La OCDE prevé alta inflación con contracción económica para la Argentina y recomienda una “consolidación fiscal sustancial”

El informe global de perspectivas de noviembre se publicó este miércoles. Sugiere a la Argentina medidas drásticas para torcer el rumbo

Compartir
Compartir articulo
La OCDE dio a conocer sus previsiones económicas actualizadas a noviembre (DPA)
La OCDE dio a conocer sus previsiones económicas actualizadas a noviembre (DPA)

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó este miércoles el informe “OCDE Economic Outlook” de noviembre de 2023, que presenta un análisis detallado de la economía global y de argentina en particular, proyectando un escenario de contracción económica y desafíos significativos en el horizonte. El informe no solo ofrece una visión crítica de la situación actual, sino que también sugiere medidas clave para la recuperación y estabilidad económica del país, como una importante “consolidación fiscal”, la reducción de la emisión monetaria y una esperable eliminación de controles de cambio.

“El PIB se proyecta que se contraiga en un 1,8% en 2023 y en un 1.3% en 2024, antes de aumentar en un 1,9% en 2025”, señala el apartado dedicado a la Argentina.

El informe de la OCDE pinta un panorama sombrío para la economía argentina en los próximos años. Se espera que el Producto Interno Bruto (PIB) del país se contraiga un 1,8% en 2023 y un 1,3% en 2024, antes de experimentar un repunte modesto de 1,9% en 2025. Esta proyección se ve afectada por una serie de factores adversos, incluyendo “controles de capital estrictos, inflación creciente y alta incertidumbre política”, que limitarán el consumo y la inversión en el corto plazo.

La Argentina es la única economía del G20 con expectativas de contracción de la actividad en 2024
La Argentina es la única economía del G20 con expectativas de contracción de la actividad en 2024

“Los controles de capital estrictos, la inflación creciente y la alta incertidumbre política restringirán aún más el consumo y la inversión a corto plazo”, remarca.

La inflación, un problema crónico en la economía argentina, ha alcanzado niveles alarmantes. “La inflación ha superado el 100% y continuará aumentando a corto plazo debido a las expectativas de una devaluación de la moneda”, indica el informe. Este aumento desenfrenado de precios está teniendo un impacto directo en el poder adquisitivo de los argentinos y en la confianza del consumidor.

Según las previsiones de la OCDE, la inflación promedio progresará del 124% este año al 157,1% en 2024, antes de reducirse al 62,4% al año siguiente, según el informe.

“El PIB se proyecta que se contraiga en un 1,8% en 2023 y en un 1.3% en 2024, antes de aumentar en un 1,9% en 2025″

A pesar de una tasa de desempleo relativamente baja del 6.2% en el segundo trimestre de 2023, el mercado laboral no está exento de problemas. La informalidad laboral ha aumentado, acercándose al 40% de la fuerza laboral. Este fenómeno, combinado con una inflación galopante, pone en riesgo la estabilidad económica y social del país.

La OCDE enfatiza la necesidad de una “consolidación fiscal sustancial” para abordar los “graves desequilibrios macroeconómicos” de Argentina. Un paquete de estímulo fiscal recientemente aprobado -reducción del Impuesto a las Ganancias, devolución de IVA y créditos blandos- podría empeorar la situación fiscal y dificultar el cumplimiento de los objetivos a corto plazo. El informe sugiere que estabilizar la situación macroeconómica y aumentar la participación laboral femenina para hacer crecer la productividad también son pasos fundamentales para lograr un crecimiento a mediano plazo más alto y revertir el aumento de la pobreza.

“Será necesaria una consolidación fiscal sustancial para resolver los graves desequilibrios macroeconómicos”, señala el análisis.

“Será necesaria una consolidación fiscal sustancial para resolver los graves desequilibrios macroeconómicos”

Mirando hacia el futuro, la OCDE proyecta un camino de recuperación gradual para la economía argentina. Sin embargo, este camino está plagado de riesgos, tanto a corto como a medio plazo. La escasez de reservas internacionales, las restricciones monetarias ajustadas y los grandes volúmenes de pasivos remunerados del Banco Central, en un contexto de tasas de interés elevadas, podrían llevar a una devaluación adicional de la moneda, una inflación en espiral y preocupaciones sobre la solvencia.

Un aspecto positivo en el informe es el aumento reciente en la producción de petróleo y gas en el yacimiento de Vaca Muerta, que podría convertir a Argentina en un exportador neto de energía a corto plazo. Los sectores de materias primas atraerán inversión extranjera directa, aunque los flujos de capital siguen limitados por controles de capital estrictos, múltiples tipos de cambio y la incertidumbre política.

”La economía argentina se enfrenta a desafíos extremos en este momento”, aseguró en rueda de prensa la economista jefe de la OCDE, Clare Lombardelli, en referencia a la inflación y a los “elevados” índices de pobreza.

Preguntada sobre los planes de Milei para la economía, entre ellos la dolarización, Lombardelli aseguró que la “prioridad” del nuevo gobierno debe ser “reducir la inflación y aumentar la estabilidad macroeconómica”.

”Esperamos que se centren en la estabilidad macroeconómica, en la consolidación fiscal para reequilibrar la economía y que piensen en la eficacia del gasto social y en otras reformas que puedan hacer para aumentar el crecimiento”, agregó.

El informe señala que “aumentar la protección social mediante un gasto social más eficaz podría contribuir a reducir la pobreza y las desigualdades”.