Débil avance del blanqueo para la construcción a pesar de cierto repunte de la actividad inmobiliaria

Está por vencer el segundo plazo con el impuesto especial del 10% y se sinceraron más de 50.000 millones de pesos en viviendas que están en ejecución. Predomina la compra de unidades que tienen entre 2 y 3 ambientes

Compartir
Compartir articulo
Aunque el blanqueo para la construcción no logra seducir hay expectativas favorables. Actualmente en Buenos Aires hay más de 40.000 viviendas en obras
Aunque el blanqueo para la construcción no logra seducir hay expectativas favorables. Actualmente en Buenos Aires hay más de 40.000 viviendas en obras

El régimen de blanqueo para la construcción no logró hasta ahora captar el interés esperado de aquellos que poseen dinero no declarado, a 5 meses y medio que el Congreso nacional habilitó la prórroga de este instrumento que permite comprar viviendas desde el pozo en emprendimientos con un avance de obra inferior al 50% desde marzo de 2021, según señalaron a Infobae empresarios del sector inmobiliario.

A esta altura se estima que ingresaron más de $50.000 millones, según la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), cifra que dista mucho de las expectativas que había sobre esta herramienta al momento de su lanzamiento. En ese entonces se esperaba alcanzar una cifra de USD 3.000 millones, algo que hoy está muy lejos de concretarse.

Según Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), “el problema es que una vez aprobado el blanqueo para la construcción abrieron el juego para que la gente con ahorros no declarados también los pueda movilizar en la compra de viviendas usadas y ahora el Gobierno nacional impulsa un nuevo blanqueo más amplio, que depende del intercambio de información fiscal con Estados Unidos. Este último aún está en el Congreso pero hay gente esperándolo. Un menú tan diverso supongo que le quita potencia a cada alternativa vinculada con las viviendas en obras”.

Hubo movimiento al principio, cuando sólo estaba el de la construcción. “El blanqueo que permite la compra del usado, a su vez, es un poco restrictivo. Incluso las unidades a estrenar quedaron excluidas y eso a nosotros, los desarrolladores, nos perjudica”, amplió Tabakman.

Aunque el blanqueo avanzó en forma limitada, el nivel de venta de inmuebles mejoró bastante en 2022. En CABA se hicieron 33.753 escrituras, el mejor registro desde 2018. Otro síntoma positivo es que viene bien el inicio de obras de nuevos proyectos: actualmente hay más de 40.000 viviendas en ejecución en la ciudad.

Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, comentó: “El blanqueo no logra seducir a los que disponen de ahorros sin sincerar porque la situación del mercado inmobiliario con caída de valores hace que los eventuales inversores que disponen de fondos a regularizar no se animen a destinar fondos al segmento. También conspira la falta de crédito hipotecario, que restringe el acceso al potencial comprador que habitaría la vivienda”.

“Creemos que falta confianza y como los precios de viviendas han venido cayendo, muchos posibles compradores no se arriesgan a sincerar su dinero en el mercado inmobiliario” (Weiss)

Para los especialistas el balance es negativo. Y el 17 de febrero vence la segunda etapa con la alícuota del impuesto especial del 10% y desde allí hasta el 16 de agosto próximo regirá la alícuota del 20%, por la cual la deducción será mayor para comprar viviendas en obras.

“Es una medida que quedó fuera de tiempo desde su presentación y desde su intención que, por supuesto, es mejor que la ley anterior de blanqueo porque fomenta la actividad constructiva. De todas formas se trabajó con una buena intención inicial en un contexto macroeconómico que no lo favorece para nada, donde las variables inflacionarias desajustan claramente la posibilidad de tomar algunos de los beneficios de la ley”, detalló a Infobae Leonardo Rodríguez Nader, CEO de CMNV y directivo de la Asociación Empresarios de la Vivienda (AEV).

Qué viviendas tuvieron más éxito

Hasta el momento quienes decidieron apostar por el sector, en su mayoría optaron por la compra de viviendas no tan amplias, de 2 y 3 ambientes en CABA y distintas ciudades del interior. “Han predominado las operaciones por montos relativamente pequeños, de hasta USD 150.000 pero en buenas ubicaciones”, aclaró Weiss.

En general, este tipo de operaciones se concreta por ahorristas que disponen de montos medianos que no lo tenían declarado y que por determinada situación de conveniencia necesitan hacerlo.

Rodríguez Nader explicó que “son operaciones que tienen un tinte especulativo, por lo hablado con colegas, que prácticamente no mueven la aguja dentro de lo que es el sector inmobiliario”.

Qué puede ocurrir

Desde el sector creen que aunque hay una reacción y destacan que el año electoral habitualmente juegan en contra de los negocios. Tabakman puntualizó que mucha gente “en épocas de elecciones tiende a postergar decisiones. Pero a futuro somos optimistas. Aunque el blanqueo se vaya terminando, creemos que estamos ante un rebote positivo producto del cambio de ciclo, que ya se ve”.

Sobre el funcionamiento, se informó que el monto declarado se asigna a una vivienda de la obra inscripta en el régimen de la normativa. “Y se desembolsa según el convenio entre comprador y desarrollador, pero la obra y el desembolso deben completarse antes del 31 de diciembre de 2024″, destacó Weiss.

La construcción avanza en todo el país, de hecho hay gente que sinceró fondos a obras de viviendas que actualmente se edifican en la Costa Atlántica
La construcción avanza en todo el país, de hecho hay gente que sinceró fondos a obras de viviendas que actualmente se edifican en la Costa Atlántica

Hay tiempo para que se revierta la situación y los ahorristas saben que la ventana permanecerá abierta por lo menos hasta fin de año. Los desacoples inflacionarios, la macro economía y las fluctuaciones del tipo de cambio, entre otros aspectos, también atentan en contra para que la gente defina la compra de viviendas en marcha.

“Necesariamente y estimando que las variables de la economía argentina van a seguir durante un largo tiempo en la situación en la que están hoy, habrá que pensar en otras medidas que acompañen un proceso de fomento a lo que es la inversión productiva en obra, sobre todo lo que es vivienda porque la ley prevé también inversión en obra privada en cualquier otro rubro. Pero, específicamente para lo que es vivienda, habría que pensar en otro tipo de beneficios que le lleguen directamente al comprador para complementar los beneficios que se aprobaron en la ley de inversión productiva a la obra privada y blanqueo de capitales”, concluyó Rodríguez Nader.

Seguir leyendo: