La casa real británica, bajo mínimos: dos ausencias fijas y dos intermitentes que preocupan a la opinión pública

La ausencia de Carlos III y Kate Middleton, convalecientes de sus respectivas dolencias, ha provocado que el peso de la Corona recaiga en sus respectivas parejas

Compartir
Compartir articulo
Los reyes Carlos y Camilla y los príncipes de Gales en una imagen de archivo. (Kirsty Wigglesworth/Pool via REUTERS)
Los reyes Carlos y Camilla y los príncipes de Gales en una imagen de archivo. (Kirsty Wigglesworth/Pool via REUTERS)

El año ha comenzado no ha comenzado de la mejor manera posible para la familia real británica. Las últimas semanas han sido una sucesión de desgracias para los miembros de la Corona, que se han enfrentado a diversos problemas de salud que han puesto en jaque a toda la institución. El más grave de ellos es el del rey Carlos III, quien tras una operación de próstata fue diagnosticado de un cáncer del que no se han desvelado más detalles, pero que le mantiene alejado del foco público mientras se recupera.

Por otro lado, está la misteriosa cirugía abdominal a la que se sometió la princesa de Gales, Kate Middleton, cuyos detalles tampoco se han especificado. Lo que sí se sabe es que la mujer del príncipe Guillermo será baja hasta al menos Semana Santa, pues su intención es reaparecer totalmente recuperada de esa operación que tanta intriga sigue generando.

Te puede interesar: Sarah Ferguson, fuera de peligro: su cáncer de piel no se ha extendido tras la intervención quirúrquica

Todo el peso de la institución pasó entonces a sus respectivos cónyuges, la reina Camilla y el príncipe Guillermo, que han tenido que convertirse en la cara más visible y representativa de la familia real a expensas de la recuperación de los otros dos miembros. Una tarea en la que ambos se han afanado, pero que tampoco ha sido fácil. No solo porque han tenido que lidiar con una presión extra al saberse en el foco de todas las miradas, también porque acabados sus deberes reales, debían volver a casa y estar al lado de sus respectivas parejas en unos momentos nada fáciles.

La reina Camilla en una de sus últimas apariciones públicas, el 28 de febrero. (Chris Jackson/Pool via REUTERS)
La reina Camilla en una de sus últimas apariciones públicas, el 28 de febrero. (Chris Jackson/Pool via REUTERS)

La situación, como era de esperar, les terminó pasando factura y el primero en hacer una pausa en su día a día fue el heredero al trono. A mediados de febrero el príncipe acudió a varios actos públicos en los que se le pudo ver más delgado, con ojeras y el rostro demacrado y es que, según se conoció, estaría “estresado” y “cansado” por la situación familiar. Por ello, y para estar más tiempo con su mujer, decidió tomarse unos días para descansar.

Te puede interesar: El emotivo vídeo del rey Carlos III leyendo decenas de cartas de apoyo tras ser diagnosticado de cáncer

Ahora ha sido el turno de la reina Camilla, que se ha encargado en este tiempo de liderar a la familia real ante la ausencia pública de Carlos III. Siempre dispuesta y con una sonrisa, la consorte ha cumplido con su agenda durante estas largas semanas sin flaquear, hasta ahora. A sus 76 años, la reina ha decidido parar unos días para retomar fuerzas y volver el próximo 11 de marzo, cuando volverá a ponerse al frente de la casa real para presidir la misa del Día de la Commonwealth en la abadía de Westminster, tal y como informa el diario Times.

Pero esto no significa que la casa real británica esté descabezada, ni mucho menos. El príncipe Guillermo regresó este viernes, 1 de marzo, de su particular descanso de nueve días y va a tomar el relevo a la mujer de su padre. Según ha contado la experta Ingrid Seward a The Sun, habría sido el propio Carlos III quien insistió en mujer para que se tomara el descanso. “Ve que está agotada. Camilla ha estado ahí para él y Kate mientras tenían sus problemas de salud y ha tenido que adaptarse a la apretada agenda de compromisos reales. Sin duda merece un poco de descanso y relajación”.

El príncipe Guillermo parecía más cansado en sus últimas apariciones. (REUTERS/Molly Darlington/Pool)
El príncipe Guillermo parecía más cansado en sus últimas apariciones. (REUTERS/Molly Darlington/Pool)

Preocupación pública

Pese a que parece que los cuatro miembros principales de la casa real británica tienen la situación controlada, cumpliendo con los actos más importantes, los acontecimientos de las últimas semanas han generado cierta preocupación en la opinión pública. Algunos ciudadanos ven en las bajas temporales de Carlos y Kate un problema de estabilidad, sobre todo de cara al Rey, pues nadie se esperaba que pocos meses después de su ascenso al trono se le diagnosticara una enfermedad tan grave.

El árbol genealógico de la Familia Real española

Tampoco ayuda el hermetismo de la institución, tanto en su caso como en el de la princesa de Gales. Si bien es entendible que quieran mantener esta faceta de sus vidas en un segundo plano, muchos británicos no entienden este secretismo. Así lo desveló The Guardian en un reportaje en el que salió otro tema espinoso a la luz, pues muchos de ellos no entendían que el Rey reciba su sueldo completo estando de baja médica cuando a los ciudadanos de a pie se les ve recortado en una situación similar.