Tres grandes supermercados de Estados Unidos incrementaron sus precios durante la pandemia y alcanzaron ganancias excesivas

Según la la Comisión Federal de Comercio, estas grandes minoristas ejercieron presiones indebidas sobre sus proveedores para asegurar productos, relegando así a las empresas más pequeñas a una desventaja significativa

Durante el COVID-19, Walmart, Amazon y Kroger elevaron sus precios más allá de los costos adicionales que implicó esta crisis sanitaria (Opy Morales/Infobae)

Un reciente informe de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC) reveló que durante la pandemia del COVID-19, gigantes minoristas como Walmart, Amazon y Kroger aprovecharon las interrupciones en la cadena de suministro para incrementar sus precios de manera significativa, superando los costos adicionales generados por la contingencia y obteniendo ganancias excesivas.

Este comportamiento no solo perjudicó a la competencia más pequeña, sino que también forzó a los consumidores a enfrentar precios elevados en alimentos y escasez de productos básicos como el papel higiénico.

A lo largo de la pandemia, la respuesta de estas corporaciones demostró cómo las estrategias para asegurar su dominio en el mercado han exacerbado los problemas existentes relacionados con la cadena de suministros, llevando a que las “ganancias sigan siendo elevadas, incluso cuando las presiones en la cadena de suministro han disminuido”, remarcó el informe de la FTC.

De acuerdo con el documento, publicado por Yahoo! News, estas compañías con grandes participaciones en el mercado “aceleraron y distorsionaron” los efectos negativos asociados con la cadena de suministros, provocando un impacto adverso directo sobre los consumidores y la economía en su conjunto.

Las grandes cadenas impusieron estrictos requisitos de entrega a sus proveedores (Opy Morales/Infobae)

Presiones a los proveedores

Según el documento, estas grandes minoristas ejercieron presiones indebidas sobre sus proveedores con el objetivo de asegurar el acceso a productos escasos, relegando así a las empresas más pequeñas, particularmente a aquellas en el sector minorista de alimentos, a una desventaja competitiva considerable.

Las tácticas empleadas por estas corporaciones dominantes incluyeron la imposición de estrictos requisitos de entrega y la amenaza de imponer grandes multas a aquellos proveedores que no lograran cumplir con los pedidos solicitados, lo que permitió a dichas empresas “obtener efectivamente una ventaja competitiva sobre sus rivales más pequeños”.

Este análisis surgió tras una orden emitida a finales del año 2021 por la agencia reguladora, en la que solicitaba “información detallada” de varias corporaciones para investigar las causas detrás de los desafíos encontrados en la cadena de suministro, así como el modo en que las prácticas comerciales competitivas podrían estar exacerbando dichas disrupciones.

“Los hallazgos revelan cómo los cuellos de botella en la cadena de suministro pueden dejar a los mercados expuestos a importantes shocks en la cadena de suministro, y que esos shocks, a su vez, pueden permitir que las grandes empresas afiancen su dominio”, manifestó la FTC.

Los ingresos de los minoristas de alimentos y bebidas aumentaron significativamente en 2021 (Opy Morales/Infobae)

Aumento en los ingresos

La investigación también reveló que los ingresos de los minoristas de alimentos y bebidas aumentaron considerablemente, alcanzando más del 6% sobre los costos totales en 2021, una cifra que superó sustancialmente el pico anterior del 5,6% registrado en 2015. Este incremento se acentuó aún más en los primeros tres trimestres del 2023, donde las ganancias llegaron al 7% sobre los costos totales.

La Asociación Nacional de Comestibles (NGA), representante de los minoristas de alimentos independientes más pequeños, celebró el estudio de la FTC. Greg Ferrara, director general de la NGA, manifestó que este reporte “confirma lo que los minoristas independientes y sus clientes experimentan de primera mano”.

Según dijo Ferrara a USA Today, las cadenas nacionales dominantes, o los llamados “compradores de poder”, están “abusando de su inmenso poder económico” en detrimento tanto de la competencia como de los consumidores estadounidenses.

El informe de la FTC destacó el abuso del poder económico de las cadenas nacionales (Opy Morales/Infobae)

En 2022 Walmart, la cadena minorista de mercancía más grande de Estados Unidos, lideró el sector con ventas que alcanzaron los 400.000 millones de dólares, lo que se traduce en una ganancia operativa de 21.000 millones de dólares.

Amazon no se quedó atrás, consolidándose firmemente como el líder en el ámbito del comercio electrónico, con ingresos que sumaron 242.000 millones de dólares en ventas de productos y 271.000 millones de dólares en ventas de servicios. Amazon registró un ingreso operativo total de 12.000 millones de dólares.

Kroger se destacó como la mayor cadena en el sector de supermercados, reportando 148.000 millones de dólares en ventas y una ganancia operativa superior a los 4.000 millones de dólares.