Denunciaron que una empresa de India vendió camarones contaminados a conocidas tiendas de Estados Unidos

Un ex gerente expuso las condiciones inhumanas y exportaciones ilegales de camarón, revelando una realidad sombría detrás de la industria

Compartir
Compartir articulo
Legisladores estadounidenses se hacen eco de las preocupaciones sobre la seguridad del camarón importado. (Foto: pixabay)
Legisladores estadounidenses se hacen eco de las preocupaciones sobre la seguridad del camarón importado. (Foto: pixabay)

Joshua Farinella, un administrador estadounidense de 45 años oriundo de Pensilvania, ha destapado una serie de graves acusaciones contra Choice Canning, una empresa proveedora de camarón para grandes cadenas de supermercados en Estados Unidos como Walmart, Aldi, ShopRite y H.E.B. Según el denunciante, quien había sido contratado para dirigir una fábrica de camarones en el sur de India, la mencionada compañía estaría violando las leyes de seguridad alimentaria del país al exportar camarones contaminados con antibióticos y someter a sus trabajadores a condiciones laborales inhumanas.

El hombre presenta estas acusaciones a través de una denuncia a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y otros reguladores, compartiendo su experiencia con miembros del Congreso de los Estados Unidos, según revelaciones a NBC News.

“Los consumidores necesitan entender que han estado comprando un producto contaminado que fue hecho por personas que no tienen el lujo de irse a casa”, expresó Farinella, quien documentó su experiencia grabando conversaciones y capturando videos de las condiciones deplorables tanto en la planta como en un lugar de procesamiento externo.

Tras solo cuatro meses de trabajo, decidió abandonar su puesto, impulsado por el alarmante descubrimiento de “cobertizos” insalubres y el tratamiento inhumano hacia los trabajadores migrantes, mayoritariamente mujeres, reclutadas de las zonas más pobres del país.

Esta denuncia ha capturado la atención de legisladores estadounidenses, quienes ya han iniciado investigaciones sobre las afirmaciones de Farinella, las cuales arrojan luz sobre preocupaciones de larga data acerca de la industria global del camarón de granja, particularmente la situada en India.

En respuesta a la denuncia, representantes demócratas del Comité de Recursos Naturales de la Cámara solicitaron documentación y grabaciones al demandante, en un esfuerzo por “reducir las violaciones de derechos humanos y aumentar la transparencia en la cadena de suministro de productos del mar”.

La defensa de Choice Canning ante estas acusaciones ha sido de negación total, argumentando que las alegaciones “son falsas y carecen de mérito” y destacando su “historial impecable con los reguladores”. La empresa también intentó desacreditar a Farinella, señalando su pasado criminal durante un período de lucha contra la depresión y el abuso de sustancias.

Por su parte, cadenas como Walmart y Aldi han asegurado estar investigando las afirmaciones, poniendo énfasis en sus expectativas de que los proveedores cumplan con principios de prevención del trabajo forzado y los estándares de seguridad alimentaria de la FDA.

Según NBC News, el amor de los estadounidenses por el camarón ha llevado a que casi el 40% de estos crustáceos importados provenga ahora de India, más que de cualquier otro país. Este aumento en la demanda ha coincidido con el descenso de la industria camaronera de Tailandia, previamente el mayor exportador a Estados Unidos, debido a enfermedades y reportes de trabajo forzoso.

Las condiciones de vida de los trabajadores migrantes en la pesca de camarones son descritas como precarias. (REUTERS/Yves Herman)
Las condiciones de vida de los trabajadores migrantes en la pesca de camarones son descritas como precarias. (REUTERS/Yves Herman)

Un informe del Corporate Accountability Lab basado en entrevistas con más de 150 trabajadores y agentes de la industria camaronera india, no enfocado específicamente en Choice Canning, resalta la dependencia en el trabajo forzado y las “condiciones de trabajo peligrosas y abusivas” para satisfacer la demanda de precios cada vez más bajos.

Además, la producción de camarón está causando daños ambientales severos, según el informe. Mientras que la Unión Europea examina el 50% de los camarones importados de India en busca de trazas de antibióticos, Estados Unidos inspeccionó un poco más del 1% de las importaciones de camarón en 2023, reveló la FDA.

En un intento de resaltar estas prácticas y provocar un cambio significativo en la industria del camarón, Farinella advierte sobre los riesgos de una producción indebida y las consecuencias que pueden tener tanto para los consumidores como para aquellos dentro de la cadena de suministro. “Necesito que ocurra un cambio, y eso hará que esto valga la pena”, declaró, esperando provocar una reconsideración sobre cómo se produce y se regula este popular producto marino.