El mercado trabaja con un dólar oficial de entre $650 y $800 y las consultoras temen otro salto de la inflación por la salida de plazos fijos

Los depósitos están en un mínimo de la serie histórica. Cayeron más de un billón de pesos desde que ganó Milei. Esa salida hace más complejo el proceso devaluatorio

Compartir
Compartir articulo
La salida de los plazos fijos puede ir hacia dólares y hacia el "colchón", complicando el proceso de devaluación
La salida de los plazos fijos puede ir hacia dólares y hacia el "colchón", complicando el proceso de devaluación

El dólar cripto a $1.060 (+1,72%) es un dato de suba moderada del dólar. El tema es la devaluación que tiene varios obstáculos para llevarla al nivel deseado.

Hay una fuerte salida de los inversores de depósitos a plazo fijo que irán a dólar y es la gran preocupación y el centro del debate. Esos depósitos están en el mínimo de la serie histórica. Medidos en dólares, según la consultora Equilibra, suman USD 30.000 millones. Resaltan que el Gobierno quiere “solucionar el problema de los pasivos remunerados del Banco Central antes de pasar a la unificación cambiaria”.

Al analizar las alternativas para frenar la salida de depósitos que además de presionar al dólar haría subir el valor de las propiedades, la consultora indica que la primera es “una licuación masiva de pasivos remunerados vía devaluación o aceleración inflacionaria. Pera esta solución desactivaría la demanda de pesos aumentando el riesgo hiperinflacionario”.

Para el Gobierno los pasivos remunerados son un riesgo inminente y Equilibra piensa que no es así y que no necesitan de un plan de shock

Para la consultora la salida más deseable es “recomponer la demanda de pesos lentamente a partir de un Plan de Estabilización. Esta salida necesitará de cierta licuación inicial de stocks y de mantener buena parte de los controles cambiarios durante varios meses”.

La diferencia es que para el Gobierno los pasivos remunerados son un riesgo inminente y Equilibra piensa que no es así y que no necesitan de un plan de shock.

De leliqs a bonos del Tesoro

Equilibra cree que las Leliqs y los pases serán reemplazados por bonos del Tesoro tras una fuerte licuación de los pasivos. Por su parte, EconViews indica que “a lo largo de 2023 el Banco Central habrá emitido $16,87 billones para pagar los intereses de los pasivos remunerados de los cuales casi 3 billones corresponden solo a diciembre. A pesar de que prevemos una nueva suba en la tasa de interés nominal, creemos que en términos reales la tasa seguirá siendo negativa al menos hasta abril del año que viene. Esto significa que la aceleración de la inflación puede ayudar a licuar el costo de deuda”.

Santiago Bausili, el nuevo titular del Central, y Miguel Pesce, que se va
Santiago Bausili, el nuevo titular del Central, y Miguel Pesce, que se va

La consultora advierte que los bancos rechazaron depósitos y que por eso cayeron los plazos fijos. “Desde que Milei ganó las elecciones el stock de depósitos en pesos cayó $1,10 billones”. EconViews agrega que “en el último tiempo los bancos pasaron gran parte de su activo de Leliqs a Pases, lo cual acorta significativamente los tiempos en los que esa montaña de pesos puede moverse. El otro riesgo son los pesos que van quedando sueltos por la salida de depósitos. Los dos destinos más simples pueden ser el dólar o bienes. En cualquiera de los dos casos tendrán impacto sobre la inflación”.

Equilibra trabaja con la base de un tipo de cambio de $692 para este mes, pero a ese precio es difícil que el agro liquide sus exportaciones. Lo cierto es que el alivio del mercado, que estuvo de acuerdo con el discurso del presidente Javier Milei, está también en lo que no dijo: no habló de dolarización ni de cerrar el Banco Central.

El precio del dólar que suponen los analistas es un abanico que va desde $650 a $800. En unas horas se sabrá como funcionará el sistema cambiario. En lo que estarían de acuerdo es que no habrá unificación ni se saldrá del cepo en este mes. Pero nada es definitivo. Hay quienes piensan que Caputo puede sorprender con anuncios de shock, porque la idea del Gobierno es hacer los ajustes sin miramientos, absorber la impopularidad en 2024, mejorar la economía en 2025 para poder llegar con chances a las elecciones intermedias y sumar legisladores. Tal vez quienes piensan así, conocen de lo que hablan.

Algunos precios de cierre de los mercados indican que hubo gente que sabe algo que los demás no saben y apostaron a una fuerte devaluación y compraron acciones de empresas de servicios públicos.