Quién es Luis Caputo, el elegido por Javier Milei para el Ministerio de Economía, y qué piensa sobre la dolarización

Ex funcionario con cargos claves en la economía durante la gestión de Mauricio Macri, íntimo del ex presidente y con un largo recorrido en los mercados financieros

Compartir
Compartir articulo
El ex presidente del Banco Central y ex ministro de Finanzas, Luis Caputo
El ex presidente del Banco Central y ex ministro de Finanzas, Luis Caputo

No era el candidato principal, pero terminó quedándose con uno de los puestos clave de lo que será la gestión económica de Javier Milei: el ministerio de Economía. Se trata de Luis “Toto” Caputo, un nombre ya conocido tras su desempeño durante la gestión de Cambiemos entre 2015 y 2019.

Es un ex funcionarios de Mauricio Macri y el acuerdo del ex presidente con el recién electo habría aceitado la definición. No son pocos los analistas que creen que con la llegada de Caputo a Economía se cancela, o al menos se postergará por un tiempo, la idea de dolarizar la economía.

Caputo, fue ministro de Finanzas y titular del Banco Central durante la gestión de Cambiemos, había sido elogiado la semana pasada por el presidente electo en una entrevista televisiva, en donde aseguró que el ex funcionario “está en condiciones” de asumir el manejo del Palacio de Hacienda porque “tiene la experiencia necesaria”.

Caputo es un hombre de Wall Street y se desempeñó en el JPMorgan, en Nueva York. Tras su paso por la función pública no se libró de ser denunciado judicialmente por su desempeño. En 2018, el diputado ultra K Rodolfo Tailhade lo señaló, junto a otros funcionarios, por presunta “administración fraudulenta” y “defraudación”. Tiempo después, la causa terminó desestimada. Caputo, en tanto, mantiene otra demanda abierta por su participación en la negociación con el FMI.

Toto, “el Messi de las finanzas”

Luis Caputo será el nuevo ministro de Economía
Luis Caputo será el nuevo ministro de Economía

Cuentan en los pasillos del BCRA que Caputo hacía bromas en sus reuniones con funcionarios de FMI diciendo que lo habían apodado “el Messi de las finanzas”. Algunos de sus ex subordinados en la autoridad monetaria juran que se trataba de un apodo que se había puesto a sí mismo.

Como Macri, “Toto” estudió en el Colegio Cardenal Newman y se recibió de economista en la UBA. Es primo hermano de Nicolás Caputo, empresario de la construcción y uno de los mejores amigos del ex presidente.

Entre entre 1994 y 1998, fue jefe de Trading para América Latina del JP Morgan y luego pasó al Deutsche Bank. También fue director de una distribuidora eléctrica y de su propia administradora de fondos de inversión.

En 2015 asumió como secretario de Finanzas y dos años después fue designado ministro del área. En medio de la crisis financiera de 2018, llegó al BCRA para reemplazar a Federico Sturzenegger. En la autoridad monetaria duró poco más de tres meses, para luego ser reemplazado por Guido Sandleris.

Durante su gestión estuvo a cargo de la negociación con los llamados “fondos buitres”, donde la Argentina accedió a pagar USD 9.352 millones a los principales acreedores. La emisión completa fue por USD 16.000 millones, la primera de la gestión Cambiemos. Otro hito fue el recordado bono en dólares a 100 años, con un cupón de intereses de 7,125%, festejado por el Gobierno macrista y criticado por el kirchnerismo.

Mauricio Macri junto a Nicolás Dujovne y Luis Caputo
Mauricio Macri junto a Nicolás Dujovne y Luis Caputo

Su salida del BCRA estuvo marcada por un enfrentamiento con los funcionarios del FMI encabezados por el entonces jefe del Departamento Occidental del organismo, Alejandro Werner. El foco del problema era la magnitud de la intervención en el mercado de cambios de la autoridad monetaria durante las corridas cambiarias de aquel momento. A priori, el Fondo no quería que el Gobierno use los recursos que le prestaba para controlar al dólar y el equipo económico sostenía que debía acotar la volatilidad del dólar oficial en un contexto de desconfianza.

En agosto del año pasado, en un mensaje dirigido a Werner, Caputo afirmó en redes sociales que no había participado en la negociación del acuerdo stand by de 2018 y que estaba en contra del mismo. “La reacción del mercado fue la que les anticipé: la opuesta a la que vos y tus colegas del FMI esperaban”.

En el corto plazo, el nuevo ministro de Economía deberá enfrentar desde el 10 de diciembre, además de vencimientos por cerca de USD 1.800 millones, una renegociación con el organismo por el desembolso de USD 3.300 millones debido a que el acuerdo vigente se encuentra “caído”. Además hay un pago a bonistas previsto para enero, en el marco de un BCRA con reservas netas negativas en USD10.000 millones.

Esta mañana, apenas regresó de los EEUU, Milei confirmó que Caputo será su ministro, casi al pasar.

“Estamos avanzando fuertemente. La reunión con el Tesoro y con el Fondo fueron protagonizadas por el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y por Luis Caputo. Tengo la devolución de lo que fue la reunión con el Tesoro, que fue excelente los resultados. Ellos comprenden a la perfección la problemática de la Argentina, están muy compenetrados con lo que tiene que ver las Leliqs. En ese sentido, el ministro de Economía, Luis Caputo, pudo discutir en profundidad esos temas. Hubo una excelente recepción y entienden a la perfección el desafío de lo que estamos enfrentando. Eso fue muy bueno”, afirmó el presidente electo en una entrevista con Radio Mitre.

¿Qué piensa Luis Caputo sobre la dolarización?

En un informe de su consultora Anker de la semana pasada, Caputo fue taxativo respecto a qué piensa sobre la dolarización: “Creemos que habrá una hoja de ruta ordenada y no disruptiva para la dinámica del mercado, y descartamos un escenario de dolarización a cualquier precio”.

“La primera reacción de bonos y acciones locales en el exterior (al resultado electoral) fue altamente positiva, lo que confirma el alto grado de pesimismo que reinaba en el mercado y la esperanza de un cambio duradero. Luego del movimiento inicial, la dinámica de las cotizaciones dependerá de la interacción entre el manejo de la transición, las señales que ofrezca el presidente electo sobre su programa económico y las chances de éxito que le vaya asignando el mercado”, afirmaron los expertos de Anker.

De inmediato, señalaron que el reciente salto del dólar exportador a $630, “complica significativamente la herencia al acelerar la inflación de diciembre, adelantar liquidación del período 2024 y agudizar el desequilibrio cambiario”.