La curiosidad permanentemente como clave del éxito laboral

Sergio Roses

infobae-image

Durante mucho tiempo, la educación formal fue fundamental para aprender cómo vivir en las sociedades humanas. En la actualidad, el ritmo del cambio (tecnológico, social) hace que la adquisición y la actualización de competencias sea una necesidad permanente a lo largo de nuestras vidas.

En sentido amplio, tanto la educación como la capacitación continua son fundamentales para asegurar los derechos políticos, económicos y sociales de los ciudadanos. En estos contextos, los procesos de aprendizaje no deben estar restringidos solo a las primeras etapas de la vida, sino que deben desarrollarse a lo largo de todo su curso.

El concepto de aprendizaje a lo largo de la vida o "Lifelong learning" adquiere así centralidad para preparar a las nuevas generaciones para un futuro de cambios vertiginosos y constantes.

Si bien no existe una definición universal, podemos decir que el concepto de aprendizaje a lo largo de la vida incorpora los siguientes elementos:

-Las personas aprenden a lo largo de todas las etapas de la vida.

-Comprende un amplio espectro de conocimientos, habilidades (generales, vocacionales, personales) y, en sentido amplio, competencias.

-Los sistemas educativos y de formación formales, y las actividades no formales fuera de estos sistemas, requieren de una cooperación público-privada, en especial (pero no excluyente) en lo que concierne a la educación adulta.

-La necesidad de una sólida educación básica, y la promoción del deseo y la motivación de las personas para aprender, constituyen algunos de los ejes para el logro del aprendizaje a lo largo de la vida.

En este contexto, es muy importante la forma en que el ser humano se relaciona con el aprendizaje y, en particular, la experiencia como educando en cada etapa de la vida.

Innovar en educación involucra no solo el desarrollo de nuevas estrategias pedagógicas y didácticas, o el empleo de nuevas tecnologías en la escuela (transformación digital), entre otros aspectos.

La innovación educativa implica también apalancar todos aquellos elementos para generar una experiencia como educadores y educandos que fomente el apetito por seguir aprendiendo.

En el campo del aprendizaje a lo largo de la vida, las empresas tienen mucho para ofrecer. Desde las áreas de gestión del talento, existen múltiples herramientas para apoyar, motivar y estimular a quienes tienen el potencial y el interés de seguir aprendiendo, aportando al desarrollo individual en su área de desempeño profesional, y contribuyendo al valor económico y social de la organización.

Ese estímulo es deseable que ocurra desde temprano. Por ello, preparar a las nuevas generaciones es enseñarles cómo aprender a aprender. Se trata de lograr el dominio de los valores del aprendizaje. Ocurre que el aprendizaje es una competencia clave en sí misma, que parte del autoconocimiento y se transforma en una actitud que nos permite aprender de lo que y de quienes nos rodean, dando lugar a estrategias y habilidades que permiten adquirir conocimientos nuevos, relacionarlo con los previos y construir así nuevos conceptos y prácticas. Es, esencialmente, generar una actitud de curiosidad permanente.

El autor es profesor titular de RRHH de la Universidad del Salvador y presidente de la Agencia de Desarrollo de Campana.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos