Con cruces internos, asumió Daniel Funes de Rioja al frente de la UIA: cuál es su plan para los próximos dos años

El abogado laboralista fue elegido por unanimidad ayer por el Consejo General ordinario de la entidad. Hubo un duro cuestionamiento de José Ignacio de Mendiguren. Una firme apuesta al diálogo con el Gobierno y un plan de trabajo pendiente

David Uriburu, Miguel Acevedo, Daniel Funes de Rioja y Miguel Angel Rodríguez
David Uriburu, Miguel Acevedo, Daniel Funes de Rioja y Miguel Angel Rodríguez

Desde ayer, la Unión Industrial Argentina (UIA) tiene nueva conducción que gobernará la entidad hasta mediados de 2023. El aceitero Miguel Acevedo se despidió del sillón principal de la central fabril, que ocupó durante los últimos cuatro años, para darle lugar al abogado laboralista Daniel Funes de Rioja, quien asumió ayer tras la votación por unanimidad por parte de los miembros del Consejo General de la institución. Sin embargo, y pese a que hubo una lista única de consenso, el traspaso estuvo algo convulsionado y reflejó las heridas que dejó la diagramación de cada uno de los lugares dentro del comité ejecutivo.

Tras los discursos de despedida de Acevedo y del flamante presidente, pidió la palabra José Ignacio de Mendiguren para denunciar, como ya lo había hecho días atrás en declaraciones públicas, las “irregularidades” en el armado de la lista. Con una exposición que duró más de cinco minutos, reiteró sus fuertes críticas al grupo Techint por haberlo “vedado” y remarcó que quiere “una UIA transparente y equilibrada, que no la maneje una cúpula. Tan anormal ha sido esta elección que hasta ahora las cámaras no hemos recibido la lista. Me importa el futuro, buscar la transparencia, recuperar la institucionalidad”, dijo fervientemente en un zoom convocado para realizar el acto de cambio de autoridades.

Ya con la lista armada, ningún otro industrial saltó en su defensa, ni siquiera los que apoyaban su regreso al comité ejecutivo. Pero sí levantaron la voz Eduardo Nougués, de Ledesma; Cristiano Rattazzi, de FIAT, y Adrián Kaufmann, de Arcor, negando que lo hubieran vetado y planteando que los dos apoderados (Funes de Rioja y Miguel Angel Rodríguez, secretario de la entidad) tenían la lista definida hace diez días. La realidad es que tenía resistencia de las grandes empresas por ser presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) y diputado con licencia por el massismo.

“De Mendiguren es miembro de la Junta como ocurre desde los últimos 6 años. No existe veto de naturaleza alguna. La UIA es una entidad plural; que haya habido una expresión no implica que eso haya alterado la reunión. Fue una elección de lista de unidad, no hubo presentación de ninguna otra lista. Y fue aprobada por consenso”, respondió el flamante presidente de la central fabril al ser consultado al respecto en el marco de una conferencia de prensa que ofreció luego del acto asambleario.

Negociador, con el pie derecho

Funes de Rioja intentó así minimizar la interna para darle paso a lo que serán los ejes de su gestión al frente de la entidad. Y frente a lo que podía esperarse de un dirigente que se enfrentó al Gobierno duramente por los controles de precios en el último año y medio, como titular de la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal) -cargo que seguirá ejerciendo-, el principal lobbista que tiene la UIA optó por evitar cruces y arrancar su vínculo con la gestión de Alberto Fernández con el pie derecho.

Venimos para reafirmar la visión de un modelo federal, productivista, pro iniciativa privada, con crecimiento de la inversión y el empleo. Y creemos quela inversión privada es lo que necesita la Argentina para crecer. Queremos mirar a una Argentina que propugne el desarrollo pyme, queremos más exportaciones con valor agregado; queremos una institución orientada a la propuesta y no sólo a la mera protesta”, dijo el flamante presidente de la institución antes de dar comienzo de las preguntas de los periodistas.

