenzar con la entrevista, debemos considerar la postura con la que vamos a presentarnos. Este es un momento para impactar y no desvirtuar la atención fuera de lo que queremos comunicar.

Existen determinadas acciones que podrían demostrar falta de experiencia e inseguridad. Entre ellas podemos mencionar: recostarse sobre la silla, estar encorvado, mirar el piso, jugar con el pelo, el famoso temblor de piernas, entre otras.

Sentarse erguido y con control de los movimientos del cuerpo de manera sutil, son buenos pasos a seguir para demostrar mayor seguridad y tranquilidad.

7. Presentación personal.

Es importante conocerse a sí mismo y saber cuales son tus fortalezas, puntos débiles, y pensar en argumentos para explicarlos. Toda esta información, te ayudará a estar más tranquilo y a manejarte mejor en el momento de la entrevista.

Para comenzar a presentarte, podrías preparar un Elevator pitch (discurso de presentación) es decir, un breve discurso sobre vos. En el mismo es importante que cuentes tu experiencia y lo que podes aportar al puesto, siendo la duración del mismo de aproximadamente 30 segundos transmitiendo pro actividad. Esto es porque nunca se sabe cuánto tiempo puede llevar la entrevista o cuánto tiempo dispone la persona la cual nos está entrevistando, por lo que tenemos que aprovechar ese momento para que el otro pueda saber quien es uno, que hace, cómo puede ayudar y por qué te deberían contratar.

8. Realizar un seguimiento post entrevista.

Es recomendable enviar un mensaje de agradecimiento, pasadas las 24 horas de la entrevista. Esto es un detalle que parece menor, pero es una forma sencilla de destacar entre la multitud, ya que la mayoría tiende a no hacerlo. Esto también es una oportunidad para resaltar cualquier punto que desees reforzar después de la entrevista de una manera breve. Es un acto de gran educación y es bien apreciado.

Otro contacto de seguimiento puede ser a la semana de la entrevista, consultando por novedades del proceso. Ya que a veces los tiempos suelen ser lentos, dar seguimiento espaciado suele ser de mayor utilidad.

En los intentos por encontrar a la persona adecuada para el rol requerido, las empresas, sean grandes o pequeñas, buscan una persona que pueda representar a la misma con seguridad y confianza, independientemente de las áreas que se apliquen.

Tener conocimiento te brinda seguridad, por eso estos pequeños detalles ayudan a marcar la diferencia y a lograr dar ese paso profesional. No hay que esperar a una segunda entrevista cuando no se sabe si la habrá, el primer encuentro es la oportunidad de impactar.