Ganarle a Red Bull tiene premio: Carlos Sainz y el récord histórico que comparte con una de las grandes leyendas de la F1

El piloto madrileño iniciará con optimismo la temporada de su adiós a Ferrari: ya fue el único capaz de ganar en 2023 a los actuales dominadores del Mundial y el SF-24 dejó muy buenas sensaciones en los test de pretemporada

Compartir
Compartir articulo
Carlos Sainz, Juan Mnauel Fangio y Gerhard Berger (Montaje Infobae)
Carlos Sainz, Juan Mnauel Fangio y Gerhard Berger (Montaje Infobae)

Es evidente que la sombra de Fernando Alonso es realmente alargada en lo que se refiere al vínculo entre la Fórmula 1 y España. Sin embargo, resulta igual de cierto que Carlos Sainz está peleando lo suyo por dejar un legado también interesante en el deporte rey del automovilismo. Desde que llegó a Ferrari, el piloto madrileño tan sólo ha ido a más en la competición, logrando en la Scuderia las dos victorias que le contemplan en el Mundial y colándose entre los nombres más selectos de la parrilla. En la que será su despedida de la escudería más mítica de todas, el objetivo no es otro que dejar el pabellón bien alto y discutir la hegemonía de Red Bull en aún mayor medida.

Sainz está haciendo méritos para abandonar de lleno el segundo plano. Ahí tenemos el hecho de que el mejor tiempo registrado en los test de pretemporada de Baréin, mismo escenario donde arranca el curso esta semana, le perteneció. Si hubo alguien entre el resto de mortales que dejó buenas sensaciones en el circuito de Sakhir, ese fue él. El SF-24 parece preparado para dar mucha guerra e incluso para ser la principal alternativa al bólido casi siempre intratable de Max Verstappen. Cierto es que la competencia va a ser feroz (Mercedes, McLaren, Aston Martin), pero en Ferrari confían en mantener esa dinámica.

Te puede interesar: ¿Cuánto ganan Fernando Alonso y Carlos Sainz en 2024?

Las cosas pintan bien de cara al primer Gran Premio de 2024. Así lo cree el propio interesado, una vez superado el mal trago de quedarse sin asiento con los de Maranello, por la llegada de Lewis Hamilton, de cara a 2025. “Me gustaría ver a un Carlos a quien le permitan lucirse un poco más en carrera de lo que me lucía el año pasado. Porque el año pasado, en carrera, hubo mucha defensa, mucha estrategia, mucho pensar fuera de lo común para ver cómo conseguíamos acabar adelante con ese coche. Este año, espero, empiece atrás o adelante, poder intentar ir hacia delante, mientras que el año pasado eso era prácticamente imposible. Quiero divertirme más en carrera y seguir intentando optimizar la clasificación, que aún es un punto donde quiero seguir mejorando”, afirmaba en una entrevista con SoyMotor.com.

Carlos Sainz en los test de Baréin (REUTERS/Hamad I Mohammed)
Carlos Sainz en los test de Baréin (REUTERS/Hamad I Mohammed)

A Sainz le cuesta ocultar que no le hace demasiada gracia que las órdenes de equipo, recientemente, hayan favorecido mucho más a su compañero Charles Leclerc. Sobre todo, cuando estamos ante el único ganador de un GP, el año pasado, que no conducía un Red Bull. Una situación tan insólita como para que el español sea la tercera persona, en toda la historia, capaz de evitar el perfect de un constructor en una campaña de la F1.

Te puede interesar: El primer oro de Ricky Rubio con España, contado por los protagonistas: “Perdió a uno de sus mejores amigos y pudo abandonar”

El récord de Carlos Sainz que sólo dos pilotos consiguieron antes

En el último Gran Premio de Singapur, Sainz ganó la segunda carrera de su vida, tras Silverstone 2022. Dominó todo el fin de semana y sólo sufrió durante el tramo final del domingo, debido a la presión a la que le sometieron los Mercedes en busca de los puestos de honor. Ayudado por el McLaren de su excompañero y amigo Lando Norris, tuvo la sangre fría suficiente como para contenerles. Lo más raro de todo, en estos tiempos de dominio con mano de hierro que se gasta, es que Verstappen sólo pudo ser quinto. Y bastante remontó, puesto que salió undécimo: sus neumáticos perdieron, por una vez, la fiabilidad habitual.

A Red Bull no se le escapó la primera plaza en ninguna cita más del calendario. Que Sainz evitase el pleno (el holandés volador, principalmente, y Checo Pérez ganaron en el resto de ocasiones) le iguala tan sólo con dos competidores, en el global de la F1. Su predecesor más inmediato es Gerhard Berger. Caprichos del destino: corría en Ferrari, como Carlos, y era austríaco, al igual que la marca de la bebida energética.

Berger en un Gran Premio de 1989 con Ferrari (Pascal Rondeau/ Allsport)
Berger en un Gran Premio de 1989 con Ferrari (Pascal Rondeau/ Allsport)

En 1988, la alineación posiblemente más memorable de McLaren, porque entonces contaba con Alain Prost y Ayrton Senna en sus filas, ganó 15 de 16 pruebas. Un paseo militar equiparable al de Red Bull recientemente, pero que no fue total gracias a Berger. Él se impuso en el Gran Premio de Italia. Uno especialmente emotivo, porque Enzo Ferrari había muerto apenas tres semanas antes: a dos vueltas de la conclusión, el mítico Senna quedó fuera de juego por un accidente y los del Cavallino Rampante se pudieron llevar el doblete en Monza, ya que Michele Alboreto fue segundo.

Te puede interesar: Alonso, sobre Schumacher: “Chocábamos a menudo, con respeto, pero era una rivalidad dura”

Berger se retiró con 10 victorias, 48 podios, 12 poles y 21 vueltas rápidas en 210 GP (1984-1997). No ganó ningún campeonato, a diferencia del otro hombre con el que Sainz es equiparable por lo conseguido hace unos meses: Juan Manuel Fangio. El argentino, nada menos que el tercer campeón más laureado de la F1 (cinco entorchados), aguó la fiesta al dominador de turno en 1953. Se trató, otra casualidad, de Ferrari.

Ocurrió, como en el 88, en Monza. Aquella fue la primera victoria de Maserati en la F1, precisamente en la carrera que puso fin a esa edición del Mundial. Ganando a los casi perfectos Ferrari de Alberto Ascari (a la postre campeón) y Nino Farina en su territorio, y haciéndolo en la mismísima última curva, Fangio se convirtió en subcampeón del mundo. Él ya había reinado en 1951 y volvió a hacerlo en 1954, 1955, 1956 y 1957. Sus números reafirman la leyenda que es: 24 victorias, 35 podios, 29 poles y 23 vueltas rápidas en 53 Grandes Premios (1950-1951 y 1953-1958).

Fangio en el Mundial de 1953 (Photo by Express/Express/Getty Images)
Fangio en el Mundial de 1953 (Photo by Express/Express/Getty Images)

De vuelta a la actualidad, Carlos Sainz ya sabe lo que es doblegar a Red Bull, por mucho que el RB20 dé la sensación de ser tan potente como sus anteriores modelos. Tratará de conseguirlo de nuevo, aunque lo deseable sería que el abanico de vencedores se abra aún más y que el himno austríaco deje de escucharse por doquier en el paddock. No tardaremos en saber si la alternancia, con más o menos recorrido, es posible o no.