Remarcó que trabajarán con el comité ejecutivo y la junta en el armado de un plan con propuestas orientadas al largo plazo y que ya firmó la nota junto con Rodríguez para pedirle una audiencia de presentación del nuevo comité ejecutivo al presidente Alberto Fernández. “Nuestro objetivo es tratar de generar los acuerdos básicos con todas la autoridades del país para poder lograr un cambio en las tendencias que venimos teniendo en industrias. El PBI industrial cayó 15% desde 2018, y por más que este año sea positivo, sólo recuperaremos la caída del año pasado. Tenemos que trabajar en lograr los incentivos para que crezcan más empresas de las que mueren”, agregó Rodríguez, el designado secretario de la central y dueño de Sinteplast, al tiempo que repasó que, a enero, desaparecieron 30.000 empleadores.

El presidente saliente de la UIA, Miguel Acevedo, y el recién asumido, Daniel Funes de Rioja
El presidente saliente de la UIA, Miguel Acevedo, y el recién asumido, Daniel Funes de Rioja

Funes de Rioja intentó atenuar cada una de sus respuestas. Consultado sobre su vínculo con el Gobierno, dijo que “la pluralidad es una circunstancia natural”. “Creemos profundamente en el diálogo como mecanismo hacia la credibilidad, la confianza y la concertación. Y para llegar a esa concertación, desde visiones distintas, construir un modelo compatible”, dijo.

En materia laboral, insistió en que el triple cepo del que viene hablando desde el año pasado dificulta la generación de nuevo empleo y que eso se refleja en la cantidad de empresas que aumentan las horas extras en lugar de contratar más personal. Sobre la inflación, evitó dar pronósticos, aunque reconoció que a los industriales siempre les ha preocupado, les preocupa y les preocupará, y que la clave es lograr el reordenamiento de la macroeconomía. También se le preguntó sobre la deuda con el Club de París y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Al respecto, remarcó que “hay que buscar una solución”, pero no avizora un escenario de default.

Sobre el atraso que el dólar está registrando desde los últimos tres meses, el presidente de la UIA tampoco quiso generar alarma. “Los problemas son mucho más integrales. El objetivo es mantener la competitividad sistémica y eso lo analizaremos de forma permanente”, contestó, ante una consulta de Infobae.

El comité ejecutivo se completó con los siguientes puestos: los vicepresidentes serán Luis Betnaza (Cámara Argentina del Acero); Eduardo Nougués (Unión Industrial de Jujuy); Adrián Kaufmann Brea (Unión Industrial de Córdoba); Guillermo Moretti (Federación Industrial de Santa Fe); Miguel Acevedo (UIC); Luis Tendlarz (Unión Industrial de Catamarca); Carlos Garrera (Adimra) y David Uriburu (Cámara del Acero). El vicepresidente Pymi es Matías Furió, de la Cámara Argentina del Juguete (CAIJ); el secretario, Miguel Angel Rodríguez, por la Unión Industrial de CABA; y el tesorero, Martín Rappallini, por la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA).

El Prosecretario 1° es Silvio Zúrzolo, de la entidad bonaerense Adiba; y el Protesorero 1°, Isaías Drajer, por la Federación de Industrias Farmoquímicas y de Sanidad agropecuaria. Carolina Castro, por los autopartistas, será la Prosecretaria 2°, en tanto que la presidente de la Unión Industrial de Salta, Paula Bibini, ocupará el cargo de Protesorera 2°.

Completan los 26 lugares del comité ejecutivo los siguientes vocales: Walter Andreozi (Santa Fe); Martin Cabrales (Copal); José Luis Cíntolo (Adimra); Hugo Goransky (San Juan); Diego Leal (San Luis); Cristiano Rattazzi (Adefa); Pedro Reyna (industria maderera); Agustina Schcolnik (Federación de Industrias celulósicas, papeleras y afines); Jorge Sorabilla (La Rioja); y Miguel Zonnaras (Federación industriales de productos alimenticios).

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online