Efecto motosierra: los subsidios en transporte, energía y agua caen 80% en febrero

Así precisó un estudio de un Observatorio de la UBA y el Conicet. Las transferencias con destino a AYSA, Cammesa, el Fondo Fiduciario para el consumo de GLP, al Plan Gas.Ar, Aerolíneas Argentinas y Ferrocarriles Argentinos S.E. no registraron pagos en el bimestre, según los datos de Presupuesto Abierto

Compartir
Compartir articulo
El transporte explicó el 66% de las transferencias en el primer bimestre del año.
El transporte explicó el 66% de las transferencias en el primer bimestre del año.

Los principales subsidios económicos a los sectores de agua, energía y transporte tuvieron en febrero una reducción nominal acumulada del 25,3% a.a. respecto de igual periodo del año anterior y por lo tanto una reducción real del 79,8% a.a. en el período. Hasta los primeros veinte días de febrero se acumula una ejecución del 5,8% respecto del crédito vigente para los rubros seleccionados, dice el último reporte del Observatorio de Tarifas y Subsidios del Instituto Interdisciplinario de Economía Política de la UBA y el Conicet.

infobae

En lo que respecta al primer bimestre completo, los principales subsidios económicos administrados por el Gobierno nacional presentaron devengamientos nulos. Las transferencias con destino a AYSA, Cammesa, el Fondo Fiduciario para el consumo de GLP, para el Plan Gas.Ar, Aerolíneas Argentinas y Ferrocarriles Argentinos S.E. no registraron pagos en el bimestre, según los datos de Presupuesto Abierto.

En tanto, las transferencias devengadas de Energía Argentina S.A. (Enarsa) acumuladas en el primer bimestre se redujeron 5,6% a.a. nominal (-76,3% a.a. real).

Por otra parte, el sector Transporte, que explicó el 66% de las transferencias en el primer bimestre del año, creció 61,6% a.a. nominales (-54,9% a.a. en términos reales). Dentro del mismo, la partida más relevante fue la del Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte (FFSIT), que tiene como finalidad el financiamiento de la cobertura de los subsidios al transporte automotor de pasajeros y creció 115,5% a.a. en términos nominales (-41% real). En este sentido, exceptuando a Aerolíneas Argentinas, los subsidios al transporte (ferrocarriles y automotor) crecieron 62% a.a. nominal y se redujeron 55% a.a. en términos reales.

Por otra parte, a moneda de febrero de 2024, los subsidios devengados acumulan $0,26 billones en 2024 y $9,8 billones en los últimos doce meses corridos, lo que implica una caída real del 22% respecto a igual periodo anterior (acumulados entre marzo de 2022 y febrero de 2023) y una baja del 39% respecto del pico observado en junio de 2022.

infobae

Al analizar los datos de doce meses acumulados es relevante el hecho de que los subsidios destinados a Cammesa en el mes de julio de 2022 fueron $0, lo que, a diferencia de lo que pasa en los meses de enero, es una situación poco probable, dado el contexto: la estacionalidad propia del pico de consumo de invierno y las transferencias realizadas en el mes anterior y posterior. Asimismo, al cierre del informe (21/02/24) Cammesa, principal destino de los subsidios energéticos, presentaba aún devengamiento nulo.

Subsidios en relación al gasto y al déficit

En enero de 2024 los subsidios económicos ocuparon el 3,4% del gasto primario, esto es 2 p.p. superior a igual indicador observado en enero de 2023. A su vez, representaron el 3,9% del superávit primario, mientras que en enero de 2023 habían representado 4,9% del superávit primario.

En tanto, en el primer mes de este año los subsidios energéticos tuvieron devengamiento nulo, mientras que los subsidios al transporte recibieron transferencias un 144% más elevadas, según relevan los datos de la OPC. Esto indica que la representación en el gasto y en el déficit primario puede modificarse sensiblemente en los próximos meses.

Qué pasa con las tarifas

El 5 de febrero la Secretaría de Energía de la Nación publicó la Reprogramación Trimestral de Verano (Resolución 7/2024) que fija los precios mayorista de la energía eléctrica en todo el territorio nacional para el periodo comprendido entre el 1° de febrero y el 30 de abril de 2024.

La novedad de la norma es que se unificó el esquema de precios en solo tres segmentos: residenciales nivel 2, residenciales nivel 3 con consumo menor a 400 kwh/mes o 650 kwh/mes según provincia y el resto de la demanda que comprende residencial nivel 1, comercios pequeños, industrias pequeñas, alumbrado público y entidades públicas, entre otros usuarios.

Tanto los usuarios residenciales nivel 2 como los residenciales nivel 3 continúan pagando el mismo precio mayorista de la energía, que estará congelado hasta el 30 de abril. El resto de la demanda pagará el costo pleno de la energía eléctrica a partir de febrero.

La Reprogramación Estacional de Verano refleja, además, el intento de adecuarse al incremento del 95% del costo de generación, que pasó de $24.711 a $48.349 por el efecto del salto del tipo de cambio en diciembre de 2023 .