A pesar de la amenaza en su celular, el gobernador no modificó su rutina, sólo se reforzó su seguridad tanto para él como para su familia. Tras emitir su voto, Morales almorzó con su esposa, Tulia Snopel, en la casa de una voluntaria de su campaña. (Twitter)
A pesar de la amenaza en su celular, el gobernador no modificó su rutina, sólo se reforzó su seguridad tanto para él como para su familia. Tras emitir su voto, Morales almorzó con su esposa, Tulia Snopel, en la casa de una voluntaria de su campaña. (Twitter)

Temprano, antes de sufragar en las afueras de la capital jujeña, el gobernador Gerardo Morales recibió una serie de audios intimidatorios que incluían amenazas de muerte, según la denuncia radicada en la fiscalía de turno por el Ministro de Seguridad de Jujuy, Ekel Mayer, que dio a conocer a la prensa las amenazas

"Hubo una amenaza real y concreta en contra del gobernador. Realizamos la denuncia pertinente ante la fiscalía de turno y estamos trabajando para averiguar de dónde vienen esos audios", señaló a los medios locales Meyer. "Es una amenaza de muerte".

Meyer no dio mayores precisiones para no obstruir la investigación judicial.

Según fuentes judiciales, la fiscalía obtuvo las grabaciones y realizó citaciones a personas cuyas identidades no trascendieron para indagar en el origen de esos audios intimidatorios.

Morales concurrió a votar a la escuela N! 147, en las afueras de la capital jujeña, acompañado por su esposa, la escribana Tunia Snopek, a la hora prevista, y con la seguridad reforzada tanto para él y su familia.

El mandatario bregó para que no se difundiera el contenido de los audios.