Vox difunde 12 medidas para frenar los avances feministas: derogar el ‘solo sí es sí’ y hablar de violencia doméstica

Santiago Abascal quiere volver a la batalla cultural para diferenciar su discurso de cara a las elecciones del 23J

Compartir
Compartir articulo
El líder de VOX, Santiago Abascal durante la rueda de prensa ofrecida tras la reunión del Comité de Acción (EFE/ Fernando Villar)
El líder de VOX, Santiago Abascal durante la rueda de prensa ofrecida tras la reunión del Comité de Acción (EFE/ Fernando Villar)

El pacto de coalición entre el PP y Vox de la semana pasada en la Comunidad Valenciana ha sido clave para dirigir el discurso de la ultraderecha de esta semana. El pacto ya estaba marcado por la polémica antes de que se fraguara: el candidato de Vox fue condenado por violencia machista, lo que era una línea roja para el PP. Vox lo apartó para poder consumar el primer gobierno autonómico de coalición entre ambos tras el 28M.

El acuerdo de gobierno siguió ensalzando la batalla cultural de Vox contra el feminismo al incluir un punto en el que ambos partidos se referían a la violencia intrafamiliar sin mencionar en ninguna otra parte la violencia machista o de género. La lucha dialéctica acabó con un tirón de orejas por parte de Génova a su candidato en la Comunidad Valenciana: “La violencia machista existe”, aseveró Feijóo, lo que posteriormente repitió Carlos Mazón, a pesar de que el pacto ya estaba firmado con esos términos.

Te puede interesar: Feijóo desvela las 10 primeras medidas que tomará si es presidente

Vox recurrió a un discurso tránsfobo para explicar las palabras en las que su número 2 valenciano, José María Llanos, negaba la violencia machista. Vox no cree que las personas “tengan género” sino “sexo”, alegó el partido, y en este sentido añadió que las “víctimas son víctimas y los delincuentes son delincuentes, sean hombres, mujeres, dependientes, ancianos o niños”.

Este lunes, Santiago Abascal ha vuelto al ataque en una entrevista en Telecinco negando la violencia contra las mujeres. Además, Vox ha difundido un decálogo de 12 medidas “para combatir la violencia contra la mujer y sus causas” sin necesidad de “chiringuitos, de vaciar las arcas y de soltar violadores”. En el texto utiliza el término “violencia doméstica”, negando una vez más la violencia hacia la mujer, y cargando especialmente contra la ley del solo sí es sí. “Exigiremos responsabilidades a los partidos y las personas que han colaborado en la puesta en libertad de esos agresores de mujeres”, recoge el punto 4, y a continuación pide la derogación de la ley para sustituirla por otra que aumenta las penas a “todos los violadores”.

Te puede interesar: Sánchez llama “trumpista” al PP, niega gobernar con Bildu y se pone “un notable”

También pone el foco en las menores tuteladas para cargar contra la izquierda: “En las comunidades gobernadas por la izquierda han sido prostituidas contra la inacción, y a veces incluso la complicidad, de la administración”. Vox también incorpora varias medidas contra las personas trans, entre ellas una dirigida únicamente a los hombres: “Ningún hombre, independientemente del género con el que se autoperciba, podrá entrar en espacios de intimidad reservados a mujeres (vestuarios, baños, etcétera).

Feijóo intenta esquivar la batalla cultural de Vox

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha mandado una advertencia este lunes en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum. “Para la izquierda y los que se dicen de derechas: Ni vamos a hacer leyes como la del sí es sí, ni vamos a negar ni dejar de luchar contra una lacra que ha dejado más de medio centenar de mujeres asesinadas”, ha recalcado.

El líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, a su llegada a un desayuno informativo de la tribuna Fórum Europa (Eduardo Parra / Europa Press)
El líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, a su llegada a un desayuno informativo de la tribuna Fórum Europa (Eduardo Parra / Europa Press)

En este punto, ha asegurado que el ideario del PP está claro, “creo en el centro reformista”, ha dicho Feijóo, que ha vuelto a reclamar una mayoría que le permita gobernar en solitario tras las elecciones del 23J porque los ciudadanos “están hartos de bandos y de que se intente polarizar”.

Feijóo quiere dejar atrás las políticas de “trincheras” y de “bloqueos” para avanzar en una de “puentes”. También ha rechazado la “coalición dispuesta a perpetuarse” frente a “una mayoría social dispuesta a coger las riendas del país”, en alusión a su partido.

Seguir leyendo: