Primera ejecución de un crédito UVA: el Banco Nación y el deudor llegaron a un principio de acuerdo y van a negociar

El objetivo de las partes será llegar a un entendimiento en un plazo de 180 días para que pueda seguir pagando el crédito de $2 millones a 20 años que había sacado en 2017 para comprar su casa en San Rafael, Mendoza

Gracias al crédito que obtuvo del Banco Nación, Marcelo pudo comprar una casa en el Barrio Unimev, el cual está compuesto por 1.100 viviendas de similares características y hechas por la misma constructora.
Gracias al crédito que obtuvo del Banco Nación, Marcelo pudo comprar una casa en el Barrio Unimev, el cual está compuesto por 1.100 viviendas de similares características y hechas por la misma constructora.

El Banco Nación llegó este lunes a un principio de acuerdo con Marcelo Macaluso, un deudor de crédito UVA al que el poder judicial de Mendoza le había puesto en ejecución su vivienda, luego de rechazar un amparo que éste había presentado en 2019 tras dejar de pagar las cuotas de su hipoteca.

Macaluso y autoridades de la entidad se reunieron en una sucursal del banco en la ciudad de San Rafael, Mendoza, y acordaron presentar el martes un escrito en forma conjunta ante el juzgado que interviene en la causa, en el que solicitarán la suspensión por 180 días de la ejecución de la casa mientras buscan una salida negociada a la mora en el pago del crédito, confirmaron a Télam fuentes del Banco Nación.

El objetivo de las partes será, en ese lapso, llegar a un entendimiento para que pueda seguir pagando el crédito de $2 millones a 20 años que había sacado en 2017 para comprar su casa, tal como informó hoy Infobae. Desde entonces, según Macaluso, la deuda creció hasta los $9 millones producto del ajuste de la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) por el salto de la inflación.

Según confirmaron las fuentes, la búsqueda de un entendimiento se basará en las posibilidades económicas de Macaluso y, al mismo tiempo, el cumplimiento de las condiciones que establece la normativa del Banco Central para los créditos hipotecarios.

La autoridad monetaria estableció que la cuota nunca podrá superar el 35% de los ingresos del deudor y que, en ese caso, el diferencial en la cuota se incorporará a la deuda total y se sumará al final del crédito, como una forma de extender del plazo de pago pero sin exigir cancelaciones más onerosas.

“El BNA expresó oficialmente que no busca en ninguno de estos casos ejecutar o embargar viviendas y que ha tenido vocación, tanto con las empresas como con los créditos hipotecarios, de encontrar soluciones dentro del marco de posibilidades de la norma que rige”, aseguraron fuentes de la entidad financiera.

Marcelo Macaluso vive en San Rafael, Mendoza, es empleado bancario y tiene 4 hijos. Aplicó para un crédito por $2.000.000 en el Banco Nación por el que inicialmente tenía que pagar $9.000 mensuales.
Marcelo Macaluso vive en San Rafael, Mendoza, es empleado bancario y tiene 4 hijos. Aplicó para un crédito por $2.000.000 en el Banco Nación por el que inicialmente tenía que pagar $9.000 mensuales.

El conflicto de Macaluso comenzó en 2019 cuando, luego de abonar 20 cuotas de su crédito, decidió dejar de pagar y presentar un recurso de amparo ante la Justicia federal de San Rafael, aduciendo que había comenzado a pagar $9.000 pero se disparó a $21.000, luego de que la inflación de 2018 superara el 50%. Sin embargo, el juez rechazó el amparo por considerar que la cuota y el capital se incrementaban en la misma proporción en que se incrementaba el valor de la casa, y ordenó la ejecución de la vivienda situada en el Barrio Unimev de San Rafael.

Gracias al crédito que obtuvo del Banco Nación, Marcelo pudo comprar una casa en el Barrio Unimev, el cual está compuesto por 1.100 viviendas de similares características y hechas por la misma constructora. “Tiene 45 años de antigüedad, es de un solo piso y posee 4 habitaciones. El lote tiene 240 metros cuadrados y la casa ocupa una superficie cubierta de 90 metros cuadrados aproximadamente”, describió.

El crédito que obtuvo “era una de las últimas posibilidades que teníamos para acceder a una casa propia porque nos habíamos pasado los últimos 20 años alquilando”, recordó a Infobae Macaluso, de 45 años y quien en 2017 decidió sacar un crédito hipotecario UVA a 30 años sin advertir que cuatro años después sería el primero en el país en ser notificado para una ejecución por falta de pago.

Marcelo vive en San Rafael, Mendoza, es empleado bancario y tiene 4 hijos. Aplicó para un crédito por $2.000.000 en el Banco Nación por el que inicialmente tenía que pagar $9.000 mensuales. Abonó en término 20 cuotas consecutivas hasta que en abril de 2019, debido a la alta inflación, el valor se disparó a $21.000 y dejó de hacerlo. “La cuota era impagable, se había convertido en la mitad de mi sueldo”, señaló el damnificado. Pero lo que más le preocupaba era el saldo del capital adeudado en UVA, “que en ese momento ya eran $4.000.000, exactamente el doble de lo que habíamos pedido”, indicó Marcelo.

SEGUIR LEYENDO:


Información provista porInvertir Online