Abascal recibe el bautismo en la gran cumbre conservadora junto a Milei o Bolsonaro y se reúne con Trump: “Volvamos a transmitir el fuego”

El líder de Vox recibió halagos públicos del expresidente de Estados Unidos, con el que conversó en privado durante 15 minutos

Compartir
Compartir articulo
Santiago Abascal, bendecido por Trump en la Conferencia Política de Acción Conservadora.

Santiago Abascal mantuvo este sábado una reunión de 15 minutos con Donald Trump. El líder de Vox acudió este pasado fin de semana a Washington para asistir a la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés), donde recibió halagos en público y en privado del expresidente de Estados Unidos y precandidato republicano a la Casa Blanca. “Gobernará en España”, vaticinó Trump desde el estrado. Según Vox, a puerta cerrada abordaron el fortalecimiento de las fronteras, la soberanía de las naciones, la protección de la familia y la vida o la oposición a la “ideología de género” y la “dictadura climática”.

Además de Trump y Abascal, en el evento se pudo ver a los presidentes de Argentina, Javier Milei, y El Salvador, Nayib Bukele; al expresidente de Brasil Jair Bolsonaro o a Liz Truss, exprimera ministra del Reino Unido.

Tras el encuentro con Abascal, Trump subió al escenario, desde donde quiso hacer una mención especial al político español: “Han progresado mucho y será el número dos y el número uno muy pronto. Eso es lo que estoy leyendo”. En realidad, Vox se dejó en las últimas elecciones generales 19 escaños respecto a 2019, quedándose en 33 con un 12,38% de los votos. En los comicios en Galicia, los más recientes celebrados en nuestro país, no logró ningún escaño, como se espera de igual forma en el País Vasco en abril.

Santiago Abascal alertó en la CPAC de que "el futuro verde es en verdad un futuro rojo". Él trabaja, asegura, para hacer a "Occidente grande otra vez".

Te puede interesar: Las declaraciones de Lula contra Israel disparan el antisemitismo en Brasil y empoderan a los extremistas pro Hamas

“Hacer España grande de nuevo”

Y Abascal, metido en ambiente, cuando tomó la palabra lo hizo para hablar como cualquiera de sus colegas allí congregados, principalmente como el anfitrión, proclamando que su misión es “hacer España grande de nuevo” y más tarde, “hacer Occidente grande otra vez”. En un discurso que por momentos quiso que fuera emotivo, el más elaborado de su trayectoria, pronunció: “Gritemos stop al descarrilado tren de la historia y reencontrémonos con las costumbres y saberes que un día funcionaron y alumbraron el mundo. La tradición no es la adoración de las cenizas, sino la transmisión del fuego, volvamos a transmitir ese fuego”.

Nuestra sociedad, aseguró Abascal ante los congregados, “se encuentra amenazada por quienes pretenden destruirla desde fuera y también desde dentro. (...) Hace ya muchos años, el socialismo levantó un telón de acero y por primera vez en la historia encarceló tras él a millones de personas en sus propios países. (...) El socialismo sigue, en definitiva, desde su poder mediático, económico y político debilitando nuestras sociedades y nuestras patrias para que no puedan resistir a su ansia totalitaria de poder. Quieren ahora criminalizar a los pueblos que se defienden, a los gobernantes que protegen las vidas de sus ciudadanos frente a las mafias de la droga o de la inmigración”.

Santiago Abascal junto a Donald Trump con motivo de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC). (Vox)
Santiago Abascal junto a Donald Trump con motivo de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC). (Vox)

En contraposición, Abascal reivindicó “las raíces profundas, la herencia de los padres y el legado que deben a los hijos” frente quienes “persiguen” a Isabel la Católica, Fray Junípero Serra o Thomas Jefferson. Y no olvidó a Pedro Sánchez, no para reivindicarlo precisamente: “Padecemos un Gobierno de comunistas y socialistas que protegen y amparan el terrorismo de Hamás y que se declaran aliados a través del Grupo de Pueblo y del Foro de Sao Paulo de los regímenes criminales de Venezuela y Nicaragua”, dijo, tras lo que se acordó de Cuba, “nación hermana que padece un régimen asesino”.

La CPAC, patrocinada en anteriores ocasiones por la Asociación Nacional del Rifle, entre otras, se celebra anualmente desde 2010.