Eliminar la línea de salto de longitud en atletismo: pros, contras, la opinión de los protagonistas y cómo afecta a los Juegos Olímpicos

La idea que están barajando es la eliminación de la línea de batida y su sustitución con una zona de salto, de la que no se conoce la amplitud con la que contará, aunque se presupone amplia

Compartir
Compartir articulo
Eusebio Cáceres compite en las rondas clasificatorias de salto de longitud masculino de atletismo durante los Juegos Olímpicos 2020, este sábado en el Estadio Olímpico de Tokio (Japón). EFE/ Alberto Estévez
Eusebio Cáceres compite en las rondas clasificatorias de salto de longitud masculino de atletismo durante los Juegos Olímpicos 2020, este sábado en el Estadio Olímpico de Tokio (Japón). EFE/ Alberto Estévez

Desde hace unas semanas el atletismo no ha dejado de copar titulares en los medios de comunicación. Los campeonatos que abren las puertas y otorgan los billetes a los Juegos Olímpicos de París 2024, que tendrán lugar este verano, no han dejado de sucederse desde que comenzara el año y los españoles parece que han tomado ventaja. Son muchos los que ya cuentan con su plaza olímpica. En el lado opuesto de la balanza, la sanción de dos años de Mo Katir por saltarse tres controles de dopaje y su exclusión de Team España también ha dado mucho que hablar. Sin embargo, lo que aparece en las páginas de los medios estos días es la posible eliminación de la línea de salto de longitud.

128 años han pasado desde que, en 1896, Ellery Clark ganara el oro con un salto de 6,35 metros durante los Juegos Olímpicos de Atenas. Desde entonces la línea blanca que marca el punto en el que el atleta debe saltar ha traído de cabeza a más de uno, dado que ha provocado millones de saltos nulos. Y es precisamente por esta cuestión por la que World Athletics ha puesto sobre la mesa la posibilidad de retirarla, aunque con ello se elimine una de las esencias de esta modalidad.

Te puede interesar: Adel Mechaal, el azote de Mo Katir a quien anularon una sanción casi idéntica y que se queda sin rivalidad con él

La idea que están barajando es la eliminación de la línea de batida y su sustitución con una zona de salto, de la que no se conoce la amplitud con la que contará, aunque se presupone amplia. De esta forma, el salto se medirá desde la huella hasta el punto de caída en la arena. Este cambio todavía no es una realidad, pero sí podría estar más cerca de lo que a muchos les gustaría, dado que comenzó a ponerse en práctica en torneos de perfil bajo. En este sentido, Joan Ridgeon, director ejecutivo de World Athletics, detalló que el objetivo es hacer que los eventos sean más populares, emocionantes y atractivos.

“Así que estamos probando una zona de despegue en lugar de una tabla de despegue. Mediremos desde donde despega el atleta hasta donde aterriza en el foso”, destacó Ridgeon. A lo que añadió: “Eso significa que cada salto cuenta. Se suma al peligro y al dramatismo de la competencia. Al mismo tiempo, estamos buscando formas de obtener resultados instantáneos para que no tengamos que esperar de 20 a 30 segundos antes de que aparezca el resultado. Lo tendremos al instante. Se trata de hacer que lo que ya tenemos sea aún más entretenido para el futuro”.

Te puede interesar: Quién es Rosa Mota, la exatleta olímpica que ha batido el récord del mundo en la media maratón de Barcelona en su categoría a los 65 años

Juegos Olímpicos de París

De esta forma, se pondrá en práctica durante un tiempo estimado oportuno por los expertos para comprobar su idoneidad o no. Por lo tanto, a falta de pocos meses para que se lleve a cabo los Juegos Olímpicos de París, esta modificación no se aplicaría a dicha competición mundial. En su defecto, se pretende instaurar para el Campeonato Mundial de Atletismo que se llevará a cabo en el año 2026 y, previsiblemente, para los próximos JJOO de Los Ángeles 2028.

Los pros y los contras de la nueva medida

Lo cierto es que uno de los objetivos por el que quieren instaurar este cambio es para reducir el tiempo de las competiciones, dado que los saltos nulos provocan que se alarguen considerablemente estos torneos. El Mundial de Budapest reveló que esta cuestión, dado que el 31% de los saltos resultaron nulos. Así, esta nueva medida hará que se obtengan resultados instantáneos, en lugar de estar esperando 20 o 30 segundos.

Por el contrario, esta modificación tirará por la borda una de las esencias de esta categoría de atletismo, la técnica. Los deportistas entrenan la zancada, la velocidad a la que deben desfilar por la calle antes de dar el salto, el último paso... Todo ello, se perdería con la llegada de esta nueva modificación.

El atleta Eusebio Cáceres durante la final de salto de longitud en un Campeonato de España de Atletismo (EFE / Víctor Lerena)
El atleta Eusebio Cáceres durante la final de salto de longitud en un Campeonato de España de Atletismo (EFE / Víctor Lerena)

Qué opinan los atletas

Los protagonistas no han dudado en pronunciarse sobre la nueva medida. Carl Lewis, uno de los mejores saltadores de longitud de la historia, triple campeón olímpico y dos veces oro mundial, ha dado su opinión al respecto a través de su cuenta en la red social X (antes conocida como Twitter): “El salto de longitud es la prueba más difícil del atletismo. Esto simplemente eliminaría la habilidad más difícil del evento. ¿Entonces por qué no agrandar la canasta para los tiros libres? Porque mucha gente los falla. ¿Qué opinas?”

En otro mensaje a través de esta misma red social, el exatleta dudaba sobre la utilidad de la medida: “En realidad, no cambiaría mucho las distancias. Simplemente verías más saltos malos medidos”. A lo que añadía en otro mensaje: “El problema no tiene nada que ver con los nulos. Ya no intentan saltar lejos. Nosotros saltábamos de otra manera. Por eso saltábamos más lejos. Así que el cambio de tabla perjudicará las distancias a largo plazo. La falta de disciplina y coherencia que existe en la pista sólo empeorará”.

Por su parte, Ivana Spanovic, campeona mundial de salto de longitud, ha criticado esta medida: “Creo que el foco en patrocinios y transmisiones televisivas no debería ir en detrimento de la integridad del deporte; y sería bueno hallar un equilibrio entre la promoción del deporte y la preservación de sus valores básicos”. A quien se ha sumado también su entrenador, Goran Obradovic, quien recordó que ya en el año 2015 ya se llevó a cabo un experimento y fracasó. El preparador de la campeona mundial también aseguró que la gran mayoría de los atletas están en contra de esta nueva medida.

El atleta español, originario de marruecos, era desconocido antes de la pandemia. Al salir del confinamiento, se pasó todo el año entrenando en el CAR de Sierra Nevada. Allí, además, aprovecha para desconectar y escribir poesía