Inversiones: qué espera el mercado en el corto plazo con la definición del nuevo mapa político

El triunfo de Javier Milei cambió el horizonte para las acciones, los bonos y el dólar. La primera semana posterior a los comicios exhibió una clara tendencia alcista en los precios

Compartir
Compartir articulo
Los títulos argentinos acentuaron la recuperación tras el balotaje, y bajó el índice de riesgo país (Reuters)
Los títulos argentinos acentuaron la recuperación tras el balotaje, y bajó el índice de riesgo país (Reuters)

Los analistas financieros empezaron a reconfigurar sus proyecciones luego de la contundente victoria del ultraliberal Javier Milei en el balotaje presidencial que se desarrolló el domingo 19, cuando doblegó en la carrera al actual ministro de Economía Sergio Massa.

La economía convive con una inflación proyectada al 180% para 2023, fuerte presión devaluatoria, alto déficit fiscal, caída en las reservas netas del Banco Central y un creciente índice de pobreza. Todos esos son severos condicionantes para capitalizar una mejora sustancial en la cotización de acciones y bonos de la Argentina. Sin embargo, los agentes operan en función a las expectativas, por encima de los fundamentos presentes, y en este aspecto se abrió una ventana para un cierto optimismo.

Fuente: Rava Bursátil-precios en dólares.
Fuente: Rava Bursátil-precios en dólares.

En la última semana se produjeron una serie de hitos que sirven como referencia para entender cómo se están posicionando los agentes del mercado. El S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires registró el martes 21 -primera rueda operativa tras los comicios- un alza de 22,8% en pesos y de 20% en dólares “contado con liqui”, la más grande para un solo día desde el establecimiento de la convertibilidad y la creación del peso argentino hace 33 años. Asimismo, la acción de YPF ganó 40% en un solo día, un alza inédita.

Las acciones alcanzaron su precio en dólares más alto desde las PASO de 2019 y los bonos del canje ascendieron un 20% desde la victoria de Milei

En cifras, el índice S&P Merval cerró el viernes en récord nominal de 917.599 puntos, mientras que medido en dólares -según la paridad del “contado con liquidación”- alcanzó los 991,8 puntos, con lo que cerró el “gap” histórico con la rueda del 9 de agosto de 2019, cuando alcanzaba los 980,3 puntos. Hay que recordar que el lunes 12 de agosto de aquel año las acciones y los bonos argentinos padecieron una caída con escasos precedentes -de 50% y 30% en dólares, respectivamente- de la que recién ahora se están recuperando, con la mirada puesta en diversos trascendidos acerca de nombres de funcionarios del próximo gobierno y eventuales medidas económicas bajo estudio.

Bonos, mejor que acciones

“Me gustan mucho los bonos hard dollar. Por ejemplo los GD (Globales con ley extranjera) tienen paridades de 30 a 33 por ciento, quiere decir que el Estado debe USD 100 y le pagás USD 30 por una deuda que vale 100 y encima paga intereses en el camino. Estás comprando baratísimo, estos son precios que se negociaban en un default. Esto permite una quita de capital igual a la que hubo en la última renegociación con Martín Guzmán y aún así quedan rendimientos atractivos, porque venimos de una Argentina con una deuda enorme y cuatro años deteriorándose, con déficit cada vez más altos”, ponderó el asesor financiero José Ignacio Bano.

“Las primeras palabras de Milei fueron por una rápida convergencia a un equilibrio fiscal si no superávit. Si esto es así, estos bonos se hacen mucho más atractivos, porque la situación de Argentina como deudor cambia totalmente. Esos bonos que hoy tiene una paridad de 30 y pico - porque el riesgo país está en 2.000 puntos- con un riesgo país malísimo pero razonable de 1.000 puntos básicos tienen para duplicar su precio tranquilamente. Milei todavía no tomó control del gobierno, pero si ese es el espíritu, para quien crea que a Milei le va a ir bien, tiene que buscar estos bonos porque duplicás los dólares”, apuntó Bano a Infobae.

