Por qué Nikki Haley, aplastada en su estado natal, promete seguir luchando

La última mujer que se enfrenta a Donald Trump a veces parece la última reaganiana del partido

Compartir
Compartir articulo
La candidata presidencial republicana Nikki Haley habla mientras lleva su gira de campaña a Troy, Michigan, Estados Unidos, este 25 de febrero de 2024 (Reuters)
La candidata presidencial republicana Nikki Haley habla mientras lleva su gira de campaña a Troy, Michigan, Estados Unidos, este 25 de febrero de 2024 (Reuters)

¿Cuándo el acto de esperar contra toda esperanza pasa de ser admirable a absurdo? Al parecer, todavía no para Nikki Haley, la última mujer que queda en pie contra Donald Trump y su conquista de la candidatura presidencial del Partido Republicano. Se puede perdonar a la Sra. Haley por persistir a pesar de las derrotas en los primeros estados primarios de Iowa y New Hampshire. Pero la indignidad sufrida el 24 de febrero -una paliza de 20 puntos en las elecciones primarias de Carolina del Sur, el estado del que fue gobernadora durante seis años- debería haber resultado fatal.

Y, sin embargo, incluso de esas sombrías estadísticas, Haley consiguió extraer algo esperanzador: “Hoy, en Carolina del Sur, obtenemos el 40% de los votos. Eso es más o menos lo que obtuvimos en New Hampshire. Soy contable. Sé que el 40% no es el 50%. Pero también sé que el 40% no es un grupo minúsculo”. Prometió proseguir su campaña al menos hasta el 5 de marzo, también conocido como Supermartes, momento en el que otros 21 estados y territorios habrán celebrado sus elecciones. El rescoldo de optimismo presente hoy se habrá extinguido, con toda probabilidad, para entonces.

¿Por qué continuar? La primera razón es que la Sra. Haley simplemente puede. En Estados Unidos, las campañas presidenciales moribundas no suelen recibir el golpe de gracia de los votantes, sino de los donantes. Las máquinas de quemar dinero simplemente se quedan sin combustible. El problema central de la campaña de Haley es que es extraordinariamente popular entre los donantes de su partido que desprecian a Trump -que sólo en enero le hicieron llegar 16,5 millones de dólares en contribuciones-, pero inaceptable para la base de su partido que adora a Trump.

Este dilema quedó patente en su fiesta de la noche electoral, celebrada en un gran hotel de Charleston (Carolina del Sur): menos de 40 simpatizantes habían conseguido separarse de la espectacular variedad de aperitivos que se les ofrecía -cangrejo, queso pimentón, espinacas y alcachofas- y entrar en el salón de baile cuando se proclamó la victoria, pocos segundos después del cierre de las urnas. (Más tarde, la sala se llenó de simpatizantes, que se animaron sorprendentemente cuando las pantallas de televisión mostraron que el margen de derrota de Haley se había reducido a sólo 16 puntos). Al igual que su presupuesto para catering, el presupuesto para publicidad de Haley también era significativamente superior al de Trump. Haley y sus grupos políticos aliados gastaron 8,4 millones de dólares en publicidad en el estado; en comparación, Trump no gastó casi nada. La ex gobernadora se embarcó en una gira de dos semanas en autobús; el ex presidente voló para unos pocos mítines y se marchó rápidamente. Todo el gasto adicional de tiempo y dinero simplemente no importó.

La Sra. Haley y sus asesores están confundidos sobre cómo exactamente esta secuencia inicial de derrotas consecutivas significará finalmente la victoria. “Sabemos que es una batalla cuesta arriba. Sabemos que el camino es difícil. Sabemos que las matemáticas son difíciles”, afirma Betsy Ankney, directora de campaña de Haley. Pero Ankney argumenta que, dado que Trump es inelegible en las elecciones generales, Haley tiene la obligación de permanecer en la carrera todo el tiempo que pueda. De hecho, en las encuestas contra el presidente Joe Biden, Haley se sitúa, de media, varios puntos por delante de Trump. Algunas encuestas la sitúan incluso a la cabeza del hipotético voto popular nacional, con un margen de 16 puntos.

