Paros en los puertos del sur bonaerense traban la exportación de cereales y el ingreso de dólares al país

Sindicatos portuarios y camioneros autoconvocados paralizaron operaciones en Quequén, Necochea y Bahía Blanca, que estaban canalizando más embarques por la bajante del Paraná. Por la tarde, uno de los gremios desistió de la medida, pero la inactividad sigue

Paro en el el Puerto de Bahía Blanca
Paro en el el Puerto de Bahía Blanca

Una serie de paros portuarios y de camioneros tiene parados los puertos de Necochea, Quequén y Bahía Blanca, justo cuando a raíz de la bajante histórica del río Paraná la actividad en esos complejos portuarios había verificado un fuerte aumento por el traslado de operaciones de agroexportación desde los puertos cercanos a Rosario a los del sur bonaerense.

La paralización de los puertos se debe a distintas pero coincidentes medidas de fuerza.

Por un lado, la Federación de Estibadores Portuarios Argentinos (FEPA), decidió un paro de actividades de 48 horas, que concluiría a las 24 horas del sábado, bloqueando la carga de buques y en algunas terminales la recepción y descarga de camiones, ya que hay operarios del FEPA también en esas actividades. En las últimas horas, sin embargo, el secretario de FEPA, Osvaldo Osores, comunicó que el gremio levantó la medida luego de que el ministerio de Trabajo informó que los recibirá el próximo martes para considerar el reclamo que había gatillado la medida en los puertos del sur: un conflicto de representación en los puertos de Entre Ríos. Por eso, señaló, “con la aprobación de todos los secretarios generales de las organizaciones a las cuales pertenecen a esta Federación se ha resuelto levantar la medida que estamos llevando a cabo a la espera y con la objetividad en la cual el Ministerio ha asumido el compromiso para solucionar definitivamente la problemática en los Puertos Entrerrianos”.

Eso deja en pie sin embargo, el bloqueo de los puertos por parte de un grupo de “Camioneros Autoconvocados” (esto es, sin representación gremial, lo que de por sí complica cualquier negociación), que bloquearon la entrada y el movimiento de camiones en torno de los puertos sureños. Una medida similar, en febrero pasado, los tuvo parados durante 10 días.

Además, el Sindicato Único de Portuarios Argentinos (SUPA) inició una medida de fuerza que afecta el puerto de Bahía Blanca. “Está todo parado, por lo menos hasta el lunes. Y no es seguro que el lunes se pueda volver a operar”, dijo el experto granario Javier Buján.

El agro ya estaba complicado por la bajante del Rio Paraná
El agro ya estaba complicado por la bajante del Rio Paraná

Los puertos de Quequén y Necochea por el paro de 48 horas del SUPA hasta mañana a la medianoche. Y Anoche comenzó paro de transportistas autoconvocados que no dejan pasar los camiones que llegaba a Necochea no lo dejaban pasar. Así que Quequén y Necochea están parados por el paro del SUPA y Camioneros Autoconvocados y Bahía Blanca por el paro de SUPA, FEPA y autoconvocados, explicó Buján, quien señaló a Infobae que la situación se hace más graves porque debido a la bajante del Paraná la carga de barcos se estaba completando en los puertos del sur bonaerense, que completaban o directamente recibían las cargas de maíz, trigo y soja. “Más al sur no hay puertos cerealeros”, dijo Buján.

Paro estratégico

Las terminales portuarias suspendieron los cupos de carga de este viernes y mañana sábado, pero no está claro cuando se podrán retomar. Según datos del puerto de Bahía Blanca, en las últimas semanas había habido un aumento del 46% en el ingreso de camiones con respecto a igual período del año pasado. Y en las terminales de Necochea, según un informe de “Williams Entregas”, citada por la publicación especializada Agrofy, el aumento superó el 100 por ciento.

Esta misma tarde, la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca señaló que en las últimas dos semanas se habían embarcado 523.000 toneladas de maíz por el puerto de esa localidad y que “”están anunciadas 583.000 toneladas para las próximas 2 semanas”.

Como informó hace unos días Infobae, la baja del calado del río Paraná retrasó las operaciones de embarque, aumentó los costos de flete y obligó a los buques a partir con menor carga de los puertos de la zona de Rosario o directamente a buscarla en otros puertos, adonde los productores la envían por camión.

En ese contexto, los puertos del sur bonaerense, y en especial el de Bahía Blanca ganaron importancia: entre el 3 de mayo y el 18 de julio las cargas promedio por buque pasaron de 21.500 a 26.300 toneladas, con picos de 29.000, un aumento del 22,5%, que derivó en que solo en ese período el despacho por el puerto bahiense aumentara en 300.300 toneladas respecto del promedio histórica y fuera clave para la salida de la salida de cereales, en especial del maíz.

Más allá de la carga normal que tiene Bahía Blanca en esta época, que estamos en plena cosecha, se le suma la necesidad de originar carga en nuestro puerto”, explicó hace unos días a Infobae la responsable del Área Estudios Económicos de la Bolsa bahiense, Eugenia Rul.

En soja también se verificó un aumento, de 23.000 a 24.400 toneladas promedio por buque. El efecto es relativamente menor en el caso del trigo, ya que éste se origina en buena medida en la región y la bajante del Paraná afectó menos la salida del grano, que en buena medida sale del puerto bahiense directamente hacia Brasil.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online