Receta de la gelatina de mango con menta rica en colágeno, rápida y fácil

Esta fresca receta aporta vitaminas y minerales, además que la menta ofrece un toque de frescura, perfecto para la época de calor

Guardar

Nuevo

Esta receta es perfecta para la época de calor  (Imagen Ilustrativa Infobae)
Esta receta es perfecta para la época de calor (Imagen Ilustrativa Infobae)

Consumir gelatina es una excelente opción para mantenernos frescos en la época de calor, pues además de servirse fría se le pueden agregar frutas. Esta receta es una excelente opción para degustar después de la comida, además de estar llena de beneficios para la salud.

La gelatina es una proteína derivada del colágeno, es rica en aminoácidos esenciales, glicina y prolina, importantes para la salud de la piel, huesos, tendones y ligamentos; mejora la elasticidad y apariencia de la piel. Además, es un alimento fácil de digerir, por lo que es ideal para personas con problemas digestivos, según la organización especializada en este alimento, gelatine.org.

A estos múltiples beneficios se unen los del mango, fruta que abunda en la temporada de calor y contiene, según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), minerales y antioxidantes, fibra, calcio, potasio, magnesio para el buen funcionamiento del intestino y músculos, ácido fólico; vitaminas A, C y B importantes para el sistema nervioso. La menta es utilizada para ayudar al proceso de digestión y sus hojas proporcionan frescura a las recetas gracias a su distintivo olor.

Receta de la gelatina de mango con menta

Esta gelatina cra un balance perfecto entre una textura cremosa y la frescura de las frutas  (Imagen Ilustrativa Infobae)
Esta gelatina cra un balance perfecto entre una textura cremosa y la frescura de las frutas (Imagen Ilustrativa Infobae)

Esta receta tiene una dificultad baja y rinde para 12 porciones con 239. 5 kcal por cada una. Fue creada por Abraham Gómez N. y está publicada en la ágina Recetas Nestlé. El tiempo de preparación es de 2 horas con 20 minutos. Recuerda lavar y desinfectar bien las frutas y la menta.

Ingredientes

  • 2 tazas de agua
  • 1 ¼ tazas de azúcar refinada
  • 8 sobres de grenetina (7 gramos c/u) hidratada en ½ taza de agua y disuelta a baño maría
  • Jugo de un limón
  • ½ bolsa de mango congelado
  • 10 hojas de menta desinfectadas
  • 1 lata de leche evaporada reducida en grasa
  • 1 lata de leche condensada sin grasa
  • 1 taza de agua
  • 2 ramitas de menta desinfectadas
  • 1 mango rebanado para decorar
  • Fresas para decorar
  • Menta para decorar

Preparación

Para la gelatina de agua

  1. Calienta 2 tazas de agua con el azúcar, cuando comience a hervir agrega los 4 sobres de grenetina previamente disuelta y el jugo de limón.
  2. Mezcla y vierte en un molde para gelatina previamente engrasado.
  3. Añade ½ bolsa de mango y 10 hojas de menta.
  4. Refrigera hasta que cuaje ligeramente.

Para la gelatina de leche

  1. Licúa la leche evaporada con leche condensada, una taza de agua, ½ bolsa de mango, las ramas de menta deshojadas y los 4 sobres de grenetina previamente disuelta.
  2. Vierta sobre la gelatina de agua ligeramente cuajada y refrigera hasta que cuaje por completo.
  3. Desmolda, decora con mango y fresas rebanadas y hojas de menta.

Cómo cultivar mis propias frutas en casa

Cultivar nuestros propios alimentos en casa puede traer muchos beneficios (EFE/ Francisco Guasco)
Cultivar nuestros propios alimentos en casa puede traer muchos beneficios (EFE/ Francisco Guasco)

Tener un huerto en casa es una forma de valorar la labor campesina, alimentarnos de forma saludable y construir comunidades solidarias, de acuerdo con el Manual de iniciación al huerto casero: una guía para producir alimentos saludables del Gobierno del Estado de Veracruz, DIF Estatal Veracruz y el Huerto Agroecológico de la Facultad de Biología-Xalapa de la Universidad Veracruzana.

El manual recomienda los siguientes puntos para iniciar un huerto casero y cultivar los alimentos desde casa:

1. Selección del espacio

Elige un lugar con al menos 6 horas de luz solar diaria, preferiblemente un espacio que sea fácil de acceder para el riego y el cuidado.

2. Prepara el suelo

Limpia el área de malezas y piedras, además enriquece el suelo con composta o materia orgánica para mejorar la fertilidad.

3. Elección de cultivos

Selecciona plantas adaptadas al clima y la temporada. Empieza con cultivos fáciles como lechuga, espinaca, rábanos o hierbas aromáticas.

4. Plantación

Haz surcos o agujeros adecuados para cada planta y siembra las semillas o trasplanta los plantines dejando espacio suficiente entre ellas.

5. Riego

Riega regularmente, preferentemente en las primeras horas del día o al atardecer y evita el encharcamiento para prevenir enfermedades.

6. Mantenimiento

Controla malezas manualmente, vigila y maneja plagas y enfermedades de manera natural, utilizando métodos como la rotación de cultivos o plantas repelentes.

7. Fertilización

Aplica fertilizantes orgánicos como compost o humus de lombriz y realiza la fertilización en momentos claves del crecimiento de las plantas.

8. Cosecha

Recolecta las verduras y frutas en su punto óptimo de madurez y usa herramientas adecuadas para no dañar las plantas.

Guardar

Nuevo