Bankinter sigue marcando récords: aumenta un 9% sus beneficios en el primer trimestre hasta los 200 millones

Su margen de intereses aumenta un 10,6% y su rentabilidad supera el 18%

Guardar

Nuevo

La consejera delegada de Bankinter, Gloria Ortiz.
La consejera delegada de Bankinter, Gloria Ortiz.

Las cifras de Bankinter continúan al alza, y tras cerrar 2023 con ganancias récord de 845 millones de euros, un 51% más que en 2022, ha inaugurado este año con un beneficio neto de 200,8 millones en el primer trimestre, lo que supone un 8,7% más que en el mismo periodo del año pasado, con mejoras en todos los epígrafes del balance, así como en todos los negocios y geografías en las que el banco tiene presencia. Estos resultados han gustado a los mercados y tras publicarlos, el banco ha subido en bolsa un 1%.

La entidad atribuye este crecimiento a “la consistencia de su estrategia comercial, la buena gestión de los diferenciales y el impulso de los segmentos de clientes de mayor valor lo que ha generado crecimientos en todos los márgenes. Y todo ello preservando el buen perfil de riesgo, con una morosidad controlada”.

Te puede interesar: El deseo de los arrendadores de esquivar la Ley de Vivienda y subir los precios dispara un 56% el alquiler de temporada

El Grupo Bankinter consiguió entre enero y marzo un beneficio antes de impuestos de 326,7 millones de euros, lo que significa un 11% más que en el mismo periodo del año anterior. Mientras que el impacto del nuevo impuesto al sector financiero, contabilizado en su totalidad en este primer trimestre, fue para Bankinter de 95 millones de euros frente a los 77 millones de euros del año pasado.

En cuanto a las diferentes ratios de la cuenta, la rentabilidad sobre recursos propios, ROE, alcanzó un 17,4%, con un ROTE del 18,4%, cifras que se sitúan “a la cabeza del sector en España”, indica la entidad. La ratio de capital CET1 fully loaded alcanza el 12,5%, siendo el mínimo regulatorio exigido a Bankinter por el BCE del 7,8%, lo que supone un colchón de capital del 4,66% (más de 1.800 millones de euros).

Aumenta la morosidad

Respecto a la ratio de morosidad, fue del 2,2%, 5 puntos básicos por encima de hace un año. En el caso de España la mora asciende hasta el 2,6%, desde el 2,4% anterior, mientras que la media sectorial se situó en enero en el 3,6%.

En tanto que los activos totales del Grupo se situaron al 31 de marzo de 2024 en 112.938,3 millones de euros, un 6,6% más que en el mismo periodo de 2023, y la cartera de créditos sobre clientes alcanza los 77.041 millones de euros, un 5,4% más que hace un año.

Te puede interesar: Los bancos españoles surfean entre beneficios récord y una posible caída de márgenes por la bajada de tipos de interés

Por lo que se refiere a España, la cartera crediticia crece un 2,2%, porcentaje algo inferior, debido a un mercado inmobiliario nacional más débil, si bien en el sector se produjo una caída media del 2,7% con datos a febrero del Banco de España.

Depósitos, al alza, y cuentas, a la baja

En cuanto a los recursos minoristas de clientes alcanzan los 78.750 millones de euros, lo que significa un crecimiento del 6%, con fuerte aumento de los depósitos a plazo y una caída, aunque menor, del saldo de cuentas. El crecimiento porcentual en España es también similar, y muy por encima de la media sectorial. También los recursos gestionados fuera de balance crecieron, un 18,2%, hasta los 47.125,3 millones de euros.

La ratio de eficiencia del banco se redujo hasta un 35,3%, frente al 35,7% de hace un año, dato que mejora en España: 28,5%, lo que “supone liderar las mejores cifras del sector”, indica la entidad.

Por lo que se refiere a la liquidez, la ratio de depósitos sobre créditos es del 103%, superior incluso a la de hace un año, que era del 102,6%.

Todos los márgenes de la cuenta presentan crecimientos respecto al mismo periodo de 2023, debido “a la  positiva evolución de los tipos de interés y especialmente a los mayores volúmenes de la cartera de crédito y a una estrategia comercial que sigue dando buenos resultados en cuantos negocios y geografías está desplegado el banco”, indica el banco.

Así, el margen de intereses del trimestre se sitúa en 577,7 millones de euros, lo que supone un 10,6% por encima de las cifras de hace un año. El margen bruto, que engloba todos los ingresos del Grupo, alcanza los 658,7 millones de euros, con un 6,9% de incremento.

Aumentan los ingresos por comisiones

Los ingresos por comisiones cobradas por los distintos servicios y actividades de valor que el banco proporciona a sus clientes suman 213,3 millones de euros, un 4,7% más, siendo 47,8 millones las procedentes del negocio de Gestión de Activos, un 17,6% más. Tras esto, destacan las de Cobros y Pagos, 45,6 millones de euros, un 6,2% más, o las de Operativa de Valores, 40,4 millones de euros (+4,2%).

Las comisiones netas (diferencia entre las cobradas y las que el banco paga a sus socios de la Red de Agentes o de Banca Partner), ascendieron a 165,8 millones, con un alza del 8,5%.

Y en cuanto al margen de explotación se sitúa en 426,4 millones de euros, un 7,6% más, después de asumir unos costes operativos de 232 millones que se incrementan un 5,8% frente al mismo periodo del año anterior, de los que 128 millones corresponden a gastos de personal, un 5% más, y el resto: gastos de administración y amortizaciones. No obstante, y dado que el crecimiento de los ingresos es mayor al de los gastos, la ratio de eficiencia del Grupo mejora hasta el 35,3%, 39 puntos básicos menos que hace un año.

Crecer más

Ante los resultados el primer trimestre, la nueva consejera delegada de Bankinter, Gloria Ortiz, ha explicado que inaugura una nueva etapa para el banco con su mandato, que estará caracterizada por retos de crecimiento de negocio y nuevas exigencias regulatorias.

En un vídeo grabado, Ortiz ha destacado que aborda su tarea con un “enorme sentido de responsabilidad”: “En este nuevo periodo vamos a enfrentarnos a desafíos importantes, no solo de crecimiento de negocio, de resultados y de aumentos de exigencias regulatorias, sino que también afrontamos cambios tecnológicos que requieren actuación urgente, como el que impone la inteligencia artificial, un factor disruptor que ya está transformando la sociedad”.