¿Cuáles son los mejores alimentos para tomar antes de ir a dormir?

La conexión entre la alimentación y el sueño, cuáles se pueden convertirse en aliados para conciliar un descanso reparador

Compartir
Compartir articulo
La conexión entre la alimentación y el sueño, cuáles se pueden convertirse en aliados para conciliar un descanso reparador (Imagen ilustrativa Infobae)
La conexión entre la alimentación y el sueño, cuáles se pueden convertirse en aliados para conciliar un descanso reparador (Imagen ilustrativa Infobae)

En un mundo donde el estrés y la agitación son moneda corriente, encontrar el camino hacia un sueño profundo y reparador se ha vuelto crucial. La relación entre la alimentación y el sueño ha sido objeto de estudio.

Aunque es importante destacar que las necesidades nutricionales y las respuestas al consumo de alimentos antes de dormir pueden variar entre las personas. Además, es recomendable evitar comidas abundantes, ricas en grasas o picantes antes de acostarse, ya que pueden causar molestias digestivas y dificultar el sueño.

Pero cuáles son los secretos que la naturaleza ofrece para cerrar el día de manera apacible. Desde la miel hasta los plátanos, estos alimentos no solo satisfacen nuestro paladar sino que también promueven un descanso de calidad.

¿Qué alimentos ayudan para tener un su sueño reparador?

  • Miel: un dulce pasaporte hacia la relajación.
El néctar dorado de las abejas, más que un deleite para nuestro paladar, se revela como un elixir nocturno. (Especial)
El néctar dorado de las abejas, más que un deleite para nuestro paladar, se revela como un elixir nocturno. (Especial)

Ese néctar dorado producido por las abejas, no sólo endulza nuestras vidas, sino que también puede ser un aliado para una noche de sueño reparador. Contiene pequeñas cantidades de triptófanos, precursores de la serotonina, y se ha descubierto que estimula la liberación de orexina, un neurotransmisor vinculado a la vigilia.

Una cucharadita de miel en una taza de leche caliente o té de hierbas puede ser el ritual relajante perfecto antes de sumergirse en el mundo de los sueños.

  • Leche caliente: el remedio tradicional que nunca falla.

Una taza antes de acostarse no es simplemente un cliché. La leche es rica en triptófanos, aminoácidos que desencadenan la producción de serotonina, conocida como la “hormona de la felicidad”.

Además, el calcio presente en la leche facilita la absorción de estos triptófanos, contribuyendo así a un sueño más profundo y tranquilo.

  • Almendras: un puñado de calma y nutrición.

Pequeñas pero poderosas, son una opción nutritiva que puede contribuir a la relajación muscular y reducir la ansiedad. Ricas en proteínas, vitamina E y magnesio, las almendras ofrecen beneficios para la salud del corazón y pueden actuar como un tranquilizante natural cuando se consumen regularmente.

  • Avena: el desayuno que puede ser cena.

Conocida por ser un desayuno energético, también puede ser una excelente elección para la cena. Con altos niveles de triptófanos y la capacidad de estimular la producción de melatonina, la hormona del sueño, los copos de avena ofrecen una opción reconfortante y saludable. Una taza de leche de avena antes de dormir puede ser el secreto para una noche tranquila.

Con niveles elevados de triptófanos y el poder de desencadenar la producción de melatonina, la hormona del sueño, una taza de leche de avena antes de dormir se convierte en el secreto para una noche de serenidad y descanso reparador. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Con niveles elevados de triptófanos y el poder de desencadenar la producción de melatonina, la hormona del sueño, una taza de leche de avena antes de dormir se convierte en el secreto para una noche de serenidad y descanso reparador. (Imagen Ilustrativa Infobae)
  • Plátanos: la fruta del sueño profundo.

Ricos en melatonina, triptófanos, vitamina B6 y magnesio, son una combinación perfecta para estimular la producción de serotonina. Incorporar esta fruta en tu rutina nocturna no solo puede mejorar la calidad del sueño, sino que también aporta beneficios para la salud cardiovascular y ayuda en la eliminación de toxinas.

  • Agua: una pizca de hidratación.

No podemos olvidar el papel esencial que desempeña en nuestra vida cotidiana y, por supuesto, en nuestra rutina nocturna. Aunque no es un alimento, una pequeña cantidad de agua puede mantenernos hidratados sin causar molestias digestivas o interrupciones en el sueño.

No siendo un alimento, su modesta presencia asegura una hidratación que no perturba el sueño, manteniendo la armonía sin causar molestias digestivas. En cada gota, un susurro de tranquilidad para la noche que se avecina. (Imagen Ilustrativa Infobae)
No siendo un alimento, su modesta presencia asegura una hidratación que no perturba el sueño, manteniendo la armonía sin causar molestias digestivas. En cada gota, un susurro de tranquilidad para la noche que se avecina. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Es importante tomar en cuenta y mantente consciente de no excederte, ya que demasiada agua antes de dormir puede resultar contraproducente.

Correcta elección de alimentos

La elección de alimentos antes de ir a dormir puede marcar la diferencia entre una noche de insomnio y un sueño reparador. Desde la miel que acaricia nuestro paladar hasta los plátanos que nutren nuestro cuerpo, cada elección alimenticia puede ser una herramienta poderosa para mejorar la calidad del sueño.

Considera incorporar estos alimentos en tu rutina nocturna y descubre el dulce placer de un descanso pleno y revitalizante. Con la naturaleza como aliada, el camino hacia un sueño reparador puede estar más cerca de lo que crees. ¡Buenas noches y dulces sueños!