Consumo, industria y construcción: las últimas fotos de la economía que deja el gobierno de Alberto Fernández

Esta semana se dará a conocer el indicador fabril y de la construcción de Indec con datos de octubre. La actividad general muestra una tendencia de caída antes del cambio de gobierno

Compartir
Compartir articulo
Fotografía de archivo en la se registró a un grupo de trabajadores de construcción, durante la edificación de una vivienda, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni
Fotografía de archivo en la se registró a un grupo de trabajadores de construcción, durante la edificación de una vivienda, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni

El Gobierno de Alberto Fernández se despide del poder con una última foto económica que mostrará una pendiente en desaceleración o de caída directa en algunos de los sectores decisivos para la marcha de la actividad. Esta semana el Indec dará a conocer los últimos datos, de industria y construcción, que se den a conocer durante el mandato del Frente de Todos antes del cambio de gobierno. La información definitiva del estado de la economía, a diciembre, se conocerá en las primeras semanas del 2024.

Por lo pronto, algunos informes privados dan cuenta de la última tendencia que tomó la actividad económica en medio de la crisis, marcada por la aceleración inflacionaria y la falta de dólares para la importación de bienes e insumos. También, para el caso industrial, de una marcada deuda comercial por pagos atrasados con proveedores en el exterior.

Un informe reciente de Orlando J. Ferreres aseguró que, en octubre, la actividad económica tuvo una caída de 0,8% en comparación con el mismo mes del año anterior y de 1,2% en relación con septiembre. “Entre los sectores más contractivos se destaca la menor actividad que muestran la industria y la construcción. Por su parte, el sector que mostró el mayor avance anual en octubre fue el agropecuario, producto de la baja base de comparación con la que a partir de este mes comenzará a contrastarse”, mencionó OJF.

Un informe reciente de Orlando J. Ferreres aseguró que, en octubre, la actividad económica tuvo una caída de 0,8% en comparación con el mismo mes del año anterior y de 1,2% en relación con septiembre

“En segundo lugar se destaca el avance de Minas y Canteras, gracias a la producción petrolera que registró Vaca Muerta en octubre. En cuanto a las perspectivas que plantea el cambio de gobierno, sin dudas el ajuste redundará, al menos en los primeros meses, en un impacto negativo en la actividad. En un escenario optimista, en la medida en que el plan de gobierno del nuevo ejecutivo sea efectivo podríamos comenzar a ver un rebote en el agregado, aunque la situación será distinta en cada sector, con los orientados al mercado externo en una mejor posición”, concluyó.

Fuente: Orlando J. Ferreres
Fuente: Orlando J. Ferreres

Sobre los dos sectores que nombró Ferreres también hizo su estimación propia la consultora LCG. Precisamente, esos dos rubros, tendrán datos oficiales a octubre publicados este jueves por parte del Indec. “Los indicadores líderes de la industria muestran dinámicas contrapuestas: por un lado la importación de bienes intermedios mostró una recuperación (4,7% mensual), en tanto que la producción de la industria siderúrgica y la industria automotriz presentaron una caída de 2% mensual cada una. Esperamos que el IPI marque una leve caída cercana al 0,2% mensual, consistente con una contracción del 1,8% anual”, explicaron.

“Para el caso de la construcción, los despachos de cemento reflejaron un crecimiento del 1% mensual en octubre, después de una caída de 7% mensual el mes pasado. Dada la correlación que usualmente existe con el ISAC (el informe del Indec), esperamos que la construcción marque una leve recuperación en torno al 0,2%-0,3% mensual en el mes, lo que mantendría a la actividad en los mismos niveles que hace un año atrás”, planteó LCG.

Otro análisis privado también recolectó, como conclusión, que en octubre los números fueron negativos para el entramado industrial. Para la Fundación FIEL, la actividad fabril cayó 2,5% sin estacionalidad, mientras que al tomar en consideración los primeros diez meses del año, la caída 0,7 por ciento. En el criterio en que sí hubo una mejora fue desde el punto de vista interanual: 0,9 por ciento, aunque hay una explicación puntual.

“Una parte de la mejora en la producción industrial en el mes de octubre viene dada por el avance del bloque de los químicos y plásticos, afectados en 2022 por paradas técnicas en una amplia gama de actividades al interior de la rama”, explicó FIEL. “Los indicadores que permiten anticipar la reversión de la caída de la producción señalan la prolongación de la retracción de la actividad industrial”, concluyó.

Fuente: Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC)
Fuente: Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC)

Para el caso del consumo, el Indicador de Consumo (IC) de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) mostró un retroceso de 1,5% en la comparación interanual, lo que implicaría una contracción de 4,3% frente al mes de septiembre. En ese sentido, aseguró la cámara mercantil que octubre sería así el cuarto mes consecutivo con variación mensual negativa y el primero con variación interanual negativa del año.

Algunos informes privados dan cuenta de la última tendencia que tomó la actividad económica en medio de la crisis, marcada por la aceleración inflacionaria y la falta de dólares para la importación de bienes e insumos

“A pesar de una leve desaceleración inflacionaria y las medidas de incentivo al consumo, entre las cuales se destaca el ‘Compre sin IVA’, el índice de consumo se contrajo. Se destacan las magnitudes y los signos positivos en las interanuales de transporte y vivienda, mostrando unos avances de 11,8% y 4,7%, respectivamente”, mencionaron.

Con un mes de rezago menos, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) registró en noviembre un retroceso de 2,9% interanual, con lo que sumaron once meses consecutivos con números negativos. De esta forma, el acumulado enero-noviembre cerró con una retracción de 2,4% respecto a igual período de 2022.

”El clima electoral le puso extrema prudencia al consumo, pero lo que más incidió en el declive del mes fueron las fuertes subas de precios que generaron una pérdida clara en el poder adquisitivo del ingreso familiar, especialmente en la demanda de alimentos y bebidas”, señaló CAME en un comunicado.

”Los sobresaltos cambiarios no ayudaron a la dinámica de las ventas del comercio minorista, especialmente a la compra de bienes de mayor valor, porque el dólar captó dinero que podría haberse volcado a ese consumo”, completó la entidad pyme.