Nicolás Dujovne (Adrián Escandar)
Nicolás Dujovne (Adrián Escandar)

La medida de mayor impacto fiscal que anunciará el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, es la aplicación de un impuesto a la totalidad de las exportaciones. Recién hoy antes de la apertura de los mercados se conocerá de qué forma se aplicará, ya que los equipos técnicos se encontraban evaluando cómo llevar adelante la medida.

El plan que anunciará Dujovne tiene dos patas: la disminución del gasto público, pero además un aumento de impuestos para generar un aumento de la recaudación

De esta forma, el Gobierno busca apropiarse de la renta excepcional que le genera a los sectores exportadores el fuerte salto cambiario. Si bien la diputada Elisa Carrió escribió en Twitter que "no se toca el programa del campo de disminución de retenciones", podría tratarse casi de un juego semántico. Aún cuando se mantenga el programa de baja de retenciones de 0,5% por mes a la soja, igual las exportaciones agropecuarias estarían sujetas al gravamen que se anunciará hoy. Y lo mismo el resto de los sectores: economías regionales, mineras, e incluso exportaciones industriales.

El gran aumento del dólar plantea un escenario de alguna manera parecido al de 2002 luego de la salida de la Convertibilidad, cuando el gobierno del entonces presidente Eduardo Duhalde decidió gravar sobre todo las exportaciones agropecuarias con retenciones. Claro que luego se fue perdiendo la ventaja competitiva, pero quedó el impuesto, generando una situación complicada para el sector.

No está claro si el impuesto sobre las exportaciones tendrá carácter transitorio. Por lo pronto, sería clave la nueva recaudación que se genere para cumplir con la baja del déficit que busca el Gobierno y al mismo tiempo contar con recursos extra para darles un beneficio adicional a los beneficiarios de planes sociales.

Exportaciones, foco del nuevo impuesto
Exportaciones, foco del nuevo impuesto

Las exportaciones argentinas cayeron durante los últimos años y en 2017 tuvieron un crecimiento exiguo, totalizando USD 58.400 millones. Ésta es la base con la que arranca Dujovne para conseguir recaudación adicional, a partir de la aplicación del impuesto.

Además, se especula con la posibilidad de que se frene la reforma tributaria, que estipulaba una disminución de impuestos distorsivos como Ingresos Brutos y Sellos en las provincias. También disponía una reducción de aportes patronales desde 2019. Pero el propio FMI había sugerido suspenderla en caso de que no se llegara a cumplir con la reducción del rojo fiscal.

De esta manera, el plan que anunciará Dujovne tiene dos patas: la disminución del gasto público, pero además un aumento de impuestos para generar un aumento de la recaudación. Esto se volvió imprescindible en el nuevo escenario, que requiere una baja mayor del déficit fiscal (desde 1,3% de rojo previsto a casi 0% el año que viene) y además la caída del nivel de actividad también está afectando la recaudación.

Seguí leyendo: