El Gobierno acelera las negociaciones con los exportadores para destrabar el conflicto de la carne

Las medidas que anunciaría el Gobierno, según trascendió, apuntan a reanudar las exportaciones pero con restricciones. Los productores advierten que el sector primario y los trabajadores de los frigoríficos, serán los más perjudicados de las decisiones que adopte la administración de Alberto Fernández

Siguen las negociaciones entre el Gobierno y los exportadores de carne vacuna. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
Siguen las negociaciones entre el Gobierno y los exportadores de carne vacuna. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

A partir de que la suspensión de las exportaciones de carne por 30 días termina este domingo, las negociaciones entre el gobierno y el sector empresario se intensificaron. El pasado lunes, sin dar demasiadas precisiones, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dijo en C5N que se encontraban avanzadas las negociaciones con los exportadores agrupados en el Consorcio ABC, que preside Mario Ravettino. El funcionario precisó que sería “inminente” un anuncio del Gobierno, con el objetivo principal que se persigue que es garantizar ciertos cortes de carne para el mercado interno a precio accesible y que otras variantes de carne vacuna continúen exportándose. No se descarta que ese anuncio llegue en las próximas horas.

En ese momento el ministro declinó confirmar si se van a eliminar las restricciones a las exportaciones y sólo se limitó a decir que “esta semana difundiremos las medidas que contienen un plan ganadero donde esté contemplado el abastecimiento de carne en el mercado interno y acompañar al sector exportador”. Sin embargo, en base todo lo que está circulando como trascendido, las ventas al exterior de carne vacuna se reanudarán con restricciones. “No habrá libertad para exportar como lo veníamos haciendo antes del cierre de la comercialización al exterior por 30 días”, comentó anoche un integrante de la cadena de ganados y carnes.

En relación a las medidas que se presentará en las próximas horas, surge en primer lugar que el Gobierno promovería para el resto de junio y julio que se exporte un 50% de los volúmenes de lo exportado en 2020. Se desconoce el mecanismo que instrumentaría la medida. La preocupación que hay entre los productores agropecuarios, es que no habrá una reapertura total de las exportaciones y avanza la incertidumbre sobre un posible regreso de cuotificación de exportaciones y acompañado de un aumento de retenciones.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

En ese sentido, el analista del mercado ganadero, Victor Tonelli, aseguró en declaraciones a CNN Radio: “Hay una resolución del Gobierno por encima de lo que fue ofrecido. Reducir un tercio las exportaciones significa que un tercio de los trabajadores pueden perder su trabajo o reducir sus ingresos. No es un acuerdo voluntario, es un acuerdo extorsivo”.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Horacio Salaverri, comentó que el Gobierno no ha tenido contacto con el sector primario, que no formó parte de ninguna negociación. “Hace más de una semana que la Mesa de Enlace pidió una audiencia al Presidente de la Nación. La misma no fue contestada por él ni por ningún ministro. Además, cualquier tipo de restricción que se comentan que van a implementarse, afectará indudablemente al productor primario y a la mano de obra de la industria frigorífica, que ya se encuentra complicada porque hay suspensiones de empleados y turnos y la pérdida de beneficios salariales”, dijo el dirigente en declaraciones radiales.

Mientras tanto, los presidentes de las entidades agropecuarias siguen reclamando la reapertura de las exportaciones. En el caso que haya una medida que va en el sentido contrario a ese planteo, sería inaceptable por parte de los integrantes de la Mesa de Enlace y no se descarta que se profundice la protesta gremial. Anoche los dirigentes mantuvieron un encuentro en la sede de Coninagro para definir las acciones a seguir y a la espera de los denuncios oficiales.

