Dólar: a pocos días del balotaje, el Gobierno interviene poco y autoriza escasas importaciones para mantener la calma

En lo que va de noviembre el Banco Central redujo el ritmo de compra de divisas y acumuló 63 millones de dólares, aunque utiliza menos activos para mantener a raya el “contado con liqui” y el MEP

Compartir
Compartir articulo
Con la mayoría de las operaciones cambiarias frenada, el punto crítico es el nivel de las reservas. (AP Foto/Natacha Pisarenko)
Con la mayoría de las operaciones cambiarias frenada, el punto crítico es el nivel de las reservas. (AP Foto/Natacha Pisarenko)

Tras la rueda cambiaria de este miércoles, quedan siete jornadas hábiles para el balotaje y el Gobierno aguarda, con el limitado arsenal de herramientas con el que cuenta, para afrontar eventuales tensiones cambiarias en la recta final antes del 19 de noviembre. En esa trinchera hay algún poder de fuego reforzado por la liquidación de exportaciones, las muy escasas autorizaciones para importar y el ingreso del tramo nuevo del swap de monedas con China, pero la debilidad de las reservas del Banco Central sigue siendo un factor de peso en el mercado.

En el Ministerio de Economía nadie se anima a descartar, aún, que pueda existir un escenario de volatilidad sobre el final de la campaña, como sucedió antes de las elecciones primarias de agosto y de las generales de octubre. El resultado de la instancia electoral que ganó Sergio Massa hace casi 20 días abrió un impasse en la plaza cambiaria y desde ese momento los dólares paralelos (contado con liquidación, Bolsa y blue) fueron a la baja. El mercado de futuros también descomprimió.

En los despachos oficiales juran que el nivel de intervención del BCRA en los dólares paralelos es mucho menor que antes del 22 de octubre. Los números que recopiló Portfolio Personal Inversiones (PPI) lo ratifican. Como ejemplo: a mediados de octubre el Central llegó a perder unos 326 millones de dólares por la intervención en el contado con liquidación y el MEP más las ventas en el oficial. En lo que va de noviembre hasta acá las divisas y bonos utilizadas para abastecer a ese mercado no superó los 33 millones de dólares, según esa misma sociedad de bolsa.

En el Ministerio de Economía nadie se anima a descartar, aún, que pueda existir un escenario de volatilidad sobre el final de la campaña, como sucedió antes de las elecciones primarias de agosto y de las generales de octubre

El Gobierno además se apoya en una liquidación de divisas, bajo el esquema de dólar diferencial -por el que el 75% de las exportaciones se realizan en el Mercado Único Libre de Cambios (MULC) a $350 y el 25% al “contado con liqui”- que reforzaron las alicaídas reservas. De acuerdo a información del mercado, los exportadores de cereales y oleaginosas ingresaron, el martes, unos USD 110 millones, lo que implicaría el ingreso más alto desde el 29 de septiembre, indicó el operador de cambios Gustavo Quintana.

La debilidad de las reservas, de todas formas, se vislumbra en dos elementos: que se ralentizó el ritmo de compras de divisas por parte del BCRA en los últimos días y el nivel de reservas internacionales netas. Respecto al primer punto abundó PPI, que explicó que parte de la explicación está relacionada a la habilitación de dólares a precio oficial para importaciones.

“El BCRA estaría irrigando dólares a las importaciones muy en el margen, ya que el componente residual, que es la diferencia entre las compras netas en el MULC y la liquidación del agro, pasó de negativo a positivo. Esto indica que ya no estamos en presencia de ‘otra’ oferta neta (no agro), sino más bien de una demanda”, indicaron.

“Yendo a los números, el componente residual trepó de -USD 95 millones (’otra’ oferta) el 31/10 a +USD 69 millones el viernes (’otra’ demanda). Lo relevante es que, si bien el ritmo de intervención en los dólares financieros disminuyó considerablemente desde las generales, la intervención neta entre MULC y MEP/CCL volvió a tornarse negativa dada la magra cosecha del Central”, mencionó PPI.

De acuerdo a información del mercado, los exportadores de cereales y oleaginosas ingresaron, el martes, unos USD 110 millones, lo que implicaría el ingreso más alto desde el 29 de septiembre

Y respecto a las reservas netas, la consultora Aurum Valores estimó que el colchón de divisas alcanzó los USD 9.000 millones en negativo, una cifra que para PPI se estira hasta USD 10.800 millones. Las reservas tuvieron en los últimos días un impacto del pago de capital e intereses al Fondo Monetario, lo que llevó a las arcas internacionales brutas por debajo de los USD 21.000 millones.

Este miércoles la calma cambiaria continuó en el mercado financiero. El dólar contado con liquidación bajaba, cerca de las 15, cerca de los $856, mientras que el dólar MEP perforaba los $850. El dólar blue, en tanto, continuaba por debajo de los $900. La pregunta que sobrevuela en el mercado, en ese marco, es si se trata de un nuevo “piso” de esas cotizaciones o tienen aún terreno bajista para explorar.

“Con un saldo comprador que ha venido reduciendo sustancialmente en las últimas ruedas, crecen las preocupaciones respecto a la dinámica de las reservas netas, a la espera de la estrategia a partir del 21 de noviembre que seguramente estará sujeta al resultado del ballotage. Aún así, se extiende la calma entre los dólares financieros, que incluso se acercan a los $850, un nivel que anteriormente había actuado como piso ya que el abaratamiento despierta un mayor apetito a la espera de la prevista creciente búsqueda de cobertura ante la cercanía de la segunda vuelta y con una elevada nominalidad de fondo”, mencionó esta tarde Gustavo Ber.

Por su parte, Ecolatina consideró que “hacia adelante, los factores político-electorales (como declaraciones de los candidatos, realineamientos políticos o las orientaciones que pueden mostrar algunas encuestas) continuarán siendo los principales móviles de las tendencias financieras y cambiarias en las próximas semanas: el mercado siempre buscará anticiparse al resultado del ballotage”.

Este miércoles la calma cambiaria continuó en el mercado financiero. El dólar contado con liquidación bajaba, cerca de las 15, cerca de los $856, mientras que el dólar MEP perforaba los $850. El dólar blue, en tanto, continuaba por debajo de los $900

En ese sentido, Ecolatina mencionó que “los contratos a futuro del dólar se mantuvieron relativamente estables, aunque siguen reflejando una fuerte devaluación a inicios del nuevo mandato. En números, la devaluación acumulada que se desprende de los tipos de cambio implícitos entre noviembre de 2023 y enero de 2024 alcanza casi el 100%, con un dólar oficial esperado para fines de diciembre 2023 en la zona de $670″, puntualizó.

Por su parte, Adcap Grupo Financiero aseguró que “los resultados de las elecciones generales y una victoria más probable de Massa en la segunda vuelta redujeron significativamente el riesgo de una dolarización inminente. En consecuencia, el dólar paralelo retrocedió a niveles inferiores a los $900 y la expectativa es que se mantenga estable en dichos niveles”, mencionaron en un informe reciente.