La ciencia desmonta el mito: el espermatozoide más rápido no fecunda el óvulo, sino el más listo

Otros estudios recientes muestran que es el óvulo el que selecciona o rechaza el espermatozoide que termine por fecundarlo

Compartir
Compartir articulo
Espermatozoides. (Shutterstock)
Espermatozoides. (Shutterstock)

No, no fuiste el espermatozoide más veloz. De hecho, los últimos estudios muestran que es probable que el óvulo sea el que selecciona o rechaza el espermatozoide. El mito de que el espermatozoide más rápido es el que fecunda el óvulo y genera la descendencia ha persistido durante mucho tiempo en la narrativa popular sobre la fertilización humana. Sin embargo, esta creencia no se sostiene ante el escrutinio científico, y es que la idea de una carrera frenética de espermatozoides hacia un óvulo pasivo no refleja la complejidad y la dinámica real del proceso de concepción.

En realidad, el óvulo desempeña un papel activo y determinante en la fecundación. Contrariamente a la noción de que el espermatozoide elige al óvulo, es el óvulo quien selecciona al espermatozoide que lo fecundará, por lo que la velocidad de los espermatozoides no es el factor decisivo; varios millones de ellos pueden llegar a tener la oportunidad de encontrarse con el óvulo, pero solo unos pocos serán seleccionados.

Desde el momento en que los espermatozoides son depositados en la vagina, enfrentan numerosos obstáculos antes de llegar al óvulo. Tal y como explica el Instituto Madrileño de Fertilidad (IMF), solo aquellos que estén en las mejores condiciones pueden atravesar estas barreras y continuar su viaje hacia el óvulo, que está ubicado bastante lejos del punto de entrada. Aunque se liberan en promedio 250 millones de espermatozoides en una eyaculación, solo unos cientos lograrán alcanzar su objetivo.

Te puede interesar: Sin mentiras ni eufemismos: cómo comunicar a un niño la muerte de un ser querido

Es importante destacar que los espermatozoides no pueden llegar por sí solos hasta el óvulo debido a su falta de potencia. Su movimiento hacia adelante es relativamente débil, pero son impulsados en línea recta por las contracciones del útero. Incluso después de superar este obstáculo, deben elegir una de las dos trompas de Falopio para continuar su viaje, a pesar de que el óvulo desciende solo por una de ellas.

Una vez que un espermatozoide logra penetrar en el óvulo, este se cierra herméticamente para evitar la entrada de otros espermatozoides. Sin embargo, el primer espermatozoide en llegar no siempre es el que tiene éxito. La membrana que rodea al óvulo, llamada zona pelúcida, juega un papel crucial en este proceso al proteger al óvulo de invasores y ayudar a los espermatozoides a reconocerlo.

Espermatozoides intentando llegar al óvulo (Shutterstock)
Espermatozoides intentando llegar al óvulo (Shutterstock)

Los espermatozoides comienzan a debilitar y romper la membrana pelúcida para ingresar al óvulo mediante la liberación de un ácido contenido en su cabeza. Curiosamente, los primeros espermatozoides que llegan, al ser los más veloces, tienden a agotarse y morir en el proceso de penetración. Es así que los primeros cientos de espermatozoides que llegan se sacrifican para abrir paso a los demás.

Te puede interesar: Qué es el método ROPA, el tratamiento de reproducción que han utilizado Dulceida y Alba para ser madres

Finalmente, el espermatozoide que logra traspasar la barrera de la membrana y fecundar al óvulo es el que se encuentra en el lugar adecuado en el momento preciso. A partir de ese momento, el embrión resultante continuará su desarrollo y eventualmente se implantará en el útero materno para dar inicio al embarazo.

Otros estudios científicos recientes, como el liderado por el experto en genética Joseph H. Nadeau de la Universidad de Washington, han confirmado que es el óvulo quien ejerce el poder de selección en este proceso, eligiendo o rechazando a los espermatozoides en función de la calidad de su ADN. Esta comprensión más precisa del proceso de fecundación ha llevado a una mayor apreciación de la complejidad y la importancia del papel del óvulo en la reproducción humana.

Cómo actúan los médicos ante la violencia sexual: “Atendemos a mujeres agredidas por un desconocido. Las que sufren maltrato continuo no acuden a Urgencias”.