Entre otras medidas que anunciaría el Gobierno, sería el levantamiento de las restricciones para exportar cortes vacunos a Israel, luego del duro cuestionamiento de la embajadora de ese país, Galit Ronen, quien durante una charla virtual organizada por el Colegio de Abogados de La Plata dijo: “No puede ser que cada vez que a la Argentina se le da la gana, Israel se queda sin carne. Si Argentina no nos va a vender carne de forma regular, vamos a buscar otros lugares”. También continuarán sin restricciones para exportar, la Cuota 481 y la Cuota Hilton, ambas con destino a la Unión Europea, y la cuota de 20.000 toneladas anuales a los Estados Unidos.

Precios y Plan Ganadero

Otro de los puntos que se está analizando entre el Gobierno y los exportadores es el acuerdo de los 11 cortes de carne a precios populares, que en mayo pasado se extendió hasta el 31 de diciembre del corriente año. La intención del Gobierno es que haya más volumen de carne por mes y que el precio de la carne baje en los mostradores, algo que no sucedió hasta el momento, ya que con el cepo a las exportaciones, los valores en mayo aumentaron un 6,1% en las carnicerías del AMBA. Actualmente se destinan unas 8.000 toneladas mensuales que forman parte del entendimiento entre el sector público y privado.

Desde uno de los ministerios involucrados en las conversaciones con los productores afirmaron ante la consulta de Infobae que la idea que sobrevuela el acuerdo será “priorizar” que algunos cortes tradicionales de consumo queden en el mercado interno -se negocia un rango de entre 5 y 9- con precios accesibles y con una cuota de toneladas determinada que podría ser de unas 12.000 algo que, admiten, es un porcentaje bajo en relación a lo que consumen las familias. Esos cortes, entonces, quedarían fuera del listado de posibles exportaciones.

También el titular de Carbap precisó que las medidas que impulsa el Gobierno, como las restricciones para exportar, no tienen su impacto en el precio de la carne al consumidor, que sigue subiendo. Al respecto, Salaverri comentó: “Lamentablemente vamos a un contexto como el de 2006, donde se destruyó a la producción primaria y la actividad laboral, y no se logró que cayera el precio. En ese año, cuando se cerraron las exportaciones, el asado valía USD 2,80 y cuando en 2012 finalizó una parte de la intervención del Gobierno en la cadena, el asado valía 8 dólares. En el corto plazo podría existir algún amesetamiento del precio, pero no una baja”.

Horacio Salaverri, presidente de CARBAP.
Horacio Salaverri, presidente de CARBAP.

Por último, el ministro Matías Kulfas aseguró el pasado lunes que se anunciará un Plan Ganadero, con el objetivo de alcanzar una producción anual de carne vacuna de 5 millones de toneladas. Al respecto, en abril pasado, en la última reunión que el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, mantuvo con la Mesa de Enlace, en ese momento el funcionario comentó que convocaría los dirigentes para promover un plan ganadero, en la búsqueda de aumentar los niveles de producción, mayor eficiencia para alcanzar un mejor porcentaje de destete y lograr un mayor peso de faena que signifique más carne en el mercado. La promesa del ministro, quedó en promesa sin cumplir.

El pasado martes, el ministro Luis Basterra se reunió con el gobernador de la Provincia del Chaco, Jorge Capitanich; el ministro provincial de Producción y Empleo, Sebastián Lifton, y el ministro de Producción y Ambiente de Formosa, Raúl Quintana, con el objetivo de avanzar en la puesta en marcha de un Plan Ganadero para el Norte Grande. Al respecto, el ministro dijo: “Vamos a fortalecer la iniciativa de los gobernadores del norte, de constituir un espacio de articulación de las políticas. El norte fue particularmente olvidado por muchos gobiernos centralistas y nuestro país requiere medidas que se adapten a cada una de las situaciones”. Para avanzar en la implementación del Plan Ganadero, el titular de la cartera agropecuaria también se reunió ayer con el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto.

“Se hace difícil aceptar un Plan Ganadero cuando las exportaciones de carne vacuna están cerradas. Los productores necesitan son reglas claras para desarrollar su tarea de todos los días, previsibilidad y un horizonte claro para que la actividad pueda expresar todo su potencial”, opinó el presidente de Carbap, en diálogo con Infobae.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online