“No está en los planes inmediatos tener un hijo, ni sentimos la presión de que deba ser ya. El año pasado, Pico se acomodó a nuestra familia y yo ahora estoy concentrada en este proyecto”. (Foto Christian Beliera/GENTE)
“No está en los planes inmediatos tener un hijo, ni sentimos la presión de que deba ser ya. El año pasado, Pico se acomodó a nuestra familia y yo ahora estoy concentrada en este proyecto”. (Foto Christian Beliera/GENTE)

Pampita y Pico Mónaco vivieron un año idílico de amor pero, a finales del año pasado se distanciaron. Pasaron las vacaciones en Punta del Este cada uno por su lado,  y el reencuentro esperado llegó en el viaje a México que la modelo organizó para festejar la llegada de los 40, en enero. Relación, convivencia y la posibilidad de tener hijos.

–Ahora con tu novio –Pico Mónaco (34)– vas a competir. ¿Creés que eso va a repercutir en la pareja?

–No. Aunque iremos en el mismo horario, estamos haciendo dos formatos diferentes. Pico está haciendo Con amigos así por KZO, con el Pollo Alvarez y Mariano Zabaleta. Tienen una audiencia más masculina… Lo mío va a ser para todo público.

Después de haberse distanciado en diciembre, el 17 de enero se reconciliaron en la fiesta de 40 de Pampita en Cancún. Volvieron a apostar a la pareja y hoy viven junto a los hijos de ella.
Después de haberse distanciado en diciembre, el 17 de enero se reconciliaron en la fiesta de 40 de Pampita en Cancún. Volvieron a apostar a la pareja y hoy viven junto a los hijos de ella.

–Muchos dicen que las segundas vueltas no son buenas. Pero Pico y vos lo están volviendo a intentar. ¿Cómo te sentís en esta nueva etapa?

–Muy bien. En diciembre yo estaba sobrepasada de cosas… Todo fue muy estresante, porque tenía mucho trabajo. Estaba terminando los dos programas, me ocupaba a full de la finalización del colegio de mis hijos, tenía que hacer las campañas que salían para este invierno y no podía más. ¡Hasta me quedaba dormida en las producciones de fotos! Por esos días no tuve tiempo suficiente para dedicarle a mi pareja; eso me jugó una mala pasada. Fue muy duro. Hubo días en que terminaba comiendo sola a la una de la mañana.

En diciembre yo estaba sobrepasada de cosas… Todo fue muy estresante

–¿Cómo es la relación de él con tus hijos?

–Juan se lleva muy bien con Bautista (9), con Beltrán (5) y con Benicio (3). Eso fue muy importante para que lo nuestro avanzara. Con mis hijos lo invitamos a vivir en casa. Para él fue muy fuerte ese cambio, porque antes no había convivido con nadie. ¡Ahora se banca el caos de todos los días!

–¿Hay que amarte demasiado para dar ese paso?

–Sí, me siento muy amada. Aunque hoy nos seguimos acomodando, él es un dulce y se incorporó a mi casa, a mis hijos… Todos se lo agradecemos, porque es un hombre de una generosidad increíble. Además, me ayuda en todas las cosas de la casa… Aunque ninguno le prepara el desayuno a nadie, porque en la semana los dos estamos muy ocupados. Quizás los fines de semana nos ponemos un poco más románticos.

Me siento muy amada. Aunque hoy nos seguimos acomodando, él es un dulce y se incorporó a mi casa, a mis hijos

–A vos casi no se te conoce sola… ¿Te da miedo la soledad?
–No, pero me encanta pensar y proyectar de a dos. Siempre estuve en pareja. Me resulta fácil. No tengo mañas de mujer sola, porque siento más simple la vida estando con alguien.

–¿Tienen ganas de agrandar la familia o de casarse?

–No está en los planes inmediatos tener un hijo, ni sentimos la presión de que deba ser ya. El año pasado él se estuvo acomodando a nuestra familia; y en 2018 yo estoy muy concentrada en este proyecto. Igual, sabemos que en algún momento sentiremos la necesidad de ser padres. Aunque yo ya fui mamá de cuatro hijos, si él quiere ser papá yo voy a estar dispuesta.

Por Pablo Procopio
Fotos: Christian Beliera

SEGUÍ LEYENDO: