Alonso gana a Verstappen... ¡en el pádel! Su celebración, digna de la 33

El español disputó un partidillo de dobles contra el vigente campeón del mundo y Charles Leclerc, formando pareja con Lando Norris y desatándose tras ganarle un punto espectacular al de Red Bull

Compartir
Compartir articulo
Varios pilotos de F1 en la pista de pádel (Redes sociales)
Varios pilotos de F1 en la pista de pádel (Redes sociales)

Ya faltan menos de 48 horas para que los monoplazas vuelvan a correr en Baréin y el primer Gran Premio de la temporada de Fórmula 1 más larga de la historia empiece a desarrollarse. Un curso que va a arrancar con la previsión de que todo siga igual y Red Bull continúe dominando con mano de hierro la competición. Teniendo muy claro que los austríacos van a volver a contar con el coche más potente de la parrilla, el resto quiere no ser mera comparsa y tratará de presentar batalla. Una que apunta a ser más encarnizada, eso sí, desde la segunda plaza en adelante. Aunque nunca se sabe hasta que el semáforo se pone en verde.

Fernando Alonso y Carlos Sainz confían en, al menos, mantenerse en la élite del Gran Circo. Eso sí, su hambre competitiva les hace querer aspirar a más en 2024. El primero, porque acaba contrato y todavía tiene que ver si puede aspirar a algo mejor en Aston Martin o debe cambiar de nuevo de escudería. El segundo, porque se despide de Ferrari este curso y su meta es hacerlo por todo lo alto, confirmando las buenas sensaciones de la pretemporada ya con las citas oficiales en marcha.

Te puede interesar: La opinión de Fernando Alonso sobre las últimas declaraciones de Lawrence Stroll

Les coloque donde les coloque este Mundial, lo cierto es que los aficionados españoles están deseosos de que llegue el sábado y los monoplazas de los nuestros rueden en la carrera de Sakhir. Cada vez queda menos para ese pistoletazo de salida, lo cual significa que el tiempo libre de los pilotos va a pasar a ser mucho más escaso que en los últimos meses. De ahí que estén aprovechando sus últimos momentos de esparcimiento al máximo. Con el añadido de hacerlo, dando una sensación de piña realmente loable en un mundo de tanta rivalidad como el suyo, juntos.

Verstappen, Norris, Alonso y Ricciardo, juntos en el pádel (Instagram Alonso)
Verstappen, Norris, Alonso y Ricciardo, juntos en el pádel (Instagram Alonso)

Alonso deja sin respuesta a Verstappen en el pádel

Seguro que han escuchado decir a algún deportista, y más de una vez, aquello de que no le gusta perder ni al parchís. Bien, pues Alonso es uno de los grandes exponentes que podemos encontrar de esa realidad. Da igual que esté conduciendo un F1, un turismo o un deportivo. O, más allá del motor, que se ponga a jugar un partidillo de fútbol o de pádel. Ha sido en este último, y ahora, cuando ha vuelto a quedar demostrado que el bicampeón del mundo quiere superar cualquier tipo de reto que se le ponga por delante. Sea en el ámbito que sea, y más si es deportivo.

Te puede interesar: Carlos Sainz y el récord histórico que comparte con una de las grandes leyendas de la F1

Alonso y Verstappen, en el podio de Brasil 2023 (REUTERS/Amanda Perobelli)
Alonso y Verstappen, en el podio de Brasil 2023 (REUTERS/Amanda Perobelli)

En las últimas horas, las redes sociales se han hecho eco, porque así lo han querido los propios protagonistas, de varias pachangas raqueta en mano en las que han participado varias estrellas de la F1. En ellas, estuvieron Alonso, Max Verstappen, Lando Norris, Daniel Ricciardo, Charles Leclerc y Pedro de la Rosa, entre otros. Se han visto fotos del encuentro de hermanamiento. Además de un vídeo en el que el asturiano sale especialmente bien parado.

Fue en un choque en el que formó pareja con Norris, enfrentándose a Verstappen y Leclerc. En las imágenes, se ve cómo, tras globos y remates varios, Alonso toma las riendas de la situación para ganar el punto de la única manera en la que él sabe hacerlo: a lo grande. Tras un primer smash al que el holandés volador sí llega, Magic deja la bola lo suficientemente esquinada como para que Leclerc no la alcance, a pesar de que el monegasco se pega una buena carrera para lograrlo. En cuanto ve que la jugada es buena, el español se vuelve loco celebrando, con su compañero de partido riéndose de forma ostensible y el de Red Bull quedándose, rendido, en el sitio.