Los bancos españoles surfean entre beneficios récord y una posible caída de márgenes por la bajada de tipos de interés

Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter y Unicaja presentarán un beneficio conjunto en 2023 cercano a los 26.000 millones de euros, vaticinan los analistas

Compartir
Compartir articulo
Logotipos de los seis mayores bancos españoles.
Logotipos de los seis mayores bancos españoles.

Para la gran banca española 2023 ha sido uno de los ejercicios más dulces de su historia, que cerrará con cifras récord. Se prevé que los seis mayores bancos españoles, Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter y Unicaja, terminen el año con un beneficio conjunto de 26.000 millones de euros, según calculan los analistas de Bloomberg, lo que supone un 24% más que en 2022.

La escalada de sus números tiene un claro catalizador, el Banco Central Europeo (BCE) y su decisión de subir los tipos de interés hasta colocar el precio del dinero en el 4,5%, lo que ha disparado los márgenes bancarios.

Te puede interesar: Los bancos suspenden en paridad: la presencia de mujeres en los consejos de administración no llega al 50%

Este comportamiento al alza ya se vio a cierre del tercer trimestre del año, cuando los seis grandes sumaron unos beneficios cercanos a los 19.760 millones de euros, una cantidad muy próxima a la lograda en todo 2022, en que alcanzaron los 20.850 millones. Esta senda alcista ha hecho que el sector bancario se revalorizara en bolsa más de un 24% el año pasado.

En estos resultados ha tenido un papel primordial el incremento del margen de intereses -la rentabilidad por prestar dinero menos la remuneración de los depósitos- obtenido por los seis grandes bancos, que entre enero y septiembre alcanzó los 63.470 millones de euros.

Te puede interesar: La banca ‘asfixia’ a hipotecados y ahorradores para obtener beneficios históricos

Una cifra que refleja que durante 2023 las entidades encarecieron el interés que cobraban a sus clientes al contratar créditos e hipotecas al ritmo que el BCE subía los tipos de interés hasta el 4,5%, mientras la rentabilidad que ofrecían a los ahorradores en depósitos a plazo fijo aumentó a cuentagotas.

La banca 'asfixia' a hipotecados y ahorradores para obtener beneficios históricos.

El buen comportamiento de los márgenes ha hecho que “la gran banca cierre el año con beneficios récord, aunque en términos de generación de margen de intereses en el último trimestre del año no mejorará tanto como hemos visto en los trimestres anteriores, pero la cuenta de resultados seguirá siendo sólida”, afirma Nuria Álvarez, analista financiero en Renta 4.

Descarta que en la presentación de resultados del último trimestre del año, que comienza a finales de enero, “vaya a haber sorpresas negativas en términos de no cumplimiento de las guías de margen de intereses, de gastos de explotación y de coste de riesgo. Van a cumplir con todo lo previsto”.

1.300 millones menos por el impuesto extraordinario

Estos resultados se han logrado a pesar del impuesto extraordinario temporal a la banca, que según cálculos del Banco de España equivaldría en 2023 a un importe igual al 5% del resultado neto consolidado de 2022, según manifestó su gobernador, Pablo Hernández de Cos.

La banca pagó en 2023 el impuesto extraordinario correspondiente al año 2022 que ha supuesto un montante conjunto cercano a los 1.300 millones de euros, de los que CaixaBank pagó 373 millones de euros; BBVA, 225 millones; Santander, 224 millones; Sabadell, 157 millones, y Bankinter, 77 millones.

Aumenta la incertidumbre en 2024

Los récords alcanzados por la banca en 2023 es “improbable” que se repitan este año, a juicio de los analistas. Principalmente por la posibilidad, ya descontada por los mercados, de que el Banco Central Europeo baje los tipos de interés este año. Los analistas de la agencia S&P Global Ratings BCE estiman que los bajará 75 puntos básicos en tres veces, la primera antes de julio y las otras dos antes de que acabe el año.

Ello hará que “en 2024 será difícil que los grandes bancos aumenten en conjunto sus beneficios netos respecto a 2023 e incluso que los repitan. Es más fácil que caigan, pero no en exceso, ya que es complicado cumplir con los niveles obtenidos el año pasado”, prevé Nuria Álvarez.

Te puede interesar: Viviendas más caras y euríbor más barato: así se comportará el inmobiliario español en 2024

También Marco Troiano, responsable de calificaciones de instituciones financieras de Scope Ratings, cree que “la rentabilidad del sector ha tocado techo en 2023 y empezará a descender en 2024 y 2025 debido a una normalización de los márgenes netos de interés y a un aumento moderado del riesgo de crédito.

Otra de las causas que pueden mermar los beneficios de los bancos este año es la ampliación del impuesto extraordinario a la banca que, en principio, iba a tener vigencia durante 2022 y 2023 y el Consejo de Ministros lo ha ampliado hasta el 31 de diciembre de 2024 y ha abierto la posibilidad de hacerlo permanente.

Más morosidad

A ello se suma el incremento de la tasa de morosidad prevista para este año. Por el momento, la calidad de los activos de los bancos es estable, pero “el sector minorista y las pymes podrían implicar un mayor riesgo de crédito”, señala Marco Troiano.

Considera que el descenso de la morosidad parece haber tocado suelo: “Esperamos que comience a materializarse cierto deterioro en el primer semestre de 2024, impulsado inicialmente por los préstamos al consumo, a las pymes y a las empresas muy apalancadas, así como por la volatilidad de los mercados emergentes”.

Te puede interesar: Los bancos suspenden en paridad: la presencia de mujeres en los consejos de administración no llega al 50%

Los analistas de Accuracy destacan que el incremento de la mora empezó a detectarse en el tercer trimestre de 2023 en que los principales bancos españoles aumentaron en 4.772 millones de euros el volumen de créditos dudosos y en vigilancia especial.

Otra amenaza que presionará los márgenes de los bancos el año que viene, en opinión de Nuria Álvarez, son unos mayores gastos de explotación generados, entre otras causas, por el nuevo convenio colectivo que ahora negocian los sindicatos y la patronal, ya que “una subida de sueldos supondrá una presión al alza de los gastos de explotación de los bancos a no ser que lleven a cabo un plan de eficiencia de la plantilla y decidan despedir a trabajadores”.

Comisiones a la baja

Los bancos no podrán contar con un arma que en anteriores años les ha ayudado a mejorar sus cifras: las comisiones. Ello es debido a que, ante la falta de demanda de crédito, los bancos han cambiado de estrategia comercial eliminando comisiones para captar a nuevos clientes, lo que “hará que los ingresos por comisiones no lo hagan excepcionalmente bien este año”, apunta Nuria Álvarez.