“Acerca de las acciones argentinas soy un poco más cauto. El índice Merval medido en dólares está en torno a 850 puntos, cuando Argentina normalmente tuvo de los años ‘90 hasta acá pisos de USD 300 y techos de USD 1.000. Una vez perforó el techo, justamente en el gobierno de Mauricio Macri, que llegó a 1.800 puntos (en 2018), pero a partir de ahí cayó a 300 puntos todo junto (en 2020). Entonces, a estos valores las acciones argentinas me gustan un poco menos, sería más selectivo, hay que ser cuidados con este punto de entrada”, añadió José Ignacio Bano.

El analista financiero Salvador Di Stefano aportó que “las declaraciones de Javier Milei fueron precisas, trabajará para llevar adelante un Estado pequeño, respetando la propiedad privada y el libre comercio. Va a honrar la deuda soberana, una gran noticia para los bonos hard dólar, esto implica probables subas para los AL30 y toda la familia de bonos soberanos”.

“En declaraciones radiales Milei habló de que debería trabajar para desarmar las Leliq (Letras de Liquidez del BCRA), y hasta tanto no resuelva este problema la hiperinflación lo seguirá persiguiendo. Va a vender todos los activos del Estado que puedan estar en el sector privado, privatizando empresas públicas, e YPF -no ahora, más adelante cuando tenga un mayor valor-. Esto fue música para los oídos del mercado”, contó Di Stefano.

Javier Timerman, Managing Partner de Adcap Grupo Financiero: “Las acciones y los bonos van a subir porque el mercado va a celebrar a un candidato pro-mercado sobre el kirchnerismo, así que va a haber entusiasmo en el mercado en ese sentido. Esa va a ser la primera reacción, de optimismo. Sin embargo, el mercado será cauto en cuanto a tomar posiciones porque todos los inversores coinciden en que el escenario es muy difícil para la Argentina, más allá de esperar el equipo económico que se ha nombrado y el carácter de los discursos de Javier Milei en torno a posibles acuerdos de gobernabilidad, etcétera”.

¿Qué va a pasar con el dólar?

Walter Morales, presidente y estratega de Wise Capital, subrayó que “Milei dijo que no hay lugar para el gradualismo y esto hace pensar que estamos a la vuelta de la esquina de una fuerte devaluación y posiblemente sin desdoblamiento cambiario. No descartamos un dólar en torno a $1.000, e incluso más alto si la transición es desordenada, ya que eso va a disparar al tipo de cambio”.

“El presidente electo deberá ir disipando las diferentes fuentes de incertidumbre que afectan a los argentinos. Deberá calzarse el uniforme de líder desde el momento cero”, afirmó Pablo Besmedrisnik, director y economista de Invenómica.

“La inestabilidad de hoy y los cambios bruscos que se avecinan en las diferentes variables macro son un hecho. Por eso es importante describir con crudeza la situación, pero al mismo tiempo indicar los primeros indicios de un plan de acción que terminará conformando el necesario plan de estabilización”, argumentó el economista.

Es importante describir con crudeza la situación, pero al mismo tiempo indicar los primeros indicios de un plan de acción que terminará conformando el necesario plan de estabilización (Besmedrisnik)

“Me parece que va ha ver alguna corrección, pero hay que esperar que diga Milei como Presidente, ya que muchos segmentos el mercado se fue acomodando a un Massa victorioso”, resumió Salvador Vitelli, jefe de Research de Romano Group. Es de esperar “un dólar un poco más lanzado y futuros un poco más calientes”, afirmó.

“Va a ser importante el discurso de Milei y las señales que de, si es un Milei ‘incendiario’ como las PASO (primarias de agosto) o ‘domesticado’ de las generales (de octubre). Esto último podría ser bien interpretado por el mercado”, estimó Roberto Geretto, analista de Fundcorp.