¿Qué diferencia hay entre Alzheimer y demencia senil?

Aunque muchas veces se usan como sinónimos, son dos afecciones distintas

Compartir
Compartir articulo
Una pareja de jubilados (Shutterstock)
Una pareja de jubilados (Shutterstock)

Alzheimer y demencia senil son dos conceptos estrechamente relacionados, pero que no son lo mismo. El Alzheimer es la principal causa de la causa, una enfermedad cerebral en sí misma que se produce por los cambios patológicos que van alterando el funcionamiento de las neuronas. Con el paso de los años, los síntomas del Alzheimer empiezan a ser indicios del deterioro cognitivo. Suelen ser problemas de memoria que terminarán por desembocar en demencia.

Por su parte, la demencia es todo el conjunto de signos y síntomas que produce la alteración cerebral. Esto provoca la pérdida de capacidades cognitivas, así como la modificación del estado de ánimo y de la conducta, lo que impide que la persona pueda llevar a cabo independientemente sus actividades cotidianas. Una vez que esto ocurre, las personas con demencia pierden su autonomía y necesitarán el resto de sus vidas de la ayuda de un tercero.

Te puede interesar: Hallan un nuevo factor que puede aumentar el riesgo de sufrir Alzheimer en la vejez

El Alzheimer, responsable de numerosos cambios en el cerebro, constituye la causa principal de demencia. No obstante, existen otras condiciones que también pueden derivar en este trastorno cognitivo. Las enfermedades de los vasos sanguíneos cerebrales, que afectan a la circulación en el cerebro, son la segunda causa más común, provocando la demencia vascular. Además, las demencias pueden ser ocasionadas por otras patologías neurodegenerativas como la demencia asociada a los cuerpos de Lewy, alteraciones debido al consumo prolongado de alcohol y diversas enfermedades adicionales.

Un doctor atiende a una persona mayor
Un doctor atiende a una persona mayor

El Alzheimer en España

Se estima que el 10% de los individuos mayores de 65 años sufre algún tipo de demencia, siendo alrededor del 75% de estos casos atribuibles al Alzheimer. En España, según datos recientes de organizaciones como la Sociedad Española de Neurología, hay aproximadamente entre 800.000 y 1,2 millones de personas que padecen la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, este número podría ser mayor debido a los casos no diagnosticados.

Te puede interesar: El síndrome del atardecer o ‘sundowing’, la ansiedad que padecen las personas con demencia cuando cae el sol

La prevalencia de la enfermedad aumenta con la edad y se estima que podría duplicarse en las próximas décadas debido al envejecimiento de la población. Además, más allá de los afectados directamente por la enfermedad, el Alzheimer tiene un fuerte impacto en los familiares y cuidadores que se encargan de las personas enfermas.

Cómo prevenir el Alzheimer

Para la prevención del Alzheimer, se recomiendan realizar una serie de ejercicios, como mantener una dieta equilibrada, rica en verduras, frutas, cereales integrales, pescado y aceites saludables como el de oliva; realizar ejercicio físico regularmente, ya que mejora el flujo sanguíneo cerebral y la salud cardiovascular; evitar el tabaquismo y limitar el consumo de alcohol; fomentar la actividad mental mediante la lectura, juegos de estrategia, rompecabezas y aprendizaje continuo; establecer y mantener vínculos sociales activos para combatir la soledad y el aislamiento; buscar control y manejo del estrés a través de técnicas como meditación, ejercicio y terapias de relajación; y dormir lo suficiente.

Episodio: Alzheimer.

Se debe tener en cuenta que estas medidas pueden contribuir a la reducción del riesgo, pero no garantizan la prevención total del Alzheimer, ya que hay factores genéticos y otras variables aún no completamente entendidas que juegan un papel en su desarrollo. Por ello, es importante el seguimiento regular con profesionales de la salud.