Enrique Sacco y el abogado Diego Pirota. (Foto: Instagram)
Enrique Sacco y el abogado Diego Pirota. (Foto: Instagram)

Luego de que se conociera que el resultado de la autopsia arrojó que hubo una perforación instrumental en el esófago combinada con el suministro de aire -durante la práctica de la endoscopía o en las maniobras de reanimación- que los fueron factores decisivos en la muerte de Débora Pérez Volpin, Enrique Sacco, pareja de la periodista, contó detalles de la pericia.

Junto con su abogado, Diego Pirota, brindó una conferencia de prensa desde la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y aseguró: "Definimos el día de hoy como el día de la verdad que solicitamos y que nos comprometimos a dar".

"No podíamos quedarnos con la resignación, que el tiempo pasara y algún día en una reunión familiar preguntarnos qué pasó, y no saber qué decir", agregó Sacco y dejó en claro: "No tenemos sed de venganza. Que sólo queremos la verdad, y acá la tenemos".

Con esta imagen brindando en un avión, Sacco recordó a Débora Pérez Volpin a un mes de su muerte. (Foto Instagram)
Con esta imagen brindando en un avión, Sacco recordó a Débora Pérez Volpin a un mes de su muerte. (Foto Instagram)

Luego, el periodista dijo que ahora deberá actuar la Justicia: "A partir de ahora será la Justicia a través de un nuevo juez (Gabriel Ghirlanda renunció a la causa) quien tendrá la responsabilidad de dilucidar un montón de situaciones. Con esta verdad nosotros nos sentimos tranquilos, cumplimos lo que le dijimos, y tenemos la verdad. Ahora la que tiene que actuar es la Justicia".

Por su parte, el letrado Pirota sostuvo que Débora "murió por una perforación instrumental del esófago que le provocaron en la clínica La Trinidad" y le apuntó al sanatorio: "La clínica le mintió a la familia. Ella no tenía ni una úlcera, ni hepatitis, ni nada de lo que dijo la clínica. Es todo falso".

Además, fue muy duro con el juez renunciante porque no actuó con la rapidez necesaria para encontrar el endoscopio que realizó el estudio y que nunca apareció por lo que se "perdieron pruebas concluyentes".

Quique, Débora y los hijos de ella. (Foto Instagram)
Quique, Débora y los hijos de ella. (Foto Instagram)

"El paso del tiempo y el avance de la investigación nos va a permitir conocer el alcance del daño que el juez Gabriel Ghirlanda le causó a la investigación por no haber actuado a tiempo", remarcó.

Pirota por último leyó las conclusiones finales del informe: "Las lesiones del estómago son la consecuencia del varotrauma intragástrico, producto de las maniobras instrumentales endoscópicas, de las maniobras de reanimación cardiopulmonar o de su accionar en conjunto. Está hablando de la responsabilidad de los dos profesionales (endoscopista y la anestesista) que intervinieron en el cuerpo de Débora", sostuvo.

Y concluyó: "Débora tuvo una muerte violenta. Murió por un paro caro respiratorio como consecuencia de una perforación instrumental".

SEGUÍ LEYENDO: