Los estadounidenses pagan alrededor de un 40% más las compras cotidianas que hace cinco años

Esto ha obligado a los compradores a eliminar cerca de 37 dólares en productos de sus listas de alimentos para mantener el mismo presupuesto

Guardar

Nuevo

El costo de vida en Estados Unidos viene en aumento (Imagen ilustrativa Infobae)
El costo de vida en Estados Unidos viene en aumento (Imagen ilustrativa Infobae)

Un billete de USD 100 ya no rinde como antes en el supermercado. En los últimos cinco años, la inflación ha erosionado significativamente el poder adquisitivo de los consumidores estadounidenses, obligándolos a gastar más para comprar menos.

Imagine que en 2019 llenó su carrito con una selección de productos de uso diario por un total de USD 100. Hoy, esa misma lista de compras le costaría un 36,5% más, según un análisis de The Wall Street Journal basado en datos de NielsenIQ. Algunos artículos, como los huevos y las bebidas deportivas, han subido más de un 40 por ciento. Para gastar lo mismo que en 2019, tendría que eliminar casi USD 37 en productos de su lista.

Mientras que el precio de productos como el tocino aumentó un 6% en 2022 con respecto al año anterior, el de la tilapia se desplomó un 11% en el mismo período. El precio promedio de otros comestibles como los bagels surtidos, cayó un 49% entre 2019 y 2023. Mientras que el precio de las cerezas cayó un 21% en este mismo período, el de los condimentos latinos se disparó un 39 por ciento.

Alimentos básicos como huevos y bebidas deportivas han aumentado más de un 40% (Infobae/Opy Morales)
Alimentos básicos como huevos y bebidas deportivas han aumentado más de un 40% (Infobae/Opy Morales)

¿Qué está detrás de esta escalada de precios?

Las empresas de alimentos han subido los precios de cientos de productos en más de un 50% desde 2019. Los ejecutivos afirman que estos aumentos son necesarios para compensar el incremento de los costos de los ingredientes, el transporte y la mano de obra. Algunos legisladores estadounidenses y la administración Biden han criticado a las empresas por utilizar tácticas como la “reduflación”, que consiste en reducir el tamaño de los productos sin bajar los precios.

Sin embargo, los consumidores siguen sin creer cuánto cuestan las cosas ahora. The Wall Street Journal informó que los altos precios de artículos como el café y la leche tienen a los consumidores quejándose de la inflación en general, incluso cuando se ha enfriado. Los investigadores del comportamiento del consumidor llaman a esto “precio de referencia”: la expectativa de lo que deberían costar las compras diarias, desde una taza de café hasta un paquete de toallas de papel.

¿Cómo están reaccionando los consumidores?

Los compradores, agotados por la inflación, han presionado a los fabricantes de alimentos, que han empezado a ofrecer más ofertas o a reducir los precios de productos como el café y la margarina. Pero muchos sienten que ya no obtienen el valor que antes tenían, lo que está agriando el estado de ánimo nacional.

Los ejecutivos de la industria alimentaria han aumentado los precios para compensar los costos crecientes (Opy Morales/Infobae)
Los ejecutivos de la industria alimentaria han aumentado los precios para compensar los costos crecientes (Opy Morales/Infobae)

Dan Kreher, de St. Louis, dice que la tintorería es donde siente el mayor impacto en los precios. El precio para limpiar una sola camisa de vestir casi se ha triplicado, pasando de USD 1.50 en 2020 a USD 4 el mes pasado. “Solía ser un gasto en el que no pensabas”, dice el asesor de fusiones y adquisiciones de 59 años. “Ahora duele”.

Los consumidores dicen que podrían entender el pago de más por productos básicos en el punto álgido de la pandemia en medio de interrupciones en la cadena de suministro, escasez de trabajadores y una demanda en aumento. Pero veían esos aumentos de precios como temporales, dice Stephanie Tully, profesora de la Escuela de Negocios Marshall de la Universidad del Sur de California. “El hecho de que no lo sean y sigan subiendo es frustrante”, señala.

¿Qué se espera en el futuro?

Aunque los datos de las encuestas indican que los temores están disminuyendo, el precio de los alimentos y los artículos de primera necesidad sigue pesando más en la mente de los consumidores que otras preocupaciones económicas. Algunos ejecutivos de empresas alimentarias creen que los compradores se ajustarán con el tiempo a los precios más altos, como ha ocurrido en el pasado. Pero por ahora, USD 100 rinden mucho menos que hace cinco años en los supermercados estadounidenses.

La expectativa de los consumidores sobre el costo de las compras diarias se ha visto trastocada (Opy Morales/Infobae)
La expectativa de los consumidores sobre el costo de las compras diarias se ha visto trastocada (Opy Morales/Infobae)

Y aunque la Reserva Federal está satisfecha con su progreso contra la inflación, más de dos tercios de los encuestados en una encuesta de The Wall Street Journal a finales de febrero dijeron que sentían que la inflación se había movido en la dirección equivocada durante el año pasado. Mientras tanto, los salarios están aumentando y el gasto del consumidor es sólido, pero casi tres cuartas partes de los encuestados dijeron que los precios más altos superaron las ganancias en los ingresos de sus hogares en los últimos años.

Todo esto deja a los consumidores frustrados y tristes por el estado de la economía y su propio bienestar. Como dice Mary Kay Owen, una maestra sustituta de 65 años de Pensilvania: “Cuando nadie puede averiguar cuánto va a costar ir al supermercado esta semana, algo tiene que cambiar”.

Aunque los economistas y los responsables políticos celebran los signos de enfriamiento, para muchos compradores la sensación de malestar persiste. Los nuevos precios de referencia aún no se han asentado en la mente de los consumidores, que siguen anhelando la época en la que USD 100 rendían mucho más en el supermercado.

Las respuestas de los consumidores ante la inflación incluyen presiones hacia los fabricantes para que ofrezcan más ofertas o disminuyan precios en productos esenciales (Opy Morales/Infobae)
Las respuestas de los consumidores ante la inflación incluyen presiones hacia los fabricantes para que ofrezcan más ofertas o disminuyan precios en productos esenciales (Opy Morales/Infobae)

Queda por ver cuánto tiempo tardará la gente en adaptarse a esta nueva realidad económica y si los precios alguna vez volverán a los niveles previos a la pandemia. Mientras tanto, los consumidores tendrán que seguir ajustando sus expectativas y sus presupuestos, buscando formas creativas de estirar cada dólar en un panorama económico transformado por la inflación.

Últimas Noticias