La dieta mediterránea podría perder protección si suprime una copa de vino al día

El profesor Miguel Ángel Martínez-González señala que los beneficios del consumo moderado de vino están relacionados con la edad

Compartir
Compartir articulo
Una copa de vino con una tapa de tortilla.
Una copa de vino con una tapa de tortilla.

La dieta mediterránea podría perder entre un 12% y un 24% de su protección si se eliminara el consumo moderado de vino, entendido como una copa al día en mujeres y hasta dos en varones, siempre acompañando las comidas. Esta es la indicación que hace Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra y director del grupo Ciber de Obesidad y Nutrición del Instituto de Salud Carlos III.

¿Deberíamos eliminar el vino de la dieta mediterránea?”. La pregunta estaba sobre la mesa y este experto trató de responderla durante su intervención en la 18ª Lección Magistral de Nutrición Stare-Hegsted en la Universidad de Harvard. La ponencia, según informa la Universidad de Navarra, contó con la presencia de destacados académicos y profesionales en el campo de la nutrición, como Walter Willett, director de la Escuela de Salud Pública de Harvard durante 25 años y uno de los autores más citados en la materia.

Te puede interesar: ¿Por qué España no toma vino? El mayor viñedo del mundo bebe menos que Francia, Italia y Portugal

Durante su exposición, Martínez-González compartió varias investigaciones y hallazgos relacionados con los beneficios cardiovasculares asociados a la dieta mediterránea, basados en estudios que él mismo ha liderado desde la Universidad de Navarra, como el proyecto SUN y el ensayo Predimed. El profesor estimó que la dieta mediterránea podría perder entre un 12% y un 24% de su protección si se eliminara el consumo moderado de vino.

Este hallazgo se basa en una investigación realizada en varios países, incluyendo Estados Unidos y Grecia. Sin embargo, el profesor Martínez-González subrayó que los principales beneficios están relacionados con la edad y son aplicables principalmente a las personas mayores. “El mensaje de que la abstinencia total de alcohol es la opción más saludable debería dirigirse de manera generalizada a las personas menores de 35 años. Incluso el beneficio del vino en personas de más de 40 años está en duda debido a ciertos resultados de estudios de modelización y de epidemiología genética”, apuntó.

Un ensayo con más de 10.000 bebedores

Para obtener respuestas más definitivas sobre este tema, anunció el desarrollo del mayor ensayo clínico sobre alcohol que se haya realizado, denominado Unati (University of Navarra Alumni Trialists Initiative). “Este ensayo incluirá a más de 10.000 bebedores y ha sido financiado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC). Más de 400 médicos, la mayoría de ellos antiguos alumnos de la Universidad de Navarra, participarán como ensayistas”. Se espera que los resultados de este estudio estén disponibles en un plazo de cinco años.

Texto elaborado por EFE