La nueva era de la terapia con inteligencia artificial inicia ensayos

Nicholas Jacobson lidera un proyecto que promete cambiar el paradigma de la salud mental a través de Therabot, una aplicación que personaliza el tratamiento psicológico basándose en IA generativa

Guardar

Nuevo

Nicholas Jacobson inicia ensayo clínico de Therabot en Dartmouth College  (Imagen Ilustrativa Infobae)
Nicholas Jacobson inicia ensayo clínico de Therabot en Dartmouth College (Imagen Ilustrativa Infobae)

En un innovador paso hacia la fusión de la tecnología y la salud mental, Therabot, una aplicación de terapia basada en Inteligencia Artificial (IA) generativa, ha iniciado su primer ensayo clínico en Dartmouth College, informó NBC News. Desarrollada por Nicholas Jacobson, profesor asistente y psicólogo clínico, esta aplicación promete revolucionar el acceso a la atención psicológica, aprovechando algoritmos avanzados para ofrecer respuestas y recomendaciones personalizadas a los usuarios.

Con 210 participantes ya probando la aplicación, Therabot se destaca por su capacidad de aprender y adaptarse a las necesidades individuales de cada usuario, una hazaña tecnológica que podría tener implicaciones significativas para los más de 28 millones de estadounidenses que actualmente carecen de tratamiento de salud mental.

El uso de IA generativa, la misma tecnología que impulsa a plataformas como ChatGPT de OpenAI, permite que Therabot ofrezca un servicio de terapia digital novedoso y a medida. “Tuvimos que desarrollar algo que realmente estuviera capacitado en el amplio repertorio que tendría un terapeuta real”, explica Jacobson, subrayando el exhaustivo proceso de desarrollo y entrenamiento de la aplicación. Este esfuerzo ha resultado en una herramienta que, en palabras de Jacobson, logra que más del 95% de sus respuestas coincidan con un “estándar de oro” de consejo terapéutico.

La IA generativa de Therabot adapta asesoramiento psicológico a cada usuario (REUTERS/Dado Ruvic)
La IA generativa de Therabot adapta asesoramiento psicológico a cada usuario (REUTERS/Dado Ruvic)

Sin embargo, la creación de Therabot no estuvo exenta de desafíos. Inicialmente, la aplicación tendía a reforzar la negatividad en sus respuestas, un obstáculo que el equipo superó recurriendo a materiales de formación de psicoterapeutas y, finalmente, a la creación de transcripciones de terapia hipotéticas para entrenar el sistema de manera más efectiva. La cautela de Jacobson es palpable, reconociendo el potencial de la herramienta para desviarse: “Realmente podría, y queremos que diga ciertas cosas”.

La necesidad de una supervisión rigurosa es una preocupación compartida por expertos en el campo. Vaile Wright, de la Asociación Estadounidense de Psicología, advierte sobre los peligros de recibir “mensajes equivocados” que podrían agravar los problemas de salud mental. Esta preocupación no es infundada, como lo demuestra el retiro de Tessa, un chatbot de apoyo para trastornos alimentarios, tras informes de consejos perjudiciales para los usuarios.

A pesar de estas precauciones, la acogida de Therabot ha sido en general positiva, con usuarios llegando a expresar afecto por la herramienta: “Ya hemos escuchado ‘Te amo, Therabot’ varias veces”, revela Jacobson. Y es que Therabot ofrece su apoyo en momentos en que los terapeutas humanos no podrían, como en medio de la noche. Esta accesibilidad las 24 horas del día representa uno de los argumentos más fuertes a favor del uso de la IA en la atención de la salud mental, no como un reemplazo, sino como un complemento a la terapia tradicional.

Más de 28 millones de estadounidenses sin tratamiento de salud mental podrían beneficiarse de Therabot (Imagen Ilustrativa Infobae)
Más de 28 millones de estadounidenses sin tratamiento de salud mental podrían beneficiarse de Therabot (Imagen Ilustrativa Infobae)

“Para estas interacciones particularmente vulnerables, entrenamos el sistema de inteligencia artificial para brindar orientación general al usuario para buscar ayuda. ChatGPT no reemplaza el tratamiento de salud mental y animamos a los usuarios a buscar apoyo de profesionales”, dijo OpenAI en un comunicado a NBC News.

Daniel Toker, estudiante de neurociencia en la UCLA, refleja esta perspectiva en su uso personal de ChatGPT para complementar sus sesiones de terapia. “A veces parece saber lo que necesito oír”, dice Toker, destacando el potencial de la IA generativa para ofrecer apoyo emocional. Sin embargo, tanto usuarios como expertos coinciden en la necesidad de (Regulación) para evitar malentendidos y garantizar que la tecnología sea una ayuda, no un obstáculo, para quienes buscan mejorar su bienestar emocional.

El futuro de Therabot y tecnologías similares parece prometedor, con Jacobson anticipando ensayos adicionales y una posible ampliación para finales de año, esperando eventualmente obtener la aprobación de la FDA. Este avance en la aplicación de la IA a la terapia digital ofrece una visión esperanzadora de una atención de salud mental más accesible y personalizada, aunque todavía enfrenta el reto de equilibrar la innovación tecnológica con la seguridad y efectividad del tratamiento.

La llegada de Therabot al campo de la terapia digital sugiere un cambio significativo en cómo abordamos la salud mental, invitando tanto a la esperanza como al debate cauteloso sobre el papel de la tecnología en nuestro bienestar emocional.