Humanoides Inteligentes o Robots Humanizados

El avance de la robótica ya es una realidad. Hoy ya se entrelaza con la inteligencia artificial, la mecánica y la informática. Y el desarrollo continúa

Compartir
Compartir articulo
Los robots pueden tener diferentes formas, tamaños, funciones y grados de autonomía: Cortesía Ibero León
Los robots pueden tener diferentes formas, tamaños, funciones y grados de autonomía: Cortesía Ibero León

La robótica ha trascendido las barreras de la ficción para convertirse en un componente esencial del avance tecnológico contemporáneo. Los robots, definidos como entidades capaces de ejecutar acciones físicas o cognitivas de manera autónoma o semiautónoma, se han desarrollado hasta llegar a interpretar instrucciones complejas o incluso aprender a partir de experiencias previas, una característica que nos demuestra su adaptabilidad.

La idea de seres artificiales imbuidos de vida o movimiento no es algo nuevo, sino que tiene sus raíces en la antigüedad. Un claro ejemplo de esta visión lo encontramos en la mitología griega con la figura de Talos, un imponente autómata de bronce que protegía una de las islas de grecia contra la amenaza de piratas e invasores. No obstante, es en los comienzos del siglo XX cuando el concepto de robot cobró notoriedad mundial, impulsado en gran medida por la obra teatral “R.U.R.”, Rossum’s Universal Robots, del escritor checo Karel Čapek, presentada al público en 1921. Esta obra nos presenta a los robots no como meras máquinas, sino como seres orgánicos capaces de rebelarse.

En un paso más del desarrollo tecnológico, la interacción entre los humanos y la inteligencia artificial ha dado paso a la creación de robots avanzados, pero también ha generado mucho debate y controversias. Hoy la robótica se entrelaza con la inteligencia artificial, la mecánica y la informática, diversificándose en aplicaciones que van desde brazos robóticos industriales hasta autómatas de entretenimiento.

Los robots pueden tener diferentes formas, tamaños, funciones y grados de autonomía, dependiendo de su propósito y de su entorno. Estas máquinas no solo están programadas para ejecutar actividades tradicionalmente desempeñadas por personas, sino que también poseen la habilidad de comprender y responder al entorno que las rodea. En este contexto, la visión de dotar a los robots con Inteligencia Artificial General (AGI), sistemas potencialmente más inteligentes que los seres humanos, continúa siendo un objetivo ambicioso para numerosas empresas líderes en tecnología.

Robot Sophia, un humanoide equipado con formas avanzadas de IA
Robot Sophia, un humanoide equipado con formas avanzadas de IA

Así lo expresa la empresa OpenAI en su sitio web: “Nuestra misión es garantizar que la inteligencia artificial general (sistemas de IA que superan la inteligencia humana en general) beneficie a toda la humanidad”. Por su lado, Tesla de Elon Musk, ha creado un robot humanoide autónomo, bípedo y de uso general capaz de realizar tareas inseguras, repetitivas o aburridas. Optimus, puede autocalibrarse y clasificar físicamente bloques de colores. Esta carrera tecnológica ha impulsado el desarrollo de máquinas increíblemente sofisticadas, como Sophía y Ameca, humanoides equipados con formas avanzadas de IA.

Empresas especializadas en IA y robótica, como Hanson Robotics, declaran en sus plataformas su dedicación a la creación de máquinas socialmente inteligentes y semejantes a los humanos. Esta compañía enfatiza que sus robots poseen personalidades únicas y una IA cognitiva holística. Además, se destaca su capacidad para interactuar de manera emocional y profunda con las personas, manteniendo contacto visual, reconociendo rostros y comprendiendo el habla para sostener conversaciones naturales, y aprender continuamente de las interacciones humanas.

Un hito reciente en esta evolución es el trabajo de la Universidad Northwestern, que ha creado una IA que puede diseñar robots inteligentes en segundos, simulando una evolución que de otro modo tomaría millones de años. Un ejemplo de la capacidad de esta Inteligencia Artificial es el diseño de robots pequeños, flexibles y con formas inusuales, optimizados para la locomoción en superficies planas.

Esta revolución tecnológica plantea desafíos jurídicos significativos, como la creación de marcos legales que regulen la existencia y la integración de robots en la sociedad. Además, el impacto de estos avances requiere una adaptación continua de las normas de propiedad intelectual, datos personales y seguridad, que nos obligan a evaluar la coexistencia de humanos y robots inteligentes.

Desde la rebelión en la obra teatral R.U.R., hasta humanoides con ciudadanía como Sophía, nos enfrentamos a una realidad donde las máquinas simples se transforman en entidades con capacidades cognitivas y emocionales avanzadas, desafiando nuestras concepciones sobre ética y derechos en la Inteligencia Artificial. Esta evolución señala un cambio profundo en nuestra manera de relacionarnos con la tecnología y en la configuración misma de nuestras sociedades.

La responsabilidad de guiar esta revolución tecnológica de forma consciente y efectiva, asegurando una regulación adecuada, no solo recae en los desarrolladores y científicos, sino también en los gobiernos y en toda la sociedad. Ante estos avances sin precedentes, surge la interrogante: ¿Estamos listos para esta transformación?