Fabián Kon, CEO del Banco Galicia: “La Argentina es un país que no tiene moneda”

El empresario señaló que el único gran acuerdo que el país tiene por desarrollar es no gastar de más de lo que recauda. La competencia con las fintech en la pandemia. El equilibrio de la banca tradicional entre su red de sucursales y los canales de atención digital

" Al tener una moneda que se devalúa permanentemente es muy difícil para un banco y para alguien que quiere tomar un crédito estructurarlo a 5 o 10 años. Nuestra moneda está muy castigada por la inflación", dijo Kon (Maximiliano Luna)
" Al tener una moneda que se devalúa permanentemente es muy difícil para un banco y para alguien que quiere tomar un crédito estructurarlo a 5 o 10 años. Nuestra moneda está muy castigada por la inflación", dijo Kon (Maximiliano Luna)

La dura competencia con las fintech, la transformación digital que está atravesando el sistema financiero en todas sus formas, la crónica falta de una moneda sólida en la Argentina y la decisión de transformar a la empresa que dirige en una compañía “carbono neutral”. Todos esos tópicos fueron abordados ante Infobae por Fabián Kon, CEO de Banco Galicia, quien consideró que en términos macroeconómicos la principal deuda que “la política” tiene con la sociedad es “una administración sana” y que hay un solo gran acuerdo nacional por alcanzar: no gastar más de lo que se recauda.

— La pandemia trajo una mayor utilización de los canales digitales. ¿Eso benefició solamente a las fintech o también a bancos tradicionales?

— El mundo financiero va hacia lo digital y la pandemia lo aceleró. La adopción de las apps y los mecanismos digitales fue mucho más rápida de lo esperado, básicamente por un tema de necesidad. Es un beneficio porque la gente se acostumbró a hacer todo desde su casa, sin necesidad de ir al banco. Hay dos excepciones a esa regla, una positiva y otra negativa. La positiva es que se necesite ir al banco por una transacción de alta complejidad, que requiera una reunión. La negativa es el que va al banco porque quiere dinero en efectivo.

— ¿Quién lo aprovechó mejor?

— Yo te diría que los dos crecimos en la adopción de los canales digitales. Lo que está pasando en el mundo es que las fintech y los bancos están cambiando el paisaje. Hay fintech que son básicamente para que paguen los individuos, otras que son para préstamos, para hipotecas o especializadas en algo. Pero si operás con Galicia, operás con un banco totalmente digital. Los límites ya no están tan claros. Creo que al final todos los bancos tradicionales van a ser 100% digitales y los bancos que nacieron con origen puramente digital van a tener que dar soluciones también reales, sobre todo por el volumen de efectivo que circula en la economía argentina. Ese es un problema serio.

“En la Argentina hay más de una cuenta por habitante, tarjetas de crédito y débito, todo el mundo tiene celular, entonces, ¿por qué hay tanto efectivo? La explicación es la presión tributaria. Muchos comercios quieren cobrar en efectivo” (Fabián Kon)

— ¿Por qué?

— La gente usa mucho efectivo. Tiene que haber una política pública de eliminación de efectivo, con el Estado, los bancos y todos los actores. En la Argentina hay más de una cuenta por habitante, tarjetas de crédito y débito, todo el mundo tiene celular, entonces, ¿por qué hay tanto efectivo? La explicación es la presión tributaria. Muchos comercios quieren cobrar en efectivo. El Estado debería incentivar que toda la plata pase por las cuentas, porque así puede trazarse. Pero les pone el impuesto a los débitos y créditos, que es el desincentivo más fuerte a que las transacciones sean bancarizadas. Se pone el impuesto para recaudar pero genera lo contrario, porque la operación no es trazable. Ahí tenés un ejemplo de que la Argentina necesita una política pública de eliminación del efectivo.

— Aún con esta carga tributaria, en los últimos años las fintech sumó a una enorme red de comercios a los pagos digitales. ¿Por qué el sistema bancario tradicional no pudo ocupar ese lugar?

— Los bancos están haciendo lo mismo. Por eso crearon Modo, la billetera de todos los bancos para hacer pagos con código QR. Las fintech se anticiparon a esto y tomaron el liderazgo, pero los bancos van en el mismo camino. Pero el comerciante todavía tiene un incentivo muy grande de recibir efectivo.

— ¿Dónde está hoy la prioridad para Galicia? ¿en reforzar los canales de atención digital o la red de sucursales?

— Hacemos todo el tiempo encuestas a los clientes. Y siempre aparecen dos cosas: la gente quiere transaccionalidad digital pero para hacer consultas quiere un vínculo cercano, en su ciudad o su barrio, no quiere hablar con un call center en el que lo atienda alguien que no sabe ni donde está. Entonces, hoy en día esa es la definición: medios digitales para hacer transacciones y todo lo que es asesoramiento es personalizado y con una cara, no con un call center.

Según el CEO de Banco Galicia, en los medios de pago digitales "las fintech se anticiparon y tomaron el liderazgo, pero los bancos van en el mismo camino" (Maximiliano Luna)
Según el CEO de Banco Galicia, en los medios de pago digitales "las fintech se anticiparon y tomaron el liderazgo, pero los bancos van en el mismo camino" (Maximiliano Luna)

— ¿Planean invertir en sucursales y cajeros?

— Tenemos más de 300 sucursales, estamos bien así. En cajeros sí hay planes de inversión porque no alcanzan. En la Argentina el billete más grande es de 1.000 pesos, que el oficial son 10 dólares, al mercado no oficial son 5 dólares, entonces por qué no hay billetes de 100 dólares en Argentina, que debiera ser de $20.000 o $10.000. Los cajeros automáticos en Argentina tienen un uso excesivo comparado con el mundo.