Estos márgenes son inauditos en la hiperpolarizada política actual; probablemente no reflejan tanto un posible resultado real en noviembre como el descontento generalizado con los dos ancianos candidatos que los principales partidos se disponen a designar. En su discurso, Haley suele citar estos sondeos como prueba de su viabilidad (aunque ignora escrupulosamente los sondeos de las primarias, que la sitúan 57 puntos por debajo de Trump). Pero para ganar las elecciones generales hay que ganar las primarias. Para ello hay que ganar varias elecciones estatales, pero Haley está luchando por ganar siquiera una.

Su negativa a renunciar enfurece claramente a Trump, que ha declarado que ella y quienes la apoyan son personas non gratae en maga-landia. “No siento ninguna necesidad de besar el anillo”, dijo en un discurso pronunciado el 20 de febrero y presentado a los periodistas como una importante actualización sobre el estado de la carrera (el tipo de lenguaje utilizado cuando un candidato está planeando abandonar). Las necesidades de Trump pueden ser más urgentes que la mera vanidad. Si es declarado presunto candidato, sus lugartenientes de campaña -incluida su nuera- podrían hacerse con el liderazgo del Partido Republicano. Esto podría permitirle utilizar el partido para financiar sus considerables facturas legales, ahora que el Sr. Trump se está quedando sin los fondos proporcionados por donantes que ha utilizado durante los últimos tres años.

Bendito sea su corazón

La tortuosa y aparentemente inevitable desaparición de la campaña presidencial de Haley refleja el destino del cada vez más amenazado ala reaganista del partido. Haley es una internacionalista que defiende enérgicamente la necesidad de que Estados Unidos siga prestando ayuda militar a Ucrania; los seguidores de Trump retienen los fondos mientras su líder reflexiona sobre la posibilidad de alentar los ataques rusos contra los aliados de la OTAN. Se preocupa por la deuda nacional, mientras que Biden y Trump evitan cuidadosamente el tema. Ella considera que Estados Unidos ya es grande y bueno, mientras que Trump lo ataca con veneno y se presenta como su único salvador. “Vuestra victoria será nuestra reivindicación definitiva, vuestra libertad será nuestra recompensa definitiva y el éxito sin precedentes de los Estados Unidos de América será mi venganza definitiva y absoluta”, dijo en un discurso apocalíptico pronunciado ante el cpac, un encuentro conservador, el mismo día de las primarias de Carolina del Sur. El trumpismo es a menudo una inversión del espíritu del famoso discurso inaugural de John F. Kennedy. “No preguntéis qué puede hacer vuestro país por vosotros”, pide Trump a sus conciudadanos: “Preguntad qué puede hacer vuestro país por mí”.

Si comprendemos lo que está en juego, la negativa de Haley a doblar la rodilla tendrá más sentido. En el Congreso también se está rompiendo su facción. En la Cámara de Representantes, republicanos sensatos que podrían haber ayudado a reconstituir un futuro post-Trump, como Mike Gallagher y Patrick McHenry, están optando por marcharse sin presentarse a la reelección. El liderazgo de la Cámara, completamente alineado con el Sr. Trump, es totalmente caótico e incapaz de completar las tareas básicas de gobierno. En el Senado, este relevo ha sido más lento debido a las menores tasas de desgaste, pero está ocurriendo igualmente. Mitch McConnell, el líder republicano del Senado, cree que Ucrania necesita ayuda estadounidense continua y que el Sr. Trump se deshonró a sí mismo el 6 de enero de 2021. Eso le sitúa en minoría de su propio partido. Su dominio sobre sus compañeros senadores, dada su edad y la posibilidad cada vez mayor del regreso del Sr. Trump, se está esfumando.

Muchos republicanos ambiciosos han optado por volverse complacientes con Trump a pesar de su conciencia. De hecho, la propia Haley fue culpable de ello: pasó de oponerse a él en 2016 a formar parte de su administración, a criticarle, antes de comprometerse a no desafiarle en las elecciones presidenciales -después a desafiarle mientras evitaba cuidadosamente cualquier crítica hacia él-, para finalmente emerger como una fuerte crítica del carácter y el historial del Sr. Trump. La valentía, aunque llegue tarde, es encomiable. Solo que, en este caso, puede que no sirva para nada.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.