El alimento que recomienda el nutricionista Pablo Ojeda para los que estén bajos de hierro

En España, la cultura del tapeo da la oportunidad de poder incorporar rápidamente a la dieta pequeñas dosis de estos alimentos

Compartir
Compartir articulo
Cebiche de mejillones
Cebiche de mejillones

Combatir la anemia y la falta de hierro puede convertirse en un momento de disfrute en muchas ocasiones. Además, en España la cultura del tapeo da la oportunidad de poder incorporar rápidamente a la dieta pequeñas dosis de unos alimentos que, según el nutricionista Pablo Ojeda, aportan una cantidad muy significativa de nutrientes esenciales que suplen la falta de hierro sin tener que recurrir a ningún suplemento.

Pablo Ojeda compartió su propio lema en Más Vale Tarde: “Cuando estás abajo con un poco de anemia, una tapa de berberechos o de mejillones a mediodía, tu día salvaría”.

En el programa de La Sexta, el nutricionista recuerda el poder de los nutrientes que contienen los moluscos. De hecho, los mejillones y berberechos son de los alimentos más ricos en hierro que se pueden encontrar y su preparación en casa puede ser muy sencilla. Encontrarlos como tapa o ración en muchos bares y restaurantes, también.

Te puede interesar: El bar clásico de Madrid que fascina a Robin Food: una cerveza ‘tirada con sistema antiguo’

Según Ojeda, el mejillón se sitúa en la cima de la lista de alimentos con alto contenido de hierro, seguido muy de cerca por el berberecho. Además de su rico aporte en hierro, estos moluscos contienen vitaminas, aminoácidos y minerales, clave para una alimentación equilibrada. Por cada 100 gramos de mejillones, se puede obtener aproximadamente 6,7 miligramos de hierro. Este valor puede variar ligeramente según el tamaño, la procedencia y la forma de preparación de los mejillones.

Sanidad coincide con el nutricionista: los mejillones son una fuente excelente de proteínas de alto valor biológico, vitaminas, especialmente del grupo B y minerales como el hierro, zinc y fósforo. Además, aportan Omega-3, que contribuye a la salud cardiovascular. Eso sí: también enfatiza la importancia de garantizar su correcta procedencia y frescura para evitar riesgos de intoxicaciones alimentarias y recomienda consumirlos cocidos para eliminar posibles bacterias o virus presentes. El nutricionista compartió una receta especial de mejillones al vapor, preparada con vino blanco, caldo de verduras, albahaca y ajo, para maximizar los beneficios nutricionales del marisco.

Si buscas un aperitivo navideño con toque gourmet sin dedicarle mucho tiempo, estos mejillones con mostaza de Dijon y vino de Jerez son la solución perfecta (Freepik)
Si buscas un aperitivo navideño con toque gourmet sin dedicarle mucho tiempo, estos mejillones con mostaza de Dijon y vino de Jerez son la solución perfecta (Freepik)

Aquí dejamos la receta básica para empezar a disfrutar de los mejillones en cualquier momento. Es un plato fácil de hacer al que después le podrás dar tu propio toque.

Receta de Mejillones al Vapor

Ingredientes:

  • 1 kg de mejillones frescos y limpios
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 200 ml de vino blanco seco
  • Perejil fresco picado, al gusto
  • Pimienta negra, al gusto
  • Sal, al gusto
  • Zumo de 1 limón (opcional)

Instrucciones:

  • Comienza por limpiar bien los mejillones bajo agua fría, retirando las barbas y raspando las conchas si es necesario. Descarta aquellos mejillones que estén abiertos y no se cierren al tocarlos, ya que pueden no ser aptos para el consumo.
  • Pela y pica finamente los dientes de ajo.
  • En una olla grande, coloca los mejillones limpios, agrega los dientes de ajo picados, la hoja de laurel, y sazona con un poco de pimienta y sal al gusto.
  • Añade el vino blanco a la olla y lleva a fuego medio-alto hasta que empiece a hervir.
  • Reduce el fuego a medio-bajo, tapa la olla y deja que los mejillones se cocinen al vapor durante 5 a 10 minutos o hasta que se abran. Agita la olla ocasionalmente para asegurar una cocción uniforme.
  • Retira del fuego y desecha cualquier mejillón que no se haya abierto.
  • Si lo deseas, puedes añadir un chorrito de zumo de limón para dar un toque de frescura.
  • Sirve inmediatamente los mejillones en un plato hondo, espolvoreándolos con perejil fresco picado. Asegúrate de incluir un poco del caldo de cocción en el plato para intensificar los sabores.

Este platillo se disfruta mejor acompañado de pan fresco para sumergir en el jugo.