El legado de Yeager, el labrador que dejó huella en la historia militar

La vida de Yeager estuvo marcada por triunfos y tragedias, una de las más grandes fue perder a su manejador durante la Guerra de Afganistán a causa de un artefacto explosivo

Compartir
Compartir articulo
Yeager pertenecía al cuerpo de marinos de los Estados Unidos y se encargaba de detectar explosivos. (Facebook/Project K-9 Hero)
Yeager pertenecía al cuerpo de marinos de los Estados Unidos y se encargaba de detectar explosivos. (Facebook/Project K-9 Hero)

Yeager, un labrador retriever de pelaje negro, sirvió dentro del segundo batallón del noveno regimiento de infantería del Cuerpo de Marines de Estados Unidos (USMC) como perro detector de explosivos improvisados o “IDDs”.

Durante sus años activo, Yeager participó en más de 100 patrullas en países como Irak y Afganistán; él era el encargado de despejar las rutas que más tarde su equipo transitaría. Los miembros de su escuadrón estaban más que orgullosos de él, pues logró detectar más de una docena de explosivos, sin embargo, una tragedia cambiaría el curso de su vida.

Durante un patrullaje en 2012, Yeager sufrió heridas de metralla causadas por un artefacto explosivo. El can perdió parte de su oreja y a su amado manejador, el soldado de primera Abram Tarwoe, con quien intentaba proteger al resto de su equipo de las bombas. Tras estas heridas, el animal regresó a su país, donde fue dado de baja con todos los honores.

El valeroso servicio de Yeager

Realizó giras de combate en Irak y Afganistán. (Facebook/Project K-9 Hero)
Realizó giras de combate en Irak y Afganistán. (Facebook/Project K-9 Hero)

Yeager nació el 29 de noviembre de 2006 y más tarde, asistió a un curso de 14 semanas impartido por la American K-9 Interdiction para convertirse en un perro detector de explosivos improvisados, de acuerdo con Projects K9 Hero, fundación encargada de garantizar una buena calidad de vida para los canes militares jubilados de la que el labrador retriever fue embajador durante años.

El perro participó durante sus dos períodos de combate como detector de explosivos de la Infantería de Marina y se le atribuye la localización de más de una decena de bombas a lo largo de sus más de 100 patrullas de combate.

A pesar de la gloria de la que gozaba Yeager, el 12 de abril de 2012, durante un despliegue en la provincia de Helmland, en Afganistán, sufrió heridas de metralla proveniente de un IDD; la explosión le arrancó un trozo de su oreja y le provocó problemas persistentes de vejiga, mismos que provocaron su baja temporal del servicio.

Yeager participó en más de 100 patrullas durante su vida como activo canino. (Facebook/Project K-9 Hero)
Yeager participó en más de 100 patrullas durante su vida como activo canino. (Facebook/Project K-9 Hero)

La misma explosión le quitó la vida a su manejador, el soldado de primera Abram Tarwoe, con quien tenía un vínculo especial. Luego del ataque, el perro regresó a Estados Unidos, donde especialistas trataron sus heridas. Debido a la gravedad de las secuelas, el animal fue dado de baja con todos los honores del USMC.

Su nueva vida como perro jubilado no fue muy glamorosa, pues la viuda de su cuidador no pudo adoptarlo, ya que debía criar sola a su hijo pequeño, por lo que otra familia del USMC lo recibió en su hogar.

Una vez en su nuevo hogar permanente, Yeager fue diagnosticado con síndrome de estrés postraumático, problemas de control de la vejiga y pérdida de audición.

En 2012 y luego de sufrir heridas por metralla, Yeager fue dado de baja con todos los honores. (Facebook/Project K-9 Hero)
En 2012 y luego de sufrir heridas por metralla, Yeager fue dado de baja con todos los honores. (Facebook/Project K-9 Hero)

De acuerdo con el Departamento de Defensa de EEUU, Yeager recibió en 2019 el premio de American Humane al perro militar del año. Su dueña, Caroline Zuendel, declaró que siempre confió en su mascota, pues nunca ha tenido miedo de dejarla cerca de sus niños.

Para ejemplificar esta confianza, Zuendel dijo que Mackenzie, su hija de entonces ocho años, tenía un vínculo “muy fuerte” con él, compartían la comida y durante mucho tiempo no logró conciliar el sueño si su amado perro no estaba en la cama junto a ella.

“No es agresivo, pero sí tiene sueños que parecen realmente intensos, luce agradecido cuando lo despertamos y aseguramos que estamos aquí y que todo está bien”, añadió Zuendel.

El legado del valiente perro

Yeager falleció en julio de 2021, su labor y años de servicio quedaron inmortalizados en su epitafio. (Facebook/Project K-9 Hero)
Yeager falleció en julio de 2021, su labor y años de servicio quedaron inmortalizados en su epitafio. (Facebook/Project K-9 Hero)

Después de una vida de servicio al lado de su amorosa nueva familia de Carolina del Norte, el 7 de julio de 2021, a sus 14 años de edad, Yeager murió pero sus éxitos no quedaron en el olvido.

Las hazañas del ganador del American Humane Hero Dog Award en 2019 y de la Medalla al Coraje K9 otorgada por el Congreso de EEUU fueron inmortalizadas en el Michigan War Dog Memorial, monumento que recuerda los logros de los canes militares que durante años sirvieron a su país.

En su epitafio se lee: “Una gira a Irak y dos a Afganistán, donde limpió el camino a lo largo de 100 patrullas para mantener a todos los marinos a salvo. Premio al Military Dog 2019. Recibió la K9 Medal of Courage. Nunca será olvidado”.