Nota escrita en coautoría con Luis Castillo Argañarás

El 8 de marzo Naciones Unidas instituye el Día Internacional de la Mujer con el lema "pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio". Al respecto, en el Poder Judicial de nuestro país, ¿innovamos para el cambio y pensamos en igualdad con respecto a las mujeres?

Naciones Unidas considera que el Estado de derecho a menudo excluye a las mujeres y en ese sentido exhorta a los gobiernos a dar muestras de un firme compromiso y acelerar las medidas y las políticas para aumentar el acceso de las mujeres a la Justicia y fomentar un sistema de Justicia propicio que haga avanzar los mismos derechos, oportunidades y participación de las mujeres.

El Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe dependiente de la CEPAL señala: "El promedio de la tasa de participación femenina en los máximos tribunales de Justicia de América Latina logró un incremento de 7,1 puntos porcentuales entre los años 2007 y 2017, llegando a un 29%", y agrega: "Entre 2016 y 2017, Guatemala y Uruguay registraron avances en la participación femenina en las cortes supremas, con aumentos de un 7,2 y 20 puntos porcentuales, respectivamente". El mismo informe del Observatorio de CEPAL subraya: "En cuatro países de la región disminuyó el número de juezas en las cortes supremas: Colombia (-9,2 p.p.), Costa Rica (-3,2 p.p.), Paraguay (-11,1 p.p.) y República Dominicana (-11,8 p.p.)".

En Argentina, además de una mujer en la Corte Suprema de Justicia de la Nación (Elena Highton de Nolasco), encontramos tres magistradas sobre un total de doce integrantes en las distintas Salas en la Cámara Federal de Casación; mientras que la Cámara Federal en lo Contencioso Administrativo Federal tiene tres magistradas sobre un total de quince integrantes (información proporcionada por la página web del Poder Judicial Nacional). No se encuentra ninguna mujer en la Cámara Electoral Nacional.

La Oficina de la Mujer dependiente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el Mapa de Género del año 2017, informa que el porcentaje de mujeres en el Poder Judicial está distribuido de la siguiente manera: ministro/a, procurador/a, defensor/a, 28%; magistrado/a, fiscal, defensor/a, 44%; funcionario/a, 61%; personal administrativo, 61 por ciento. La misma oficina señala que la mayoría de los cargos del ámbito de la Justicia son ocupados por mujeres, un 56% (65.630 mujeres y 51.034 varones). Cabe aclarar que, de acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Educación, la población femenina en las facultades de derecho asciende a un 56 por ciento.

La base de mujeres es amplia y sólida en el sistema judicial, pero a medida que se va subiendo en la jerarquía de la carrera judicial y, en particular en algunos fueros, la paridad de géneros no está bien representada. En ese sentido, Argentina debe continuar haciendo reformas que garanticen el acceso de la mujer a los cargos judiciales en todos sus órdenes jerárquicos, basado en el principio constitucional de idoneidad y de esa manera se innovará con igualdad cumpliendo con los postulados de Naciones Unidas.

Silvia Toscano es decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, UADE. Luis Castillo Argañarás es profesor investigador de la Carrera de Abogacía, UADE.