— ¿Qué evaluación hace del negocio bancario en la actualidad?

— El sistema financiero es muy chico en la Argentina. Muy chico. Medido en créditos contra PBI, no llega al 10%. En Chile es más de 90%. En Brasil es 60% y en los países desarrollados es más del 100%. ¿Por qué llegamos a un sistema financiero chico? Yo creo que es por la ausencia de moneda. La Argentina es un país que no tiene moneda. Al tener una moneda que se devalúa permanentemente es muy difícil para un banco y para alguien que quiere tomar un crédito estructurarlo a 5 o 10 años. Nuestra moneda está muy castigada por la inflación. Si me preguntás que visión o consejo le podría dar a la política es que la Argentina necesita equilibrio fiscal. Por décadas, fuimos un adicto a gastar más de lo que consumimos y lo financiamos con emisión y con inflación. La Argentina necesita una política pública y un acuerdo nacional de equilibrio fiscal. Es lo que me parece que la política le debe a la gente, una sana administración. ¿Vos qué le pedís al administrador de tu edificio?

“¿Por qué hay tanto efectivo? La explicación es la presión tributaria. El Estado debería incentivar que toda la plata pase por las cuentas, porque así puede controlarse. Pero les pone el impuesto a los débitos y créditos, que es el desincentivo más fuerte a que las transacciones sean bancarizadas” (Fabián Kon)

— Que no gaste más de lo que ingresa.

— Obvio. Recaudaste 100, gastá 100. ¿Qué le pedís al administrador de tu club, de una empresa, de una fundación, de una repartición? No gastemos más de lo que tenemos. Alguien te diría que se gasta de más porque mucha gente necesita los planes sociales. Es cierto, pero cada vez hay más pobres. Entonces uno puede llegar a la paradoja de decir ¿el gasto público genera pobres? Al final del día es así, porque en realidad ahí hay una trampa en la frase: el exceso de gasto público genera pobreza porque genera ausencia de moneda, inestabilidad, inflación y eso genera falta de inversión, de oportunidades laborales y empleo de mala calidad. Se habla mucho de un acuerdo nacional, nadie dice para qué. Bueno, en el centro de ese acuerdo debe estar el equilibrio fiscal, nacional, provincial y municipal. La Argentina fracasó en la administración de las cosas del Estado. Tenemos que administrar diferente.

Largo plazo, reputación y ganancias

— En medio de estas dificultades, ¿por qué encararon el proyecto de ser una empresa “carbono neutral”?

— El calentamiento global es la gran discusión que hay en el mundo. ¿Qué cosas puede hacer un banco en ese terreno? Una es reducir a cero la huella de carbono y dejar de generar gases de efecto invernadero en nuestra operación, que es lo que hicimos en una primera etapa. Un banco es más sencillo que otras empresas, pero igual tiene que reducir sus consumos energéticos. El edificio en el que estamos ahora tiene la certificación internacional Leed, toda su construcción está orientada a requerir menos energía para enfriarse en verano y calentarse en invierno, recuperar el agua de lluvia y otras medidas. Consume un 30% menos de energía que un edificio tradicional. También encaramos un proceso de mitigación de la huella ambiental aportando al Banco de Bosques, desarrollando espacios verdes.

— ¿Es habitual en el país desarrollar esta clase de estrategias?

— En la Argentina no es tan común, en el mundo sí es más habitual que las empresas decidan ser carbono cero. Además, es un proceso que te obliga a gastar plata. ¿Tiene un costo? Sí. ¿Es negocio? No. No trae beneficios económicos. Hace a los principios. En el mundo, todas las empresas saben que si sos una empresa grande tenés que ser un actor socialmente responsable.

"La reputación tiene un valor y hace que haya empresas que quieran hacer más negocios con nosotros. Sobre todo con la gente joven, que tiene una mirada de sustentabilidad mucho más exigente que la de nuestra generación", señaló Kon (Maximiliano Luna)
"La reputación tiene un valor y hace que haya empresas que quieran hacer más negocios con nosotros. Sobre todo con la gente joven, que tiene una mirada de sustentabilidad mucho más exigente que la de nuestra generación", señaló Kon (Maximiliano Luna)

— ¿Qué les aporta hacerlo?

— La reputación tiene un valor y hace que haya empresas que quieran hacer más negocios con nosotros. Sobre todo con la gente joven, que tiene una mirada de sustentabilidad tremendamente fuerte, mucho más exigente que la de nuestra generación en cuanto a estos temas ambientales. Ser una empresa ambientalmente responsable implica que vas a poder competir por el mejor talento de Argentina.

— Sumando el crecimiento de los pagos digitales, caída del crédito y las complicaciones macro, ¿hoy los bancos argentinos están ganando dinero?

— El sistema financiero tiene un ROE (N. de la R.: retorno sobre capital) que es relativamente bajo comparado con otros países. Con lo cual están todavía los bancos grandes en zona positiva pero un ROE que está entre 5 y 10% cuando en el mundo en general puede estar más cerca de 10 o 15%. No hay una situación de alerta pero hay algunos bancos chicos que están en zona de ROE negativo. Pero al mismo tiempo hay un nivel de solvencia de capital muy fuerte, están muy capitalizados. Entonces, no veo un riesgo el sistema financiero.

— ¿Cómo impacta la inflación en el negocio bancario?

— Los riesgos pueden aparecer en caso de que haya inflación más alta que la actual. Si la inflación es muy alta y las tasas que cobran los bancos son negativas se puede dar que haya una brecha de pérdidas, porque no generas el capital necesario para mantener la actualización por inflación. Hasta ahora el sistema financiero está sólido y obviamente con expectativas de que la Argentina resuelva sus temas para poder empezar a tener una visión de largo plazo y poder estructurar negocios.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online