Luis Caputo se reúne con Gita Gopinath para avanzar en la negociación del futuro programa con el FMI

El ministro de Economía, acompañado por el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, analizará con la vicedirectora del Fondo una posible hoja de ruta hacia un próximo plan de Argentina con el organismo multilateral de crédito

Compartir
Compartir articulo
Luis Caputo y Gita Gopinath, número dos del FMI, durante una reunión que mantuvieron en el Ministerio de Economía
Luis Caputo y Gita Gopinath, número dos del FMI, durante una reunión que mantuvieron en el Ministerio de Economía

(Desde Washington, DC) Luis Caputo se reunirá hoy con Gita Gopinath sabiendo que se han cumplido las metas fijadas para este trimestre en el programa de Facilidades Extendidas (EFF) y asumiendo que el Board del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobará el desembolso de casi mil millones de dólares asignados a la denominada octava revisión.

En este contexto macroeconómico, el titular del Palacio de Hacienda llegará al despacho de la vicedirectora del Fondo para describir las futuras etapas del plan de ajuste y diseñar una hoja de ruta que debería desembocar en un nuevo programa entre la Argentina y el organismo multilateral de crédito.

Junto a Caputo se alinearán Nicolás Posse, jefe de Gabinete, y Pablo Quirno, secretario de Finanzas. Gopinath estará acompañada por Rodrigo Valdés y Luis Cubeddu, director y subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo. El cónclave será hoy a la mañana y no está previsto que participe Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI.

Javier Milei y Caputo apostaban a lograr que el FMI aportará 10.000 millones de dólares para fortalecer las reservas del Banco Central y desde esa plataforma institucional levantar el cepo y unificar los distintos tipos de cambio. Pero Milei y su ministro de Economía no lograron convencer a la administración Biden -el Consejo de Seguridad Nacional y la Secretaría del Tesoro- y Georgieva se alineó con la decisión política del socio más importante del Fondo.

Javier MIlei y Kristalina Georgieva durante la reunión oficial que mantuvieron en Davos
Javier MIlei y Kristalina Georgieva durante la reunión oficial que mantuvieron en Davos

Ante la ausencia de un desembolso extraordinario, Caputo define una estrategia con el FMI que implica un nuevo programa desde 2025. El acuerdo Stand-By cerrado por Mauricio Macri se transformó en un acuerdo de Facilidades Extendidas, que vence el 31 de diciembre de 2024. Un día más tarde, el gobierno de MIlei deberá empezar a pagar los intereses de la deuda heredada de Macri y tendrá desembolsos sistemáticos para cancelar la deuda de capital.

La Casa Rosada pretende, al menos, que el futuro programa establezca que los intereses de 2025 también se puedan netear con nuevos desembolsos del Fondo. El Banco Central todavía tiene escasas reservas, y no hay manera que pueda honrar en 2025 la deuda contraída con los bonistas privados, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM), el swap chino y la CAF, si el Board del FMI no avala un programa que permita respirar al Palacio de Hacienda.

El Fondo Monetario Internacional tiene un estamento burocrático -staff, Gopinath y Georgieva, en términos generales-, y un board de directores que controla Estados Unidos y el resto de los países del G7. A su vez, la silla de Estados Unidos está bajo el control de la Secretaria del Tesoro, que encabeza Yanet Yellen.

Yanet Yellen, un icono del poder en DC y principal asesora económica de Biden, descansa una parte de su responsabilidad institucional en Jay Shambaugh, subsecretario para Asuntos Internacionales del Tesoro. Shambaugh es un técnico respetado por demócratas y republicanos, que en su cuenta de X tiene una foto con Obama en el Salón Oval.

Luis Caputo en una reunión con Gita Gopinath
Luis Caputo en una reunión con Gita Gopinath

Tras su cónclave con la subdirectora Gopinath, Caputo, Posse y Quirno se moverán diez minutos hasta el despacho de Shambaugh, que está en la calle 20. El subsecretario de Asuntos Internacionales es halcón, y no se corre una sola palabra del pensamiento pragmático que aplica Yellen para hacer política desde el Tesoro.

Si el gobierno pretende un nuevo programa del Fondo que refleje sus necesidad económicas y financieras, Caputo, Posse y Quirno tienen que convencerlo a Shambaugh como paso previo a una negociación que incluirá a la Casa Blanca y al propio directorio del FMI.

Desde esta perspectiva, Posse y Caputo visitarán hoy el Ala Oeste de la Casa Blanca para tomar un café con Daniel Erikson, que reemplazó a Juan González como asesor de Seguridad de Joseph Biden para América Latina. Si Shambaugh es importante para influir en el Tesoro, Erikson lo es cuando se trata de fijar agenda en el Consejo de Seguridad Nacional.

Posse y Caputo asumen que será una larga marcha hasta definir el nuevo programa con el FMI. Y esa marcha comenzaría hoy, cuando Gopinath abra las puertas de sus despacho en el corazón político de Washington.