Abascal adelanta al PP y visita a Israel para trasladar a Netanyahu “la vergüenza que la mayoría de españoles siente por las declaraciones de Pedro Sánchez”

Vox quiere diferenciarse del Gobierno, pero también del PP, que defiende la creación del Estado de Palestina o, en palabras de Alberto Núñez Feijóo, una respuesta al ataque terrorista “de acuerdo con el derecho internacional y humanitario”

Compartir
Compartir articulo
La delegación de Vox, encabezada por Santiago Abascal, visita uno de los lugares atacados por Hamás en Israel. (Vox)
La delegación de Vox, encabezada por Santiago Abascal, visita uno de los lugares atacados por Hamás en Israel. (Vox)

Santiago Abascal ha querido exhibir su oposición al Gobierno de España también en relación con Israel, visitando el país junto a compañeros de partido para conocer los efectos de los ataques de Hamás y trasladar su apoyo a Benjamin Netanyahu. Solo horas después de anunciar Vox una supuesta ruptura de relaciones con el PP, el partido de extrema derecha se ha propuesto adelantar en esta crisis a Alberto Núñez Feijóo, atrapado en su programa electoral, que defiende la creación del Estado de Palestina, y discurso, abogando por responder a los asesinatos y secuestros del 7 de octubre “de acuerdo con el derecho internacional y con el derecho humanitario”, tal como Pedro Sánchez expresó ante Netanyahu. Para el PP, el presidente cometió un error diplomático. Para Vox, su error es haberse puesto del lado de los terroristas.

De forma que el líder de la tercera fuerza en nuestro país se ha presentado en Jerusalén acompañado por Hermann Tertsch y el director de la Fundación Disenso, Jorge Martín Frías. Han logrado reunirse con el ministro israelí de los Asuntos de la Diáspora y Lucha contra el Antisemitismo, Amichai Chikli, y con el ministro de Agricultura, miembro del gabinete de Guerra de Israel y exjefe del Shin-Bet Avi Dichter. Ante ellos, Abascal ha manifestado -según Vox- “la vergüenza que la mayoría de españoles ha sentido ante las declaraciones de Pedro Sánchez y los aplausos que éste ha recibido del grupo terrorista Hamás”. Chikli -también según Vox- ha dicho estar “muy agradecido por la visita de solidaridad” y ha destacado que su país “no solo es cuna de Europa en cuanto a valores, sino también dique de contención frente al islam radical”.

La delegación, que ha reforzado su ya “estrecha relación” con el gobierno de Netanyahu y con Likud, el partido del primer ministro, ha tenido también ocasión de visitar la ciudad de Sderot y uno de los kibutz atacados el pasado 7 de octubre, en una masacre que dejó 1.200 muertos y 240 secuestrados, de los que aún permanecen retenidos más de un centenar.

Te puede interesar: De la sensación de “tropiezo” a confiar en la victoria “más que el primer día”: Sánchez relata cómo supo que volvería a gobernar

Rumbo a Argentina

Tras la visita de Sánchez a Israel, en la que el presidente antepuso que “Israel tiene derecho a defenderse” para después “reafirmar que España considera insoportable la muerte de civiles en Gaza y que Israel debe cumplir con el derecho internacional y humanitario”. Horas más tarde, Hamás agradecía a Sánchez su “postura clara y audaz”. Abascal dijo entonces: “Los autores de uno de los atentados terroristas más crueles, inhumanos y masivos de la historia de la humanidad agradecen a Sánchez su postura. Hamás se suma a ETA, que también da las gracias a Sánchez dándole sus votos -identificando voluntariamente a la banda criminal con EH Bildu-. Sánchez es una total vergüenza para España y para Europa”.

El presidente del Gobierno visita Jerusalén, antes de hacerlo a Palestina y Egipto, en su primer viaje oficial tras ser investido

Abascal no concluye con esto su ‘agenda internacional’, ya que tiene previsto viajar en los próximos días a Buenos Aires para asistir a la toma de posesión de Javier Milei como presidente de Argentina. Les une afinidad política y personal. Ya estuvo en Estrasburgo, en las instituciones europeas, para denunciar la “grave situación” de España por el “asalto constitucional” del Gobierno. Allí se vio con su también afín Giorgia Meloni.