El truco con el alquiler de la vivienda para pagar menos en la declaración de la renta del año que viene

El porcentaje de reducción aplicable al rendimiento neto positivo del capital inmobiliario será más bajo en 2024

Compartir
Compartir articulo
Una pareja recibe las llaves de su nuevo piso. (iStock)
Una pareja recibe las llaves de su nuevo piso. (iStock)

La declaración de la renta está cada vez más cerca. Las prisas y el agobio por tenerlo todo listo a tiempo son cada vez más habituales. La campaña del próximo año llegará, como viene siendo habitual, entre abril y junio, aunque Hacienda prepara una serie de cambios y bonificaciones que los ahorradores pueden valorar para optimizar sus cargas tributarias. Los contribuyentes que no presenten los documentos necesarios en los plazos establecidos podrán recibir sanciones de hasta tres veces el importe de la deuda. La cantidad todavía puede aumentar más si existe perjuicio económico y si la infracción es reiterada.

En este contexto, los ciudadanos prefieren adelantarse a los imprevistos y organizar sus finanzas antes de que acabe el año. Las familias españolas tienen que saber que pueden desarrollar una serie de actuaciones para presentar una declaración de la renta más favorable el año que viene. La nueva Ley de Vivienda, aprobada hace ocho meses en el Congreso de los Diputados, contempla una serie de incentivos fiscales en el IRPF para los propietarios de las viviendas en alquiler. Las deducciones empezarán a tener efectos reales en la declaración de la renta de 2024.

Te puede interesar: La declaración de la Renta con dos pagadores no será igual: este es el cambio de Hacienda en el límite exento

La normativa detalla que “se establece una mejora de la regulación del IRPF para estimular el alquiler de vivienda habitual a precios asequibles”. Los propietarios que opten por arrendar un inmueble en concepto de vivienda habitual para el inquilino podrán disfrutar de un cambio en el porcentaje de reducción aplicable al rendimiento neto positivo del capital inmobiliario. Las deducciones en la declaración de la renta no solo afectan al mercado de la vivienda, sino que también tocan otros ámbitos financieros, como las inversiones empresariales, los planes de pensiones, la eficiencia energética y las aportaciones para el desarrollo de la ayuda humanitaria.

Las herencias a los parientes "lejanos" pagan más impuesto de Sucesiones a Hacienda

El alquiler de viviendas en la declaración de la renta

La nueva Ley de Vivienda llega con cambios que afectan directamente a la declaración de la renta. El porcentaje de reducción aplicable al rendimiento neto positivo del capital inmobiliario pasará del 60% vigente al 50% programado para el próximo año, aunque puede ampliarse hasta el 90% si la relación contractual cumple alguna de estas condiciones: el inquilino tiene menos de 35 años, la vivienda ha sido reformada y la renta del nuevo contrato es, al menos, un 5% más baja de la que contemplaba el anterior. El objetivo de esta serie de cambios no es otro que estimular el alquiler de vivienda con fines residenciales entre la población joven, que es, por otra parte, la que más dificultades tiene para acceder al mercado inmobiliario.

Los expertos recomiendan firmar el contrato de arrendamiento antes de que finalice el año para poder seguir aplicando la reducción del 60% en la declaración de la renta. La normativa vigente también permite reducir el rendimiento neto correspondiente a este ejercicio del dinero invertido en reparaciones y tareas de conservación del inmueble alquilado, además de otros gastos como los de la comunidad, los seguros y el IBI, entre otros. Si los propietarios no han recibido ingresos por no tener la vivienda alquilada, los gastos anuales de la comunidad, los seguros y el IBI no serán deducibles en la declaración de la renta.