Caminar esta cantidad de pasos ayuda a proteger la salud del corazón en mujeres mayores de 60 años

Una investigación, que tuvo una duración de más de siete años, siguió a 6,000 mujeres estadounidenses, observando cómo su actividad física afectaba directamente su salud cardiovascular

Compartir
Compartir articulo
Caminar alrededor de 3,600 pasos diarios podría reducir en un 26% el riesgo de insuficiencia cardíaca en mujeres mayores, desde los 63 hasta los 99 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Caminar alrededor de 3,600 pasos diarios podría reducir en un 26% el riesgo de insuficiencia cardíaca en mujeres mayores, desde los 63 hasta los 99 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)

A diferencia del ampliamente divulgado objetivo de 10,000 pasos diarios, las mujeres entre 63 y 99 años solo necesitarían promediar unos 3,600 pasos diarios para reducir en un 26% su riesgo de insuficiencia cardíaca. Así lo reveló un reciente estudio realizado por la Universidad de Buffalo (UB) en Nueva York.

El estudio siguió a 6,000 mujeres estadounidenses en dicha franja etaria, monitoreando su actividad física, tiempo sedentario y salud cardíaca durante un periodo de 7 años y medio. Este periodo permitió identificar 407 casos de insuficiencia cardíaca entre las participantes, revelando también que cada 70 minutos de actividad ligera, como tareas domésticas y cuidado personal, y 30 minutos de actividad de intensidad moderada a vigorosa, como subir escaleras y caminar rápido, se asociaron con una reducción del riesgo del 12% al 17%. Por otro lado, cada 90 minutos de inactividad incrementaron el riesgo de insuficiencia cardíaca en un 17%.

Michael J. LaMonte, PhD, profesor de investigación de epidemiología y salud ambiental en la Escuela de Salud Pública y Profesiones de la Salud de la UB, aseguró que los resultados se obtuvieron después de ajustar por diferencias de edad, raza, etnia y factores clínicos conocidos por aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca, lo que sugirió un umbral significativamente menor al considerado óptimo hasta ahora.

Dedicar 70 minutos a actividades leves o 30 minutos a ejercicios de intensidad mayor puede reducir el riesgo de insuficiencia cardíaca entre un 12% y un 17%, respectivamente. (Getty Images)
Dedicar 70 minutos a actividades leves o 30 minutos a ejercicios de intensidad mayor puede reducir el riesgo de insuficiencia cardíaca entre un 12% y un 17%, respectivamente. (Getty Images)

Cantidades y niveles de intensidad de actividad física por debajo de lo actualmente recomendado en las directrices de salud pública podrían ser beneficiosos para la prevención de la insuficiencia cardíaca en la vida posterior” dijo LaMonte en el estudio publicado por FOX News.

La investigación se centró específicamente en la insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada (HFpEF), también conocida como insuficiencia cardíaca diastólica. Este tipo de insuficiencia cardíaca, donde el músculo cardíaco se contrae adecuadamente pero el ventrículo izquierdo permanece rígido, impidiendo que el corazón se llene correctamente con sangre, es prevalente entre las mujeres mayores y los grupos minoritarios raciales y étnicos.

Según LaMonte, “este tipo de insuficiencia cardíaca es cada vez más común en las mujeres, los adultos mayores y los grupos minoritarios raciales y étnicos”, y actualmente hay pocas opciones de tratamiento establecidas, haciendo que la prevención sea aún más crucial. Los hallazgos del estudio indican que el riesgo de insuficiencia cardíaca, incluida la HFpEF, se redujo significativamente alrededor de los 2,500 pasos diarios, y cayó entre un 25% y un 30% al alcanzar los 3,600 pasos diarios.

No se debe abandonar el ejercicio

La importancia del ejercicio en mujeres mayores de 50 años se ha vuelto un tema crucial para mantener una buena salud cardiovascular, según expertos en el campo de la medicina. Específicamente, Dr. Bradley Serwer, cardiólogo y director médico de VitalSolution, una compañía de Cincinnati, Ohio, que brinda servicios de cardiovascular y anestesiología a hospitales, quien resaltó los beneficios sustanciales que la actividad física ofrece en esta etapa de la vida, en entrevista con FOX News.

el objetivo de aproximadamente 2,500 pasos diarios ya marca una diferencia significativa, logrando reducir el riesgo de HFpEF entre un 25% y un 30% al alcanzar los 3,600 pasos. (Getty Images)
el objetivo de aproximadamente 2,500 pasos diarios ya marca una diferencia significativa, logrando reducir el riesgo de HFpEF entre un 25% y un 30% al alcanzar los 3,600 pasos. (Getty Images)

Aunque el Dr. Serwer no participó directamente en el estudio reciente, destacó cómo el ejercicio regular puede “mejorar la aptitud cardiovascular mejorando la circulación periférica, mejorando el tono vascular y controlando comorbilidades como la hipertensión arterial, la diabetes y la hipercolesterolemia”, explicó.

La recomendación se orienta hacia una combinación de ejercicios aeróbicos y de levantamiento de pesas de manera regular. Sin embargo, el Dr. Serwer advierte sobre el riesgo de lesiones por uso excesivo con ejercicios de alto impacto, como correr, especialmente en este grupo etario. En su lugar, afirma que “las actividades de bajo impacto como el ciclismo, caminar, nadar o el yoga pueden ser altamente beneficiosas”.

Para aquellas mujeres mayores que sean aptas para el ejercicio, el especialista sugiere “comenzar despacio y aumentar gradualmente”. Hacer uso de entrenadores personales o unirse a gimnasios que cuenten con fisiólogos del ejercicio puede ser una estrategia efectiva para implementar de manera segura y paulatina la actividad física en sus vidas.