La inflación anual en Estados Unidos creció al 3,4 por ciento impulsada por los precios de los alimentos y la vivienda

El informe de este jueves del Departamento de Trabajo mostró que los precios generales subieron un 0,3% respecto a noviembre. La campaña de la Reserva Federal para contener los aumentos hasta su objetivo del 2% sigue siendo difícil

Guardar

Nuevo

Compradores en el barrio neoyorquino de Union Square, 19 de diciembre de 2023. (Maansi Srivastava/The New York Times/Archivo)
Compradores en el barrio neoyorquino de Union Square, 19 de diciembre de 2023. (Maansi Srivastava/The New York Times/Archivo)

El aumento de los alquileres y de los precios de los alimentos impulsó la inflación general en Estados Unidos en diciembre, una señal de que la campaña de la Reserva Federal para frenar la inflación hasta su objetivo del 2% seguirá siendo difícil.

El informe del jueves del Departamento de Trabajo mostró que los precios generales subieron un 0,3% respecto a noviembre y un 3,4% respecto a 12 meses antes. Estas subidas superaron la anterior subida mensual del 0,1% y la inflación anual del 3,1% de noviembre.

Sin embargo, si se excluyen los volátiles costes de los alimentos y la energía, los llamados precios subyacentes aumentaron sólo un 0,3% intermensual, sin cambios respecto al aumento de noviembre. Los precios subyacentes aumentaron un 3,9% respecto al año anterior, una décima menos que el aumento interanual del 4% registrado en noviembre. Los economistas prestan especial atención a los precios subyacentes porque, al excluir los costes que suelen oscilar de un mes a otro, se consideran una mejor guía de la trayectoria probable de la inflación.

La inflación general se ha enfriado de forma más o menos constante desde que alcanzó un máximo de cuatro décadas del 9,1% a mediados de 2022. Aún así, la persistencia de una inflación todavía elevada ayuda a explicar por qué, a pesar del crecimiento económico constante, el bajo desempleo y la contratación saludable, las encuestas muestran que muchos estadounidenses están insatisfechos con la economía, un tema probablemente clave en las elecciones de 2024.

Un barbero independiente espera a los clientes en su furgoneta en una calle de Nueva York, Estados Unidos, 25 de diciembre de 2023. REUTERS/Eduardo Muñoz/Archivo
Un barbero independiente espera a los clientes en su furgoneta en una calle de Nueva York, Estados Unidos, 25 de diciembre de 2023. REUTERS/Eduardo Muñoz/Archivo

La Reserva Federal, que empezó a subir agresivamente los tipos de interés en marzo de 2022 para intentar frenar el ritmo de subida de los precios, quiere reducir la inflación interanual a su nivel objetivo del 2%.

En general, los avances contra la inflación han sido significativos. Hace un año, la subida interanual del índice de precios al consumo fue del 6,5%, muy por debajo del máximo de cuatro décadas del 9,1% registrado en junio de 2022, pero aún dolorosamente alta. Además, los aumentos salariales han superado a la inflación en los últimos meses, lo que significa que el sueldo neto medio de los estadounidenses después de la inflación ha aumentado.

Hay sólidas razones para ser optimistas y pensar que la presión inflacionista seguirá retrocediendo en los próximos meses.

El Banco de la Reserva Federal de Nueva York informó esta semana, por ejemplo, de que los consumidores esperan ahora una inflación de solo el 3% para el próximo año, la previsión a un año más baja desde enero de 2021. Esto es importante porque las propias expectativas de los consumidores se consideran una señal reveladora de la inflación futura: cuando los estadounidenses temen que los precios sigan acelerándose, normalmente se apresuran a comprar cosas más pronto que tarde. Esa oleada de gasto tiende a alimentar más inflación.

Pero ese desagradable ciclo no parece estar produciéndose.

Un hombre pasa junto al Banco de la Reserva Federal de Nueva York en Nueva York, Estados Unidos, el 13 de marzo de 2023. REUTERS/Brendan McDermid/Archivo
Un hombre pasa junto al Banco de la Reserva Federal de Nueva York en Nueva York, Estados Unidos, el 13 de marzo de 2023. REUTERS/Brendan McDermid/Archivo

Y cuando los responsables de la Reserva Federal analizaron las perspectivas de inflación en su última reunión del mes pasado, observaron algunas señales esperanzadoras: el fin de los retrasos en la cadena de suministro que habían provocado escasez de piezas y presiones inflacionistas, y un descenso de los costes de alquiler, que está empezando a extenderse por la economía.

Muchos economistas han sugerido que frenar la inflación del 9% a alrededor del 3% era más fácil de conseguir de lo que podría resultar alcanzar el objetivo del 2% de la Reserva Federal.

Un cartel que anuncia ofertas de empleo fuera de un Starbucks en Manhattan, Nueva York, Estados Unidos. 26 de mayo de 2021. REUTERS/Andrew Kelly/Archivo
Un cartel que anuncia ofertas de empleo fuera de un Starbucks en Manhattan, Nueva York, Estados Unidos. 26 de mayo de 2021. REUTERS/Andrew Kelly/Archivo

El informe sobre el empleo en Estados Unidos de diciembre, publicado la semana pasada, contenía algunas noticias cautelosas para la Reserva Federal: el salario medio por hora aumentó un 4,1% respecto al año anterior, ligeramente por encima del 4% de noviembre. Y 676.000 personas abandonaron la población activa, lo que redujo la proporción de adultos que tienen trabajo o lo buscan al 62,5%, el nivel más bajo desde febrero.

Esto es potencialmente preocupante porque cuando menos personas buscan trabajo, los empresarios suelen tener más dificultades para cubrir puestos de trabajo. Como consecuencia, pueden verse obligados a aumentar drásticamente los salarios para atraer a los solicitantes de empleo y, a continuación, repercutir el aumento de los costes laborales a sus clientes a través de precios más altos. Es un ciclo que puede perpetuar la inflación.

(Con información de AP)