Miravet, uno de los pueblos más bonitos de España con un castillo templario

En el corazón de Tarragona, Miravet alberga un castillo con siglos de historia, revelando la magnífica arquitectura de los templarios y su relevancia en la Península Ibérica

Compartir
Compartir articulo
Miravet (Generalitat de Catalunya)
Miravet (Generalitat de Catalunya)

Miravet se cuenta entre los pueblos más encantadores de España, enraizado profundamente en la historia con su impresionante castillo templario. Situado en un emplazamiento estratégico sobre una atalaya, el castillo medieval de Miravet destaca como uno de los ejemplares más sobresalientes de la arquitectura de la Orden de los Templarios en Europa. Siendo un edificio que sirvió tanto para fines religiosos como militares y de origen árabe, este sigue el diseño defensivo característico de los castillos de Tierra Santa, con unas murallas majestuosas que se imponen sobre el paisaje del río Ebro.

Capturado por los cristianos en el año 1153, fue cedido por Ramón Berenguer IV a Pere de Rovira, maestro de los templarios en Hispania y Provenza. Este se encargó de su reconstrucción y transformación en uno de los centros de poder cristiano más importantes de la Península Ibérica. La homogeneidad en la construcción sugiere que los templarios erigieron el edificio en un lapso de tiempo relativamente corto, conservando incluso hoy algunos elementos de la fortaleza andalusí original en los sectores inferiores de la muralla y en determinadas áreas del recinto superior.

Te puede interesar: La historia poco conocida de El Retiro, el parque de Madrid que fue una fortificación militar

Aparte de su emblemático castillo, Miravet se presenta como una ciudadela amurallada, compuesta por edificaciones distribuidas en diferentes niveles. Sus estructuras, marcadas por una contundencia y austeridad notable, forman lo que podría describirse como una colmena medieval, alojando dentro de sus murallas todo lo necesario para el sustento de la comunidad.

Ubicada en el interior de la provincia de Tarragona, a aproximadamente una hora de distancia de la capital provincial, Miravet parece desprendida de una narrativa de ensueño. Los edificios se dispersan a lo largo de la ribera derecha del Ebro, en la depresión de la cubeta de Móra, una región conocida por registrar las temperaturas más elevadas de Cataluña durante el verano. La configuración territorial de Miravet queda definida por el congosto de Miravet al sur y por la sierra de Cavalls al norte, asentándose la población al margen derecho del río.

Un viaje en el tiempo

El acceso a Miravet puede realizarse mediante barca, ofreciendo un recorrido por el Ebro que brinda las vistas más pintorescas del castillo. Este, abierto a las visitas, representa un punto de referencia en lo que a castillos templarios en Cataluña se refiere, permitiendo a los visitantes un viaje en el tiempo hacia la Cataluña de los siglos XII y XIII. Declarado Bien Cultural de Interés Nacional, el itinerario por el castillo de Miravet incluye el acceso a su granero, caballeriza, patio de armas -con refectorio incluido- e iglesia, a la cual se puede ascender mediante una escalera de caracol que conduce a una terraza con vistas impresionantes.

Te puede interesar: La casa en un pueblo de Galicia que tardó 30 años en construirse y que recuerda a Gaudí

Aunque la panorámica más emblemática de Miravet se capta desde la plaza del Arenal, en la parte inferior del municipio, desde donde se aprecian las casas colgantes sobre el Ebro, el perfil de su Iglesia Vieja y el majestuoso castillo. Los aficionados al senderismo encontrarán en el municipio de Miravet el trazado del GR-99, el Camino Natural del Ebro. Aquellos que se inclinan por deportes acuáticos como el piragüismo también encontrarán opciones de rutas hacia Móra d’Ebre.

Además, Miravet mantiene viva la tradición alfarera, concentrando en el Raval dels Canterers a los artesanos que continúan modelando el barro, una tradición de herencia islámica abierta a los visitantes que deseen aproximarse a este arte ancestral.

5 pueblos españoles donde el turismo nacional se ha incrementado más que antes de la pandemia.