Entre islas y destinos: “Las vidas que no viví”, la última novela de Patricia Almarcegui

Con lo mejor de su narrativa de viajes y el toque preciso de ficción, esta obra de la escritora española reúne lo mejor de sus dos pasiones: la errancia y la palabra escrita.

Compartir
Compartir articulo
La escritora española Patricia Almarcegui y su más reciente novela, "Las vidas que no viví". (El Mundo).
La escritora española Patricia Almarcegui y su más reciente novela, "Las vidas que no viví". (El Mundo).

Con una trayectoria más que interesante en el género de los libros de viajes, la escritora española Patricia Almarcegui presenta su más reciente título, Las vidas que no viví, publicada por la editorial Candaya.

La autora presenta a dos mujeres, Anna y Pari, cuyas vidas se entrelazan en medio de un paisaje insular en Menorca, una isla balear que actúa como telón de fondo para el encuentro de estas dos mujeres aparentemente dispares. Anna, originaria de la isla, regresa tras años de ausencia, mientras que Pari, una iraní, busca su lugar en medio de un nuevo comienzo.

Le puede interesar: Un viaje desde la oscuridad hacia la renovación: “El Impulso”, de Won-Pyung Sohn

Las vidas que no viví es una novela en la que Almarcegui entreteje narraciones sobre Menorca e Irán, donde emergen naufragios, invasiones, incendios y migraciones. A través de la conversación entre Anna y Pari, las historias familiares y las experiencias personales se cruzan con los eventos históricos, creando una rica sincronía de destinos y experiencias compartidas.

El huerto como símbolo de resistencia y belleza

Un elemento distintivo en la novela es el huerto en el viejo hotel Torrepetxina, un lugar que refleja la lucha contra la adversidad y la búsqueda de la belleza en medio de la decadencia. Almarcegui explora la relación entre el cuidado de la tierra y la resistencia humana, destacando cómo incluso en las circunstancias más difíciles, la vida puede prevalecer.

infobae

Una mirada a la maternidad y la mujer

La maternidad es un tema recurrente en la novela, que refleja la universalidad de las experiencias femeninas. Almarcegui destaca cómo esta experiencia redefine las relaciones familiares y personales, y cómo las mujeres de diferentes generaciones y culturas se enfrentan a dilemas similares.

Le puede interesar: “Se ha desarrollado un sentido lúdico de la violencia”: Lorenzo Silva, autor de “Púa”

A través de sus personajes, Anna y Pari, la autora examina el papel de la maternidad como un catalizador de cambios en la vida de las mujeres. A lo largo de las páginas, las vidas de las dos se van encontrando en un diálogo que trasciende las barreras del espacio y el tiempo. A medida que comparten sus historias y perspectivas, se crea un puente entre dos mundos aparentemente distantes. Almarcegui utiliza este diálogo como un medio para explorar la naturaleza humana y las conexiones emocionales que trascienden las diferencias culturales y geográficas.

El paisaje literario de Patricia Almarcegui

Si bien se trata de una novela, el acierto de Patricia Almarcegui en esta obra radica en su exploración de la otredad, de lo complejo y lo diverso, de lo que hay más allá. Es una especie de tapiz literario que une geografías e islotes de palabras.

Desde asuntos como el entorno laboral, la gestación y la interrupción del embarazo, las conexiones emocionales y familiares, hasta narrativas históricas que abarcan Menorca e Irán, y abordando problemáticas sociales actuales como la vivienda y la gentrificación, Las vidas que no viví se desplaza entre lo personal y lo público, empleando un lenguaje coloquial, cotidiano, fragmentado y sutil.

La obra constituye un relato que aborda destinos y lugares en proceso de reconfiguración, y se erige como una crónica que entrelaza las vivencias de una isla y una nación en el contexto de los éxodos y las migraciones; relatos de naufragios, invasiones, incendios, travesías, objetos extraviados y reunidos.

Sobre la autora: Patricia Almarcegui

♦ Nacida en Zaragoza, España, es escritora y profesora de Literatura Comparada.

♦ Ha publicado numerosos ensayos y libros de viaje: Los libros de viaje: realidad vivida y género literario (2005), Ali Bey y los viajeros europeos a Oriente (2007), El sentido del viaje (2014, 2º premio de ensayo Fray Luis de León), Una viajera por Asia Central (2017), Conocer Irán (2018), Los mitos del viaje. Estética y cultura viajeras (2019) y Cuadernos perdidos de Japón (Candaya, 2021).

♦ Es autora de las novelas: El pintor y la viajera (2011) y La memoria del cuerpo (2017). Algunos de sus libros han sido traducidos al francés, al persa y próximamente al árabe.

♦ Ha sido profesora invitada en The American University in Cairo y en la Sorbonne, París IV.

♦ Ha realizado estancias de investigación en el Instituto de Literatura Comparada y Sociología de la Universidad de Columbia, Nueva York. Su investigación se centra en la Estética Literaria y los Estudios Culturales.

♦ Es colaboradora de elDiario.es y de los suplementos culturales ABC, La Vanguardia y El País, y ha publicado artículos en Cuadernos hispanoamericanos, Revista de Occidente, Jot Down, Quimera y Altaïr Magazine.

Seguir leyendo: