Narco, tala desmedida y huertas ilegales provocan el peor año para el aguacate mexicano

Desde 2010 las ganancias por la exportación del aguacate mexicano no caían en más de dos dígitos; ahora EEUU vetará a los frutos que salgan de “huertas ilegales” de Michoacán

Compartir
Compartir articulo
Un trabajador lleva una caja de aguacates en una planta en Uruapan, en el estado de Michoacán, México, el viernes 9 de febrero de 2024. (AP Foto/Armando Solis)
Un trabajador lleva una caja de aguacates en una planta en Uruapan, en el estado de Michoacán, México, el viernes 9 de febrero de 2024. (AP Foto/Armando Solis)

A pesar de surtir al principal consumidor de aguacate en el mundo, la producción mexicana del también llamado “oro verde” en 2023 tuvo su peor momento desde el año 2010, las razones van desde la tala ilegal de los bosques mexicanos, las extorsiones del crimen organizado y los cientos de huertas ilegales que no entran dentro de los parámetros establecidos en el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Cifras del Banco de México dan cuenta de 2 mil 929 millones de dólares obtenidos por la exportación de aguacate entre enero y noviembre del año pasado, lo que representó una caída del 10 por ciento en comparación a los datos de 2022; al hacer la comparación al a los primeros 11 meses de 2010 la disminución es de 16.4 por ciento.

Parte de las problemáticas que enfrenta la producción y exportación del aguacate mexicano tiene que ver por las normas establecidas en el T-MEC que regulan su envío a Estados Unidos para evitar que se manden productos manchados por el crimen organizado o la tala desmedida de bosques en Michoacán y Jalisco.

En este sentido, durante la reunión entre el embajador de Estados Unidos, Ken Salazar, y el gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, se afirmó que vetarán las exportaciones del fruto plantadas en huertas ilegales, además de que la región será monitoreada vía satelital para impedir que siga la deforestación.

El embajador aclaró que Estados Unidos tiene un interés especial en Michoacán debido a su importancia comercial, pero también por enfrentar un problema de inseguridad y en materia de medio ambiente.

Según datos proporcionados por el Gobierno de Michoacán, en la entidad se detectaron 817 huertas ilegales durante el programa Guardian Forestal: “No deberían tener la oportunidad de vender esos aguacates al mercado de los Estados Unidos”, dijo Salazar.

La revista francesa Charlie Hebdo publicó un cómic dedicado al dominio del comercio de aguacate en manos del narco
La revista francesa Charlie Hebdo publicó un cómic dedicado al dominio del comercio de aguacate en manos del narco

El aguacate sangriento de Michoacán

Al menos 30 mil hectáreas han sido deforestadas en Michoacán entre 2018 y 2023, según datos de organizaciones como Climate Rights International, lo que hace inevitable que en el futuro cercano el T-MEC incluya una “cláusula o una guía ambiental” que impida la exportación de aguacate cosechado en terrenos ilegales.

El gobernador recordó que las condiciones del suelo de Michoacán son idóneas para el cultivo del aguacate, al permitir que los árboles florezcan cuatro veces al año en lugar de una; sin embargo, dicha condición también motivó la tala desmedida y las extorsiones del crimen organizado a ejidatarios, productores y campesinos por cada kilogramo del fruto que salga a la venta.

Y es que cuatro de cada cinco aguacates que se consumen en Estados Unidos son producidos en Michoacán -según datos del gobernador Ramírez Bedolla-, lo que hizo que las organizaciones criminales comenzaran a disputarse regiones como Cherán para explotar sus recursos naturales, talar los bosques, obligar a los habitantes a sembrar aguacates y cobrar un “impuesto” por la producción.

Un hombre trabaja en un huerto de aguacates el jueves 26 de enero de 2023 en Santa Ana Zirosto, estado de Michoacán, México. (AP Foto/Armando Solís)
Un hombre trabaja en un huerto de aguacates el jueves 26 de enero de 2023 en Santa Ana Zirosto, estado de Michoacán, México. (AP Foto/Armando Solís)

Algunos poblados han optado por “prohibir” a sus habitantes sembrar más de 10 plantas de aguacate; sólo se les permite para el consumo local, a sabiendas de que una producción a gran escala atraerá a la violencia de los grupos criminales.

El “drama del aguacate” llegó también hasta la revista francesa Charlie Hebdo, quien publicó un número sustentado en un reportaje del New York Times para señalar los estragos que el consumo norteamericano deja en las regiones montañosas de Jalisco, Estado de México y Michoacán.

Pobreza para sus habitantes, deforestación desmedida y una guerra encabezada por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Cárteles Unidos de Michoacán, son sólo algunos de los estragos más visibles de la sobre explotación del fruto más consumido cada Super Bowl.