Lilly, la gata que se salvó de ser aplastada por un compactador de chatarra para encontrar un final feliz

El dueño de Lilly la buscó desesperadamente, hasta que un hombre, novio de una trabajadora de un centro de rescate local, la encontró cuando estaba a punto de compactar el auto en el que se refugiaba la felina

Compartir
Compartir articulo
Lilly estuvo a punto de morir aplastada por el compactador de autos de un depósito de chatarra. (Facebook/Brother Wolf Animal Rescue)
Lilly estuvo a punto de morir aplastada por el compactador de autos de un depósito de chatarra. (Facebook/Brother Wolf Animal Rescue)

Lilly es una gata atigrada gris que estuvo a punto de ser víctima de una tragedia al ser aplastada por el compactador de autos de un depósito de chatarra de Carolina del Norte en Estados Unidos. El vehículo estaba destinado a ser aplastado, pero una casualidad cambió el destino de la mascota para siempre.

El trabajador que transportaba el automóvil se detuvo para retirar la batería; al abrir el capó, se topó con una conmovedora escena: Lilly saltó desde su escondite hacia los brazos del hombre, quien la mantuvo abrigada y a salvo dentro de su chaqueta hasta el final del turno.

Al no contar con refugios cerca, el hombre contactó a Brother Wolf Animal Rescue (BWAR), un centro de rescate animal donde trabaja su novia, quien sin dudarlo recibió a Lilly.

El momento del conmovedor reencuentro

El refugio encontró a su dueño y lograron reunirlo con su amada mascota. (Facebook/Brother Wolf Animal Rescue)
El refugio encontró a su dueño y lograron reunirlo con su amada mascota. (Facebook/Brother Wolf Animal Rescue)

La historia de Lilly fue compartida por miembros de la organización a través de una publicación de Facebook. De acuerdo con los trabajadores, pronto recibieron una llamada desde el depósito de chatarra, que les avisó que un hombre “buscaba desesperadamente” a su gato perdido.

Casi de inmediato, el refugio se puso en contacto con el cuidador de Lilly, quien evidentemente se mostró emocionado de saber que su mascota estaba a salvo.

“Aprendimos de él (su dueño) que, a pesar de su pequeño tamaño, Lilly tiene un espíritu aventurero como nadie más”, señalaron los voluntarios de la asociación, quienes agregaron que la actividad favorita de la felina es pasear con su “padre” en su motocicleta o automóvil y que incluso “tiene su propio casco”.

El equipo del centro de rescate le preguntó al hombre si podían apoyarlo con la vacunación, aplicación de microchip y esterilización sin costo alguno, a lo que el dueño aceptó con gusto y “agradeció profundamente por la ayuda”.

Gracias al BWAR, la mascota pudo reunirse con su dueño. “El alivio y la felicidad eran muy claros en los rostros de ambos. Ella se derritió en sus brazos mientras sus ojos se llenaban con lágrimas de alegría”, relataron en la publicación.

Los voluntarios de la asociación concluyeron la publicación agradeciendo el apoyo de las “personas solidarias” que ayudaron al animal a “encontrar su camino de regreso a casa”.

La emotiva historia se robó el corazón de cientos de personas, quienes agradecieron la labor del refugio y los motivaron a continuar cambiándole la vida a los animales de compañía que lo necesitan.

El hogar de decenas de historias

El refugio encontró a su dueño y lograron reunirlo con su amada mascota. (Facebook/Brother Wolf Animal Rescue)
El refugio encontró a su dueño y lograron reunirlo con su amada mascota. (Facebook/Brother Wolf Animal Rescue)

El refugio es testigo de decenas de historias. A finales de febrero, a través de una publicación de Facebook, los voluntarios compartieron una actualización sobre Mike, un cachorro que fue hallado dentro de un depósito de chatarra y que a su corta edad no había interactuado con seres humanos, por lo que desarrolló una personalidad retraída.

Los voluntarios del BWAR trabajaron por ayudarle a superar sus miedos y pronto le encontraron un hogar permanente, donde “se instaló de inmediato” y formó parte de una manada. “Su naturaleza tímida alrededor de los humanos es cosa del pasado. Siempre está emocionado cuando los visitantes vienen a la casa”, añadieron los miembros de la asociación en la publicación.

BWAR se fundó en 2007 con el objetivo de mejorar la vida de los animales de compañía y de las personas que los aman, ya que anhelan formar una comunidad en donde todas las mascotas sean valoradas y cuidadas dentro de un hogar donde se enriquezca su vínculo afectivo, de acuerdo con el sitio web del refugio.

La organización trabaja en todos los condados de Carolina del Norte y busca salvar la mayor cantidad de vidas posible mediante diferentes estrategias. Además de su labor de rescate y reubicación, ofrecen programas de adopción, cuentan con una clínica móvil de esterilización de bajo costo y “extensas” redes de hogares de acogida que impactan en la vida de miles de animales como Mike, Lilly y muchos más.